www.melillahoy.es
“¡Ninguna mujer es ilegal!”
Ampliar

“¡Ninguna mujer es ilegal!”

lunes 09 de marzo de 2020, 04:18h
La Plataforma 25N ha recogido igualmente en su manifiesto que “no podemos conmemorar el día Internacional de la Mujer que pretende reivindicar la igualdad real entre Hombres y Mujeres sin visibilizar a todas aquellas mujeres que viven en nuestra ciudad, Melilla, que son madres de hijos e hijas residentes legales del Estado español y que sin embargo están invisibilizadas”.
“Mujeres casadas con ciudadanos españoles o residentes legales, casadas solo por el rito Islámico, indocumentadas, invisibles ante los ojos de la ley, cautivas, en una situación que les impide el acceso a una vida plena, libre y digna” han añadido.

“Sin acceso a la formación y al mundo laboral, dependientes económicas de un hombre, trabajadoras incansables dentro del hogar, cuidadoras de sus hijos/as y de la familia del cónyuge, en definitiva, tejedoras de la sociedad melillense en la sombra donde nadie quiere mirar para arrojar la luz suficiente que les permita salir de estas situaciones de vulnerabilidad y que solo ayudan a que las violencias machistas crezcan y se reproduzcan con más intensidad” han resaltado en el manifiesto.

Por ello, en “el día de hoy, nosotras mujeres libres, reivindicamos en su nombre normativas que permitan a estas mujeres salir de las redes patriarcales que las atrapan, que se las documente y que ante la ley tengan la misma visibilidad que los hombres que las trajeron para ocultarlas”. Advierten que “sin derechos, sin justicia, sin igualdad y sin nosotras no habrá paz”.

Para la Plataforma, “especial mención a las mujeres que diariamente acceden a nuestra ciudad, mujeres transfronterizas, mujeres fuertes que trabajan día tras día en Melilla y cuyos derechos laborales y fundamentales se ven profundamente vulnerados”.

Entre ellas, hacen un reconocimiento a las trabajadoras del empleo del hogar asalariado, “mujeres racializadas y migrantes, muchas de ellas sin contrato, invisibilizadas, que sufren la violencia de las instituciones y la violencia laboral, sin ser escuchadas”. También a las mujeres que ejercen la prostitución, “cuyos derechos fundamentales son, desde diversos ejes, sistemáticamente violados por su condición de mujeres y migrantes”.

Por último, mencionan a las mujeres que residen en el CETI, “mujeres valientes que han experimentado violencias diversas en el camino, en su búsqueda por una vida más digna de ser vivida, y que, con la fortaleza que caracteriza a todas las mujeres de este mundo, han sobrevivido y llegado hasta una ciudad que, en muchas ocasiones, las acoge desde la mirada de la sospecha y del racismo y machismo más atroz”.

Desde la Plataforma han gritado “¡Ninguna mujer es ilegal!”