www.melillahoy.es

BALONMANO-1ª DIVISIÓN ESTATAL

Faisal Salmi, entrenador del C.D. Virgen de la Victoria, informa sobre las medidas que está tomado su plantilla para evitar el coronavirus
Faisal Salmi, entrenador del C.D. Virgen de la Victoria, informa sobre las medidas que está tomado su plantilla para evitar el coronavirus

Faisal Salmi: “La ciudadanía debe hacer caso a las autoridades gubernativas y sanitarias”

“Mi opinión es que todo se va a quedar como está y se va a suspender definitivamente la Liga”, afirma el entrenador del C.D. Virgen de la Victoria de Melilla

martes 17 de marzo de 2020, 04:00h
Faisal Salmi, entrenador del C.D. Virgen de la Victoria de Melilla, equipo que milita en el Grupo F de la Primera División Estatal del balonmano nacional, informa sobre la actualidad de su plantilla y de cómo está viviendo esta preocupante situación por la amenaza del contagio del coronavirus. El técnico melillense señaló que sus jugadores “están cuidándose en sus domicilios y están realizando un plan de entrenamiento individual”. Además consideró que dada la situación en la que se encuentra todo el país, está convencido que la competición quedará “suspendida de forma definitiva”.
El preparador del conjunto melillense analiza, en una entrevista concedida a MELILLA HOY, las medidas que el club está llevando a cabo para evitar la propagación del Covid 19. También realizó un balance de lo realizado hasta el momento por el C.D. Virgen de la Victoria en la competición y afirmó que para la próxima temporada hay que hacer una “revolución total” en la plantilla, con el objetivo de poder aspirar a ser un equipo competitivo con todas las garantías.
Sin embargo, consideró que antes de planificar la próxima campaña “hay que reflexionar” sobre lo realizado en estos cuatro años en categoría nacional y aprender, sobre todo, de los errores cometidos en este curso 2019-20.

-¿Cómo está viviendo la plantilla y el cuerpo técnico toda esta situación del coronavirus?
Con un poco de angustia, pues la situación no es agradable, ya no solo a nivel deportivo, en el que no podemos entrenar y competir, sino por el tema personal, en este estado en el que nos encontramos, de alarma y de no poder trabajar con normalidad. Es difícil, pero ahora toca ser responsable, con un llamamiento a la ciudadanía, que haga caso a las autoridades gubernativas y sanitarias, pues cuanto antes cumplamos con lo que se está diciendo, antes saldremos de esto.
-¿Qué directrices cómo entrenador le ha dado a la plantilla?
Los jugadores deben seguir un plan de entrenamiento individual en sus domicilios, de fuerza y de resistencia, con intervalos de alta intensidad en el caso de la resistencia y de fuerza incluso con el propio cuerpo. Trabajar en casa es la única propuesta que ahora mismo se puede dar, pero que sobre todo que estén tranquilos, pues también es verdad que el estado emocional y de ansiedad puede hacer mella en ellos. Hay jugadores que se encuentran fuera de su ciudad y deben estar tranquilos, pues si las cosas van con normalidad, en breve vamos a salir de esta situación.
-¿Desde el club que se os ha informado?
Las últimas noticias que he recibido han sido el aplazamiento de las dos próximas jornadas y la suspensión de los entrenamientos colectivos, aunque sigo manteniendo el contacto con el presidente, Nasser Bagdad, para planificarnos un poco lo que queda de temporada y el próximo curso. Seguimos el truco de tener conversaciones continuas todos los días. También hablamos sobre si finalmente se reanuda la competición, en el sentido de que hay que estar preparado para ello.
-¿Cree que la competición se suspenderá de forma definitiva o se reanudará?
Mi opinión personal es que todo se va a quedar como está y se va a suspender definitivamente la Liga, pues no da tiempo material a meter tantos partidos que quedan en muy poco espacio de tiempo.
-¿La situación parece que va para largo, pero cómo se la ingenia el entrenador del C.D. Virgen de la Victoria para no aburrirse en casa?
Me estoy organizando un poco y replanteándome cosas. También estoy trabajando en métodos nuevos de entrenamiento, además de prepararme físicamente, haciendo deporte en casa. En definitiva, intento entretenerme y poco más. Es complicado, pues soy una persona que siempre está activa. Me cuesta un poquito, pero ahora es el momento de estar en casa, de reflexionar, de organizarse, de estudiar y de prepararme mejor para la vuelta. Hay que estar siempre preparado.
-¿Si la Real Federación Española decidiera hoy la suspensión definitiva de la competición, qué balance haría de lo que ha realizado el equipo en la temporada?
Hay que reconocer que no ha sido la mejor temporada de las cuatro que lleva el equipo en categoría nacional. Ha sido la peor de todas y las sensaciones no han sido nada buenas, aunque este curso lo he vivido desde un segundo plano, pues comencé como segundo entrenador de la plantilla. No hemos logrado hacer el equipo competitivo que todos queríamos y además el Grupo F de la Primera División Estatal ha bajado de nivel con respecto a los anteriores años, y eso deberíamos haberlo aprovechado. Desgraciadamente, no hemos acertado en algunas decisiones, pero cuando finalice todo realmente, y haya que hacer un balance más exacto, debemos saber cómo replantear la situación para la próxima temporada, pues está clarísimo que hay que hacer cambios de 180 grados. Necesitamos reinventarnos de nuevo, tanto de jugadores de casa como de fichajes. Hay que hacer una pequeña revolución para poder formar un equipo competitivo y que pueda estar en la zona alta de la clasificación.
-¿Qué mensaje le mandaría a la ciudadanía melillense en estos momentos tan complicados?
Diría lo mismo que la mayoría de las personas sensatas de este país. Hay que hacer caso a las autoridades y quedarnos todos en casa. De hecho, no se entiende que hayan personas que desobedezcan a las autoridades, incluso cuando se recomendaba otro tipo de cosas, aunque ahora es una obligación que hay que cumplir. Hay que quedarse en casa por el bien de nuestros mayores, de nuestros pequeños y de nosotros, con el fin de no seguir propagando esta enfermedad. Hay que hacer caso a las autoridades y seguir nuestras vidas en casa.