www.melillahoy.es

Compartimentarán el pabellón Lázaro Fernández para acoger a familias marroquíes que no pueden regresar

Pabellón Lázaro Fernández
Pabellón Lázaro Fernández (Foto: CAM)

También se ha establecido un protocolo en el Centro Asistencial para que menores y mayores permanezcan separados

sábado 21 de marzo de 2020, 04:11h
El pabellón deportivo Lázaro Fernández, dependiente de la Ciudad Autónoma, se compartimentarán para alojar a los 50 marroquíes, familiar completas, que quedaron varadas en Melilla tras el cierre fronterizo y no poder regresar a su país, según lo confirmó el consejero de Distritos, Juventud, Participación Ciudadana, el Menor y la Familia, Mohamed Ahmed.
Según indicó en rueda de prensa, con el acuerdo de los consejeros de Deportes y Políticas Sociales se determinó que el pabellón de deportes Lázaro Fernández se acondicione para poder ubicar a las unidades familiares, la práctica totalidad con menores, que no pudieron regresar a su país tras el cierre fronterizo.

Intimidad
Se quiere garantizarles a estas familias “un mínimo de intimidad y por eso se va a compartimentar el pabellón, al tiempo que se ha decidido que los niños sigan con sus familias” y no sean conducidos a centros de menores.

El suelo del Lázaro Fernández está siendo acondicionado con moqueta, que lo haga más acogedor y a la vez proteja el suelo del mismo. La instalación será cedida para tal fin hoy mismo, que será cuanto finalicen los trabajos de adecuación del mismo.

Según los cálculos realizados, son unas cincuenta las personas a alojar en estas instalaciones provisionales, y aunque reconoce que este recinto “no es todo lo deseable que nos gustaría en cuanto espacio abierto para que los niños puedan estar”, sí que en estos momentos puede ser un recurso provisional.

Nuevos espacios
Asevera que en cuanto haya una mayor demanda de locales para estos fines “se intentará habilitar más espacios”, pero no cree que llegue a darse el caso porque “ya no hay llegadas nuevas, la frontera está cerrada y ahora hablamos de gente que ya está en la ciudad”.

Ahmed manifestó que mientras persista la situación de riesgo actual, “por responsabilidad, no podemos hacer distingos, y ahora la frontera está cerrada y no deja de ser un riesgo para la ciudadanía, el que haya personas desamparadas”.

Acutación en la Gota de Leche
Por otra parte, el consejero indicó que el Centro Asistencial no ha quedado al margen de los protocolos y medidas para prevenir la propagación del coronavirus, por lo que se han adoptado medidas para que los niños acogidos y los mayores residentes “tengan espacios diferenciados claros y que haya horarios distintos para el uso de zonas comunes a compartir”.

Preguntado sobre cómo se está actuando para atender a las personas mayores que viven solas en la ciudad, dijo que la Ciudad tiene constancia de que “hay mayores con dificultades para poder acceder al abastecimiento de alimentos y medicamentos, razón por la que dese la Consejería de Políticas Sociales se están estructurando canales para llegar a estas personas”. Se recurrirá a las bolsas de voluntariado que es están creando para acompañar a estas personas que viven solas.

Ahmed agradeció al importante movimiento solidario y voluntario surgido en Melilla de personas y entidades que colaboran con quienes más lo necesitan, incluso donando alimentos.