www.melillahoy.es

El confinamiento logra en Melilla una disminución en la emisión de gases debido al tráfico de vehículos

Visita de escolares a uno de los puntos de toma de muetras de calidad de aire
Visita de escolares a uno de los puntos de toma de muetras de calidad de aire

Se ha producido un ligero descenso en el caso del dióxido de azufre, aumenta el zono pero el monóxido de carbono se mantiene

jueves 02 de abril de 2020, 04:00h
Desde la Consejería de Medio Ambiente se confirma, tras las mediciones realizadas en marzo sobre la calidad del aire en Melilla, que se ha producido una disminución en la emisión de gases, principalmente por el tráfico de vehículos, y con ello, un “ligero descenso” en el caso del dióxido de azufre, aunque se mantienen similares las cifras e monóxido de carbono.
En un comunicado, la Consejería de Medio Ambiente informa que tras la declaración del Estado de alarma, se solicitó a la empresa adjudicataria del contrato de vigilancia, control y mantenimiento del equipo de medición de calidad del aire, que se elaborase un informe respecto a la afección a la calidad del aire de la declaración del Estado de Alarma del 15 de marzo por el COVID-19.

Estudio y conclusiones
Dentro de esta declaración se recogen una serie de medidas preventivas por la crisis sanitaria que afectan directamente a la calidad del aire, como son: el confinamiento en el hogar de los ciudadanos, la limitación de la libre circulación de las personas, la adaptación de las empresas al teletrabajo, etc.

Por ese motivo se consideró oportuno realizar un estudio comparativo entre los niveles de calidad del aire del año pasado con los de este año, en las mismas fechas y lugar, así como antes y después de la declaración. De este estudio se desprende que durante este mes de marzo, la concentración de partículas PM2,5 (partículas en suspensión de menos de 2,5 micras ), y óxidos de nitrógeno, entre principio de marzo y el 19 “se ha detectado un descenso considerable”.

En el caso de SO2 (Dióxido de azufre), se refleja “un ligero descenso” para finalmente comenzar a ascender, mientras que el CO (Monóxido de carbono ) se mantiene más o menos constante. El caso del ozono es diferente, puesto que su crecimiento es contrario al NOx (óxido de nitrógeno), “cuando el NOx disminuye el ozono aumenta, por lo que se observa un ligero aumento en los valores de ozono”.

Por todo ello, se puede afirmar que las medidas implantadas, “sobre todo la limitación de la libre circulación y el confinamiento han supuesto una disminución en la emisión de gases debido principalmente al tráfico de vehículos”. No obstante, es indica la Consejería que las condiciones meteorológicas registradas a partir del 14 de marzo, “han favorecido la dispersión de los contaminantes”.

Mientras que, si se comparan estos datos con el año pasado en las mismas fechas, las partículas PM2,5 “comienzan a descender al final de la semana, mientras que existe una disminución de los óxidos de nitrógeno y ozono. En el caso del SO2 y el CO se mantienen estables”.

Mediciones en 2019
Desde Medio Ambiente se explica que en 2019, se retomaron las mediciones de calidad del aire en la Ciudad con la finalidad de conocer su estado en diferentes zonas y periodos, así como, poder determinar si son necesarias o no la implantación de estaciones de medición de calidad del aire fijas.

Según estas mediciones “sólo se superaron los valores legales una vez en el caso de las partículas PM10, y 5 superaciones del valor objetivo de O3; pero para los valores anuales no se tiene información suficiente para considerarla representativa”. Se considera que los datos obtenidos en Melilla en 2019, para el SO2, el 100% de los datos son considerados “muy buenos, para el NOx, un 96,3%, para el Ozono un 71,4% y para las partículas PM2,5 un 67,6%”.

En las mediciones se identificaron claramente 3 zonas distintas, que pasarán a formar parte de la zonificación de calidad del aire, que se encuentra en trámite de aprobación. Con los datos obtenidos se considera necesario instalar una estación fija para la medición de PM10.

Resumen de las mediciones de 2019
El pasado año 2019 se hicieron dos campañas, la primera fue del 12 de enero al 1 de marzo, en 3 puntos, 15 días en cada punto, donde se midieron: dióxido de azufre, monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno, ozono, partículas PM10 y PM2,5, sulfuro de hidrógeno, metales, benceno y amoníaco.

En la segunda campaña, que se realizó en un único punto, en los Altos del Real fue la más larga pues duró desde el 1 de marzo al 31 de diciembre. En esta campaña se midieron en continuo: dióxido de azufre, monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno, ozono, partículas PM2,5, sulfuro de hidrógeno.