www.melillahoy.es

El Juzgado de lo Social devuelve a los profesores de religión sus sueldos y empleos

Profesores de religión
Profesores de religión

Se da respaldo legal a la denuncia de 30 docentes de religión que o bien fueron despedidos o se les redujo la jornada laboral

martes 31 de marzo de 2020, 04:00h
Los profesores de religión cristiana y musulmana de Melilla no ocultan su satisfacción tras recibir ayer la comunicación de sus abogados, de que el Juzgado de los Social ha dado la razón a la denuncia presentada por los 30 docentes contra la orden del Ministerio de Educación que, en base a una sentencia del Supremo de 2010, llevó a cabo el despido de tres de ellos y redujo la jornada laboral del resto. Ahora, la práctica totalidad recupera sus empleos y el salario que dejaron de percibir.
Pilar Illázquez, una de las afectadas por la medida ministerial, confirmó ayer a este Diario que su representante legal le informó que la sentencia deja claro que “volvemos a nuestros puestos de trabajo; que regresamos a la situación del 1 de septiembre, y que nos devolverán el dinero que nos corresponde al volver a la jornada completa de 37,5 horas laborales a la semana”. En su caso, y en el de otras tres compañeras más, recuperan las tutorías de las que eran responsables.
“Estamos muy contentos por el resultado, por recuperar nuestros derechos laborales. No esperábamos que el pronunciamiento judicial se diera tan pronto, aunque sabemos que no es sentencia en firme y que el Ministerio puede recurrir, pero el mismo resultado se dio en Ceuta y que sepamos, no ha habido recurso”, señala.

Sentencia
Alberto Vera, otro de los profesores denunciantes, explica que su abogado le ha detallado tras conocer ayer la resolución judicial, que en principio no se resuelven todas las situaciones. De hecho, por el momento no hay sentencia para el caso de uno de los compañeros que fue despedido, y que por tanto, deberá esperar a un pronunciamiento judicial.

Se interpreta también que el juez no ha tenido en cuenta que tres compañeras que en 2005 fueron reconocidas como personal público fijo, y que las ha englobado en el resto del grupo de denunciantes que tienen la consideración de personal laboral indefinido. En cualquier caso, tanto para estas tres profesoras como para el resto de los demandantes, “el juez reconoce que ha habido una modificación sustancial de los contratos y obliga al Ministerio a incorporarnos a nuestros puestos de trabajo con la jornada completa y a recuperar todo el sueldo que hemos dejado de percibir desde octubre”.

El Ministerio de Educación tiene hasta el próximo miércoles para recurrir y confían en que no lo haga, como ocurrió con una sentencia que se dictó en Ceuta por este mismo motivo. Entienden los afectados que han recuperado unos derechos que les habían sido vulnerados por el Ministerio, que adoptó esta decisión “a sabiendas de que tenía que realizar ese recorte de la jornada laboral antes de que se iniciara el curso, pero lo hicieron cuando ya habían comenzado las clases”.

Otras reivindicaciones
A pesar de este respaldo legal, indica Alberto Vera que los profesores de religión van a seguir “peleando” para regularizar su situación y que el año que viene no vuelvan a verse en una situación similar. Por eso piden que se reúna el comité de empresa con el Ministerio y se busque la manera de solventar la situación de una vez por todas y que “nuestros puestos de trabajo estén seguros”.

Desconocen cómo se va a aplicar la sentencia y cuándo. No saben si se tendrán que incorporar a los centros con las mismas condiciones que en septiembre cuando se levante la alerta, y si van a percibir el dinero que se les debe antes de que termine el curso o después, porque en el caso de los profesores de Ceuta, en la nómina de marzo ya se les ha incluido estos atrasos.

Los profesores de religión mantienen por la vía ordinaria otra denuncia para reclamar el pago de los sexenios que no perciben “aún teniendo derecho y tras haberlo solicitado desde 2007”. Piden también poder cobrar el complemento de acción tutorial que sí perciben los suplentes, los interinos y los funcionarios.