www.melillahoy.es
Minuto de silencio por las víctimas de violencia de género, que respetaron todos los diputados
Ampliar
Minuto de silencio por las víctimas de violencia de género, que respetaron todos los diputados

Unanimidad para el reglamento de limpieza y basura, que sancionará las conductas incívicas

Mohatar quiso aclarar que, con la entrada en vigor de este reglamento, el Gobierno no quiere “para nada” tener una política de sanciones o un afán recaudatorio, sino un efecto “disuasorio” entre quienes no cumplen las normas

martes 10 de marzo de 2020, 04:00h
El nuevo reglamento para la recogida de residuos municipales y limpieza viaria de Melilla salió ayer adelante en la Asamblea con el respaldo de todos los grupos políticos. Unanimidad, por lo tanto, para una normativa que recoge una serie de sanciones para aquellos que no cumplan “las reglas del juego”, como aseveró ayer el consejero de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Hassan Mohatar, en cuestiones como los horarios para sacar la basura para depositarla en el contenedor, o arrojar residuos a la vía pública.
Pese al consenso, el asunto no estuvo exento de debate en el pleno ordinario de la Asamblea que se celebró ayer, que transcurrió de una forma más tranquila que las dos sesiones anteriores, marcadas por las protestas de la Plataforma Sindical de la Policía Local. Ayer, el Salón de Plenos estuvo más vacío que de costumbre en las bancadas del público y los medios de comunicación, dada la hora tardía e inusual de la convocatoria: la una de la tarde.
El consejero explicó que este nuevo reglamento era necesario porque el que está vigente data de 1988 y había que actualizarlo con el objetivo de intentar que todo el mundo respete las normas respecto a la limpieza viaria y los residuos. Mohatar quiso aclarar que, con la entrada en vigor de este reglamento, el Gobierno no quiere “para nada” tener una política de sanciones o un afán recaudatorio.
Sin embargo, insistió en la necesidad de que la ciudadanía entienda que el servicio de limpieza “nos cuesta mucho dinero a los melillenses”, alrededor de 14 millones de euros, de ahí la importancia de que haya “unas normas mínimas de convivencia a la hora de tirar la basura o no arrojar desperdicios a la vía pública”.
Con estas sanciones, cuyo importe no especificó en el Pleno, el consejero explicó que se busca un efecto disuasorio y “si no hay más remedio, sancionar” a aquellos que no cumplan las normas establecidas.

PP: “Viene de 2018”
La polémica en este asunto vino dado después de que el diputado del PP y exconsejero de Medio Ambiente, Manuel Ángel Quevedo, señalara en su intervención que este nuevo reglamento se remonta al verano de 2018, con el anterior Gobierno, que encargó a una empresa especializada una primera redacción de este reglamento.
Según Quevedo, el 80% de la normativa aprobada ayer procedía de aquel documento que encargó él como consejero de Medio Ambiente, si bien su sucesor lo negó ayer. “Este es un reglamento nuevo que no tiene que ver con el suyo, el cual no he visto ni en pintura”, aseveró Mohatar. Quevedo, en su réplica, insistió en su versión, a lo que el consejero, en su último turno, dijo que no entraría en debate sobre “algo que es absurdo”, aunque finalmente, consideró que “lo importante no es quién lo haga, sino que se haga”, y que, como sucedió ayer, que salga adelante con el apoyo de todos los grupos políticos, a los que agradeció su colaboración con las aportaciones realizadas para mejorar el texto.
Asimismo, insistió en que él no estaba para colgarse medallas, sino para intentar resolver los problemas de los melillenses.