www.melillahoy.es

FÚTBOL-2ª DIVISIÓN B

Fran Núñez bate a Oleaga, totalmente a placer, en el 79’, ante la pasividad de la defensa melillense
Fran Núñez bate a Oleaga, totalmente a placer, en el 79’, ante la pasividad de la defensa melillense (Foto: Daniel Espinosa/Periódico de Ibiza)

2-1. Sin premio al buen juego de la U.D. Melilla en Ibiza

lunes 17 de febrero de 2020, 04:00h
La U.D. Melilla vio frenada su escalada con una dolorosa e injusta derrota por 2-1 en Ibiza, frente a la S.C.R. Peña Deportiva de Santa Eulalia, en un choque muy disputado, en un terreno de superficie artificial y en el que los visitantes merecieron como mínimo el empate, ya que en el cómputo global jugaron mejor y disfrutaron de más ocasiones que su oponente, pero el cuadro balear tuvo una gran efectividad y no perdonó ante la meta defendida por Oleaga.
Con este tropiezo, el equipo de la Ciudad Autónoma se sitúa en la décima posición, a 7 puntos de distancia de la cuarta plaza, que precisamente recupera su rival de ayer y con el que pierde el golaverage particular, aunque los equipos de abajo le recortan las diferencias, ya que se coloca a 4 puntos de la zona de descenso y a 2 de la promoción.
La Peña Deportiva llevó la iniciativa en el juego en los primeros compases ante un Melilla que se vio obligado a defender ante el empuje local, aunque las ocasiones escasearon, con dos muy claras que los dos conjuntos aprovecharon para batir la meta rival.

La Peña se adelanta
Los locales estaban mejor plantados sobre el terreno de juego en los primeros veinte minutos de partido y en su primera aproximación sobre la meta melillense se adelantó en el marcador, tras un centro por la izquierda de Fran Núñez que De Val remató de cabeza, totalmente a placer, al fondo de las mallas.
Sin embargo, los visitantes no se vinieron abajo, pese a la adversidad del tanto en contra y de un terreno de césped artificial, ya que reaccionó y comenzó a jugar mejor que los ibicencos, aprovechando además la relajación de su rival de verse con el marcador a su favor.

Gol de penalti de Ceberio
Carrillo fue clave para el Melilla, ya que por él pasaba todo el juego de los visitantes, con el balón pegado a los pies, buscando espacios ante la meta balear, aunque fue Adriá de Mesa el que profundizó sobre Habran Junior en el 31’, que dentro del área fue derribado por un defensor. La pena máxima fue ejecutada por Ceberio y éste engañó, de tiro raso y cruzado, al meta Torres.
Con el empate a un gol, la Unión Deportiva continuó con las buenas sensaciones y haciendo bastante daño ante la defensa pitiusa, aunque sin consecuencias ante el portero local.
Por su parte, la Peña Deportiva recuperó el control del juego en los últimos diez minutos, pero la defensa melillense estuvo segura y apenas sufrió en su portería, excepto en las postrimerías del primer tiempo, con otro remate de cabeza de Del Val, pero manso a las manos del portero Oleaga.
En la reanudación, el cuadro que dirige Manolo Herrero fue mucho mejor que su rival, excepto en el resultado, ya que maniató al equipo ibicenco sobre el terreno de juego, desactivando todas sus líneas de pase, lo que supuso que la Peña Deportiva no encontrase ritmo de juego ni espacios.
Además, el conjunto melillense se mostraba muy peligroso en cada una de sus acciones en las que intervenían sus delanteros Adriá de Mesa y Habran Junior, muy bien acompañados por Carrillo.
De este modo, la primera oportunidad fue para Habran Junior, que desde veinte metros de distancia, en el 47’, se encontró con una gran parada del meta Torres, y en el 54’ Adriá de Mesa perdonó una clamorosa ocasión, tras un pase medido de Higón, ya que el delantero ilerdense mandó muy alto el cuero, solo ante el portero balear.
Habran Junior volvió a intentarlo en el 61’, pero de nuevo detuvo el cuero Torres.

Triunfo balear en el 79’
Sin embargo, en los últimos quince minutos, la Peña Deportiva reaccionó y recuperó el mando del partido, ya que en el 74’, Fall pasó sobre Pepe Bernal y éste disparó fuera, hasta que en el 79’, una gran jugada combinativa de los ibicencos la resolvió Fran Núñez, solo ante Oleaga, ante la pasividad de la defensa melillense.
Tras el gol de la Peña Deportiva, el Melilla se volcó a la desesperada ante el portal del conjunto balear, pero careció de profundidad para poder hacer daño a la defensa adversaria, concluyendo así el partido con derrota para los de Manolo Herrero, totalmente injusta en esta ocasión, a diferencia de hace dos jornadas en Las Rozas, donde no jugaron bien pero ganaron.