www.melillahoy.es
Francisco Pérez Fernández, en una imagen de archivo, junto a la delegada del Gobierno
Francisco Pérez Fernández, en una imagen de archivo, junto a la delegada del Gobierno

Francisco Pérez “Estamos desde el primer momento al pie del cañón”

El presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos (COF) mostró su preocupación por no disponer de “muchas medidas de seguridad”

lunes 06 de abril de 2020, 04:07h
Pese a todos los inconvenientes y los problemas que están surgiendo debido a la pandemia del coronavirus COVID-19, el máximo mandatario de esta entidad quiso mandar un mensaje de confianza a los melillenses: “Que estén tranquilos y que se queden en casa, que es ahora mismo la mejor forma de evitar contagiarse y la única vacuna que existe. Y que estén seguros que saldremos pronto de esto”.
Francisco Pérez Fernández, presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Melilla (COF), reconocía que no disponen “de muchas medidas de seguridad y ya se lo hemos reclamado a nuestras autoridades”, aseguró. De igual modo, recordaba que “desde el primer momento estamos al pie del cañón, desempeñando la labor social y asistencial que nos corresponde. No en vano, hemos sido considerados, como no podía ser de otra forma, como esenciales por parte del Gobierno de la Nación”.
Pérez Fernández también se congratulaba de que, cuando se decretó el estado de alarma, en las farmacias no llegara “a notarse tanto ese boom que sí se produjo en los supermercados. Ahora mismo la población está tranquila, cuando alguien necesita su medicación se le carga en su receta electrónica, o se le hace su receta y se desplaza a cualquier farmacia, tomando las medidas de seguridad que todos los ciudadanos deben seguir cuando salen de sus casas”, apuntó.
Sin embargo, el máximo responsable de la COF se lamentaba de no poder contar con artículos como guantes, mascarillas o botes de alcohol para ponerlo a disposición de los melillenses, incidiendo en el hecho de que “ni siquiera los tenemos para protegernos nosotros. Este es uno de los grandes problemas que existen en lo que concierne a seguridad, habiendo tenido que afrontar esto totalmente solos. Lo que sí han hecho muchas farmacias, siguiendo el consejo general, es colocar mamparas, mientras que otras han conseguido una especie de cascos para protegerse a su personal, puesto que apenas hay mascarillas y los farmacéuticos que las han conseguido a lo mejor llevan la misma durante una semana”.
No obstante, entendía que “la demanda hoy en día de todos estos productos es grande, y es cierto que el desabastecimiento no solo es a nivel nacional sino mundial, por lo que es complicado adquirir estos materiales”, recalcó.
Siguiendo con este importante asunto, Francisco Pérez Fernández explicaba que tuvieron una reunión con los responsables del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (INGESA) y con el consejero de Políticas Sociales y Salud Pública, Mohamed Mohamed, para tratar otros temas, pero aprovecharon el encuentro para informales que tenían necesidad de contar con esos materiales de seguridad, “pero de momento no nos han hecho llegar nada. Es más, no hemos tenido comunicación con la Delegación de Gobierno ni con la consejería, realmente con los que más tenemos es con los inspectores, tanto de la Consejería como de INGESA, para el tema del control de distintos tipos de medicamentos”.
Afortunadamente, y pese a esta escasez de materiales indispensables para poder trabajar de cara al público y evitar contagiarse, ninguno de los farmacéuticos ni del personal de las farmacias han dado positivo por coronavirus en Melilla. “Esperemos que siga así y no haya que cerrar ninguna farmacia”, deseó el presidente de la COF.
En cuanto a la posibilidad de hacer entregas de medicamentos a domicilio, Pérez Fernández comentaba que tuvieron una reunión con la Consejería de Salud Pública, con INGESA y con la inspección de esta entidad, “y se llegó a un acuerdo de que fueran los de Servicios Sociales los que se encargarían de llevar medicamentos a las personas que no pudieran hacerlo personalmente, lógicamente una vez pasado el filtro de que sean dependientes, vulnerables y con confirmación de sus tarjetas sanitarias. Se ha organizado bastante bien, pero estamos esperando a que la Consejería dé el pistoletazo de salida”.