www.melillahoy.es

Preocupación en los hogares de sanitarios y policías por su exposición al COVID-19 y la negativa a realizarles el test

Personal sanitario agradece las muestras de cariño de los melillenses durante estos días
Personal sanitario agradece las muestras de cariño de los melillenses durante estos días (Foto: CAM)

Los familiares apuntan que ni siquiera se les realiza el control a los que han estado con compañeros que han dado positivo porque no tienen síntomas

miércoles 01 de abril de 2020, 11:00h
El personal sanitario se encuentra en primera línea en la lucha contra el coronavirus y por ese motivo reclaman, tanto ellos como sus familiares, que se les dote de las debidas medidas de seguridad para evitar los contagios, como el que se les realicen los test de detección de forma generalizada y que no se les obligue a trabajar a pesar de haber compartido espacios con compañeros que han dado positivo, porque no tienen síntomas.
No son pocos los familiares de trabajadores del mundo sanitario que claman porque se les dote de las necesarias medidas de seguridad para que puedan desarrollar su labor sin exponerse al contagio o a ser un foco de transmisión entre pacientes, compañeros y en sus propios hogares, donde conviven con niños y personas mayores. “El control que hay deja mucho que desear”, aseguró a este Diario el marido de una trabajadora del Comarcal, policía de profesión.

Los test de detección
Indica que en el Comarcal hay personal sanitario que o ha dado positivo o está a la espera de los resultados, por lo que se encuentran de baja. Pero indica este melillense que a su mujer y aquellos compañeros que han mantenido contacto con aquellos que han dado positivo, no se les ha permitido quedarse en casa en cuarentena “porque no tienen síntomas, y lo peor es que no se les hace el test por ese mismo motivo”.

Como desconocen si su mujer podrá dar positivo por ese motivo, ella sigue trabajando “sin saber si está contagiada, por lo que guarda el máximo cuidado a la hora de tratar a pacientes y compañeros; siempre con todas las medidas de protección con las que cuenta, y al llegar a casa, desinfectamos hasta los cubiertos, y tenemos cuartos de baño separados”.

Defiende que “lo lógico, sería que le realizaran el test de forma semanal a todo el personal sanitario porque está expuesto, y así descartamos, pero no los hacen porque no los tienen, y somos nosotros en nuestros hogares los que, en previsión, tenemos que extremar las medidas sanitarias, lo que nos genera un gran estrés”. Entiende que el test rápido sería la medida a aplicar y que el confinamiento de la población solo busca retrasar un contagio que teme se va a generalizar, y entre tanto evitar la saturación de los centros sanitarios. Considera que si no generalizan los test es para evitar también las bajas y que el hospital se quede sin personal.

Protección
Afirma que los agentes de Policía “trabajan con lo que tienen y con lo que los jefes han podido conseguir, porque no está en sus manos, sino en las altas instancias el facilitarnos el material de protección”. No sin cierto malestar, se queja de los mensajes poco concretos que se dan sobre que el Gobierno está entregando mascarillas y guantes a la Policía, porque “en la práctica no es cierto”.
“Se nos da un número limitado de guantes por turno pero no puedes estar ocho horas con un par de guantes de plástico por mucho que los desinfectes, como tampoco el que nos dieran mascarillas de quirófano que no duran. En la tele podemos ver a Policías y Guardias Civiles haciendo controles de carretera sin guantes ni mascarillas, pidiendo la documentación a través de los cristales de los coches. Esto no es normal”, se lamenta.

Por su parte, él ha realizado sus guardias utilizando recursos propios, desde mascarillas de tela con filtros, a guantes y gafas transparentes que por lo general se usan en las prácticas de tiro. “Pero, ¿es suficiente para evitar el contagio?, porque estamos en contacto con muchísima gente”, se pregunta, aunque insiste en afirmar que la peor parte se lo lleva el personal sanitario que “tiene que volver a casa con el miedo de contagiar a sus hijos y a las personas mayores con las que conviven”.

Apostilla este melillense que es urgente que el personal sanitario, además de los test rápidos, reciban el material de protección que precisan y se evite, como se ha podido comprobar en televisión, que “algunos tengan que usar bolsas de basura”. Indica que la profesionalidad de estas personas queda demostrada cuando, “a pesar del miedo, cada día acuden a dar lo mejor de sí, en jornadas de trabajo agotadoras y sin las medidas de protección que merecen”.