www.melillahoy.es

Aunque algunas terrazas permanecieron abiertas por la mañana, acabaron echando el cierre a lo largo del día

Melillenses formando cola para poder entrar en la farmacia de guardia en el día de ayer
Melillenses formando cola para poder entrar en la farmacia de guardia en el día de ayer

El COVID-19 provoca colas en las farmacias de guardia, cierre de comercios, salones de juegos, bares y cafeterías

domingo 15 de marzo de 2020, 04:01h
Como medida de prevención y siguiendo las recomendaciones de la Consejería de Salud Pública para evitar la propagación del COVID-19 multitud de comercios, franquicias, salones de juegos y cafeterías cerraron ayer sus puertas. Esta postura hizo que multitud de melillenses saliesen a comprar provocando grandes colas y esperas en las farmacias de guardia de la ciudad que tomaron algunas medidas para garantizar que se llevase a cabo la distancia de seguridad entre los consumidores y evitar aglomeraciones en estos pequeños espacios.
Aunque algunas terrazas de cafeterías permanecieron abiertas por la mañana, acabaron echando el cierre a lo largo del día debido a que agentes de la Policía Local estuvieron visitando todos los establecimientos de hostelería, algunos de ellos con melillenses consumiendo, informándoles de que cuando el Gobierno nacional decretase el estado de alerta tendrán que cerrar.

Las farmacias de guardia de la ciudad, la de la plaza de las Culturas y la de la Avenida Juan Carlos I, notaron una gran afluencia de melillenses que fueron haciendo colas dejando una distancia de seguridad de un metro como mínimo. Algunos acudieron para comprar medicamentos y otro tipo de productos, aunque la mayoría estaban buscando los tres productos más solicitados estos días y que se suelen encontrarse agotados: gel antiséptico o alcohol, mascarillas y guantes.

Desde la CEME instaron ayer a los empresarios de Melilla a que cerrasen sus negocios como medida fundamental para frenar la propagación del COVID-19 dejando claro que “es imprescindible para hacer un ejercicio de responsabilidad y cumplir con las indicaciones de las autoridades sanitarias”.

Por ello, la mayoría de comercios locales y las grandes franquicias echaron el cierre de sus establecimientos, tanto en el centro de la ciudad como en el Parque Murias Melilla, para evitar que haya un gran número de personas y como medida de prevención.

También, el Gobierno de la Ciudad Autónoma recomendó el viernes por la noche a bares, pizzerías, restaurantes, pubs, discotecas, salones de juego y el casino a permanecer cerrados hasta nuevo aviso para proteger la salud de todos.

Esta medida también la han adoptado diversos gimnasios locales como Fusion Sport Center emitiendo un comunicado por sus redes sociales a sus asociados informándoles de que estarán cerrados como medida de prevención hasta que las autoridades competentes avisen de que el riesgo ha remitido. Aseguran que entienden que es su responsabilidad social contribuir a frenar la prorrogación del virus y por ello, las cuotas quedarán congeladas hasta la apertura de las instalaciones.