www.melillahoy.es

La Ciudad dará prioridad en el traslado a Rostrogordo a los menores con padecimientos crónicos

Mohamed Ahmed, consejero de Distritos, Juventud, Participación Ciudadana y Menor y Familia
Mohamed Ahmed, consejero de Distritos, Juventud, Participación Ciudadana y Menor y Familia (Foto: CAM)

Se recurrirá a los contratados en los planes de empleo para que se encarguen de la operación y de prestar distintos servicios

sábado 21 de marzo de 2020, 04:09h
El consejero de Distritos, Juventud, Participación Ciudadana y Menor y Familia, Mohamed Ahmed, espera que antes del domingo pueda llevarse a cabo la operación de traslado de hasta 150 menores extranjeros no acompañados acogidos al Fuerte de Rostrogordo para descongestionar el centro de Purísima. Se dará prioridad a aquellos que cuentan con tratamiento médico. Se recurrirá, para esta operación de realojo y para reforzar servicios, a personal de los planes de empleo.
Según explicó en rueda de prensa, esta semana visitó, junto a los consejeros de Políticas Sociales y el de Urbanismo y Deportes, distintas instalaciones deportivas de la ciudad para evaluar “su idoneidad” como espacios que puedan funcionar como locales para la acogida de menores y de ciudadanos en situación de calle.

Hacinamiento
Mohamed Ahmed, que recordó que su partido ya venía denunciando antes de la crisis la situación de hacinamiento e insalubridad de los centros de acogida de menores, señala que la situación de alarma les obliga a “adoptar medidas de urgencia para remediar los riesgos que esta situación puede suscitar en el resto de la ciudad”.

Por ese motivo, la decisión adoptada ha sido la de efectuar antes del domingo un traslado escalonado de hasta 150 de los casi 900 menores que alberga el centro de la Purísima a las instalaciones del Fuerte de Rostrogordo, tanto en la zona de cabañas como aledaños, separando a los menores de aquellos que acaban de cumplir la mayoría de edad.

A la pregunta sobre qué criterios se aplicarán para la selección de los menores que irán a Rostrogordo, indicó que, entre otros, se dará prioridad a aquellos que tienen padecimientos crónicos, como los que se encuentran en tratamiento médico o que se someten a diálisis que son los que tienen “un mayor riesgo”, manifestó.

Realojo
Para esta operación de realojo, al objeto de realizarla cumpliendo con todas las medidas establecidas, se ha pedido la colaboración de Ingesa y de las áreas de gobierno con competencias en temas sanitarios, tanto para el traslado en sí como a la hora de poner en marcha las instalaciones y mantener “el protocolo de distancia e higiene mínima que debe darse en los centros para garantizar aspectos sanitarios mínimos en beneficio tanto de los menores como de los trabajadores”, dijo.

A Rostrogordo también irán destinados trabajadores de Purísima y según el consejero, se están estudiando las necesidades mínimas que precisarán estas instalaciones para cubrir los servicios con el personal que sea necesario, pero no pudo concretar número.

De acuerdo con la Consejería de Hacienda, se recurrirá también a las personas contratadas en los planes de empleo para que se encarguen de preparar los servicios que precisará el traslado, al tiempo que prestarán otras labores, habida cuenta de que “tenemos a educadores, sanitarios, administradores, es decir, diferentes perfiles y todos los que puedan acoplarse a la estructura que se necesita para atender Rostrogordo, serán incorporados”, detalló.

Además de asegurar que desde el área de Políticas Sociales se facilitarán los colchones y camas que sean precisos para todos los menores reubicados, aseguró el consejero que hoy por hoy “no hay ningún menor en situación de riesgo”.

No se han previsto nuevos traslados
Reconoció que si fuera necesario para “mantener los protocolos sanitarios y las necesidades de los menores” se llevarían a cabo otras operaciones similares de traslado, pero considera que con el que se va a realizar en Rostrogordo “es suficiente”. Reitera Ahmed que la situación de hacinamiento en Purísima “no es de ahora, sino que es algo que padecía la ciudad” y que incluso fue uno de los motivos de debate en la Comisión de Bienestar Social a la hora de prorrogar o no el contrato en vigor. “El estado de alarma acelera este cambio para que no haya una situación de hacinamiento”, afirmó.