www.melillahoy.es

Ceuta y Melilla demandarán al Estado recuperar la financiación autonómica y solucionar el tema de los menores no acompañados

Representantes de los gobiernos de las dos ciudades autónomas
Representantes de los gobiernos de las dos ciudades autónomas (Foto: CAM)

Ayer, los presidentes de ambas ciudades autónomas firmaron una declaración instituciona de siete puntos en defensa de sus intereses

martes 18 de febrero de 2020, 04:15h
Los presidentes de Ceuta y Melilla, Juan Vivas y Eduardo de Castro, respectivamente, firmaron ayer en Málaga una declaración institucional con siete puntos con la que buscan aunar fuerzas a la hora de reivindicar al Ejecutivo central soluciones a la “crisis económica y social de mucho calado y envergadura” que padecen. Entre los puntos del documento destacan la necesidad de recuperar la financiación autonómica perdida y que se incluyan de forma estructural en los Presupuestos del Estado. La presión fronteriza, la crisis económica o instar a Marruecos a la reintegración de sus menores, son otras de las cuestiones recogidas.
La declaración conjunta firmada por los presidentes de las dos ciudades autónomas, expone que Ceuta y Melilla “sufren una crisis económica y social de mucho calado y envergadura, por las causas externas y ajenas que la originan, por sus graves consecuencias y por lo que pone en riesgo”.

Ante esta “grave situación”, ambos presidentes consideran “inaplazable abordar una estrategia para la defensa de nuestras dos ciudades que sea decidida, enérgica y que, sin perjuicio de las especificidades de cada caso, contemple, al menos, siete denominadores comunes como ejes prioritarios”

Planteamientos
Demandan que se establezca “un plan de medidas urgentes de apoyo a nuestro comercio” y, al mismo tiempo, abrir nuevos horizontes a la actividad productiva, sentando las bases para “un modelo económico alternativo, más sólido y estable, que no dependa de decisiones que puedan tomarse al otro lado de la frontera”.

En segundo lugar, dotar a las fronteras de ambas ciudades de las “infraestructuras y medios, sobre todo personales, que precisan para convertirlas en unas fronteras seguras y eficaces, en particular por lo que concierne a la contención de la inmigración irregular de marroquíes, tanto adultos como menores”.

En relación con la problemática de los menores extranjeros no acompañados, que se atienda por la Administración General del Estado “la situación de emergencia que sufren las dos ciudades, que se exija a Marruecos el cumplimiento de los acuerdos suscritos por él mismo para el reagrupamiento familiar de sus menores, y que se limite la estancia de sus menores en estas ciudades a las respectivas capacidades de acogida”.

También, recuperar las ayudas del Estado pendientes de recibir al cierre del pasado ejercicio de 2019, así como establecer los mecanismos “para garantizar que, estas y otras ayudas finalistas destinadas a cubrir necesidades estructurales, tengan la debida continuidad y estabilidad en el tiempo”. En el caso de Melilla son 15 millones de euros.

En quinto lugar, llevar a cabo “las inversiones, dotación de recursos y cualesquiera otras medidas sean precisas para cubrir las carencias existentes en las áreas de Defensa, Seguridad, Sanidad, Educación, Justicia e Instituciones Penitenciarias”, al objeto de “garantizar unos niveles de calidad en los servicios equiparables a los del resto de España; servir de yacimiento para la generación de renta y empleo; y poner de manifiesto la presencia vigorosa del Estado en nuestras ciudades”.

En sexto lugar, “favorecer unas comunicaciones con la península, y con el resto de España, de calidad y asequibles para todos, tanto para los residentes en Ceuta y Melilla como para los que deseen visitamos”. El séptimo punto busca profundizar en la mejora del Régimen Económico y Fiscal Especial, “con la intención de aumentar, hasta donde la ley permita, su capacidad para incentivar la residencia y la localización empresarial”.

Objetivos
En definitiva, lo que persiguen ambas ciudades es “una estrategia concebida para que, frente a la comentada crisis, la opción sea elegir la senda de más España y más Europa; es decir, más estabilidad; una estrategia para cuya concreción y ejecución estimamos que se debe contar con la participación, concurso e implicación de todos”.

Las dos ciudades se comprometen a “compartir información y facilitar la debida coordinación en relación con las iniciativas que, para la puesta en marcha de la mencionada estrategia, sean planteadas tanto al Gobierno de la Nación como a las Cortes Generales”. A pesar de “la gravedad del momento, nuestra intención no es transmitir desconfianza o pesimismo, sino ilusión y confianza en el futuro de nuestras dos ciudades”, porque están seguros de que “nuestra gran nación sabrá estar a la altura de lo que se requiere”.


La financiación autonómia, algo irrenunciable
La consejera de Hacienda, Dunia Almansouri, destacó entre los puntos principales de la declaración institucional el apartado en el que se solicita al Gobierno estatal que “tenga en cuenta la situación de Melilla en determinadas cuestiones e intentar recuperar esos 15 millones de euros 2019”. Señaló la cepemista que la propuesta es que estos fondos se incluyan de forma estructural en los Presupuestos Generales del Estado para que “no dependan de voluntades políticas”.

Señala la consejera que Melilla y Ceuta dependen de España y de la Unión Europea y “tenemos que levantar la mano para ser oídos”. Entiende que esto es algo que se tenía que haber hecho “hace mucho tiempo, y hemos llegado a una situación de difícil retorno, pero no imposible”. Afirma que el Gobierno de la Ciudad “apuesta por la viabilidad de Melilla, porque estamos seguros de que es una ciudad viva que seguirá adelante, pero necesitamos ayuda”.

A la reunión celebrada ayer en Málaga, acudieron los presidentes de Ceuta y Melilla, acompañados por la vicepresidenta de Ceuta y consejera de Presidencia y Gobernación, Mabel Deu; su homóloga melillense y consejera de Presidencia y Administración Pública, Gloria Rojas; y la titular de Hacienda, Empleo y Comercio, Dunia Almansouri.



Eduardo de Castro, la declaración conjunta es una forma de “decirle al Gobierno que hay que tomar cartas en el asunto”
El presidente de la Ciudad Autónoma, Eduardo de Castro, explicó que el objetivo de la reunión junto a su homólogo ceutí era la firma de un documento que fue consensuado en su momento y que incluye problemas comunes como la cuestión fronteriza y demandas de soluciones. En especial, unen fuerzas de cara a reivindicar la financiación pendiente del año 2019 que en el caso de Melilla es de 15 millones y Ceuta la mitad.

Defiende De Castro que la unión con Ceuta refuerza la postura de ambas ciudades a la hora de plantear al Gobierno central “las inquietudes y problemáticas” que padecen en temas como menores no acompañados, la presión migratoria, el comercio, la financiación autonómica, las comunicaciones y “todo lo que rodea, en segundo plano, a estas situaciones”.
“Creemos que (el documento) es una forma de llamar la atención y decirle al Gobierno que hay que tomar cartas en el asunto”, indica el presidente melillense, que aclara que Ceuta y Melilla no están “en contra de nadie”, sino que quieren mostrar una realidad diaria y que, en el caso de Marruecos, aunque se apuesta por reforzar las relaciones “de buena vecindad, el Gobierno también debe tomar medidas para que esto sea posible”.

Deja claro que ambas ciudades “necesitamos la ayuda del Estado porque es un problema de Estado y nuestras problemáticas tienen que ser oídas y vamos a seguir en esta dinámica, ya sea acudiendo a Madrid, elaborando otro documento o adoptando otras medidas de consenso”, dijo.