www.melillahoy.es

En el Centro Deportivo Militar “La Hípica”

Foto de familia de los militares de Melilla que particiaaron en el acto el 138º Aniversario de la fundación de la Academia General Militar (AGM)
Ampliar
Foto de familia de los militares de Melilla que particiaaron en el acto el 138º Aniversario de la fundación de la Academia General Militar (AGM)

La COMGEMEL celebra el 138º Aniversario de la Academia General Militar

viernes 21 de febrero de 2020, 01:32h
En un sencillo acto y con una comida de hermandad, la Comandancia General de Melilla (COMGEMEL) celebr este jueves 20 de febrero, el 138º Aniversario de la fundación de la Academia General Militar (AGM).

El acto dio comienzo con la llegada del Comandante General de Melilla, José Miguel de los Santos, al Centro Deportivo Militar “La Hípica”, para a continuación proceder a la lectura, por parte del teniente Juan Blas Capdevila López, de la LXXIV promoción de la AGM, de la efemérides del día y de un artículo del “Decálogo del Cadete”.

Posteriormente el General José Miguel de los Santos Granados dirigió unas palabras a todos los asistentes para acto seguido entonar, junto con todos los que sentimos en nuestro corazón el espíritu de la General, el himno de la AGM.

Antes de comenzar el almuerzo, el oficial más antiguo, coronel Juan Cámara Gorgé, fue el encargado de realizar el brindis por SM. El Rey.

La Academia General Militar desde su fundación y a través de sus tres épocas de actividad, ha formado a más de 23.000 oficiales del Ejército de Tierra, Guardia Civil y Cuerpos Comunes de las Fuerzas Armadas.

El objetivo de la AGM es conseguir oficiales dotados de una excelente formación técnica, una esmerada preparación física y una sólida base moral, acreditada por la práctica de las virtudes que siempre han caracterizado a la institución militar y que tienen su reflejo en su Decálogo del Cadete. Oficiales preparados para gestionar el día a día de las unidades, pero también capaces de liderar equipos en situaciones complejas, tomar decisiones difíciles y asumir plenamente la responsabilidad de sus consecuencias. Oficiales, en definitiva, cuya vocación y objetivo permanente sea siempre el mejor servicio a España.