www.melillahoy.es

Delegación imparte un taller de yoga para las víctimas de violencia de género

La monitora fue Inma Gaitán, profesora de yoga y terapeuta
La monitora fue Inma Gaitán, profesora de yoga y terapeuta

Los efectos y consecuencias de la violencia contra la mujer, pueden repercutir en la salud física, psíquica y comportamiento social

martes 03 de marzo de 2020, 04:00h
La Unidad de Coordinación Contra la Violencia de Género de la Delegación del Gobierno de Melilla organizó el pasado lunes un taller de yoga y técnicas de relajación para mujeres víctimas de violencia de género y sus hijos. El taller es una de las varias actividades que la responsable de la Unidad, Laura Segura Sarompas, va a llevar a cabo durante estas semanas con motivo del 8 de Marzo.
Este taller fue impartido en el Templo Hindú de la ciudad por la profesora de yoga y terapeuta Inmaculada Gaitán, al que asistieron mujeres de la Casa de Acogida de Cruz Roja y del piso tutelado por Mujeres en Igualdad, así como otras mujeres que se derivaron del Centro de Información y Atención a la Mujer.

Destacar que fue un taller que se desarrolló en familia, haciéndose partícipe a trabadoras de las propias casas y policías protectoras; lo que supuso una actividad de encuentro y enriquecedora para todas las personas que participaron en el mismo.

Los efectos y consecuencias de la violencia contra la mujer, pueden repercutir en la salud física, psíquica, comportamiento social, hasta producir la muerte por homicidio o suicidio. Entre las consecuencias de la salud psíquica, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la violencia contra la mujer puede ser causa de depresión, trastorno de estrés postraumático y otros trastornos de ansiedad, insomnio, trastornos alimentarios e intento de suicidio.

Además, pueden surgir también consecuencias en condiciones crónicas de salud, tales como dolor crónico, quejas somáticas, síndrome del intestino irritable, entre otros trastornos gastrointestinales.

Diversos estudios sobre el efecto de la práctica de yoga en grupos de mujeres víctimas de violencia de género reportan grandes beneficios físicos: mayor flexibilidad en el cuerpo, aumento en la capacidad de relajación y mejora de la capacidad de respiración, alivio o mejoría en dolores crónicos de espalda y cabeza.

En la dimensión psicológica los principales beneficios que reportan estos estudios son: Aumento de la autoestima, mayor auto aceptación y control sobre las emociones.