www.melillahoy.es

El centro temporal de menores en el fuerte de Rostrogordo contará con una zona de aislamiento por Covid-19

El centro temporal de menores en el fuerte de Rostrogordo contará con una zona de aislamiento por Covid-19
(Foto: CAM)

La idea es que los jóvenes en situación de calle que sean acogidos pasen un tiempo de cuarentena por el coronavirus

sábado 04 de abril de 2020, 04:07h
El consejero de Distritos, Juventud, Participación Ciudadana, Mayor y Familia, Mohamed Ahmed, confirmó ayer a este Diario que el centro temporal de acogida de menores que se viene acondicionando en el Fuerte de Rostrogordo incluirá una zona de cuarentena, con capacidad para cincuenta personas, en el que permanecerán los menores de nueva incorporación, en especial los procedentes de situación de calle. El consejero confía que entre el lunes y el martes comience el traslado de menores de la Purísima.
Explicó el consejero a MELILLA HOY que no se ha llevado a cabo aún el traslado de los 150 menores del centro de Purísima a las instalaciones del fuerte de Rostrogordo por los retrasos producidos en los trabajos de adaptación de estos espacios a las características que debe reunir un centro de acogida de menores, aunque se trate de una medida provisional.

Complicaciones
La previsión es que finalmente entre el lunes y martes próximo pueda llevarse a cabo la anunciada operación de reubicación de los 150 menores de Purísima que serán seleccionados entre aquellos que tengan menor edad y los que cuenten con padecimientos crónicos. “Ojalá no tengamos que modificar de nuevo la fecha, pero todo depende de que la Fiscalía de Menores nos dé el visto bueno a las mejoras que venimos llevando a cabo para que el centro se ajuste a las necesidades de la ley y las de los menores”, dijo.

Mohamed Ahmed indicó que las empresas que se están encargando de las reformas en el Fuerte de Rostrogordo, incluyendo electricidad, fontanería o seguridad, “nos han comunicado que a lo sumo hoy sábado lo puedan tener todo terminado”.

Reconoce el consejero que en la realización de estas mejoras se han encontrado con no pocos impedimentos, porque hay que conjugar lo que señala la Fiscalía para un centro de menores, con las leyes de protección de un edificio histórico como el fuerte.
“Estamos hablando de un edificio que no podemos modificar a nuestro antojo, sino que está protegido por Patrimonio y todo se ha hecho con sumo cuidado, conjugando este aspecto con la necesidad de abrir un centro temporal. Esperemos que con los últimos trabajos no nos ponga otras limitaciones tanto Patrimonio como Deporte y podamos lograr las condiciones óptimas para ponerlo en marcha”, manifestó.

Zona de aislamiento
Deja claro el consejero que finalmente Rostrogordo tendrá una capacidad para 200 menores, de los que 50 se acomodarán en la zona de aislamiento que se ha habilitado en el recinto fortificado, en el propio fuerte, para poder someter a una cuarentena a las nuevas incorporaciones, en especial a los menores que hasta el momento estaban en situación de calle.
“Será una zona de aislamiento para evitar que estos 50 jóvenes de nuevo ingreso puedan ser un riesgo sanitario para el resto de menores alojados en estas dependencias. Será una especie de centro de primera acogida, donde cumplir los requisitos que nos exige salud pública para garantizar que no se pueda dar una propagación del coronavirus”, apostilló.

Al haberse elegido el propio fuerte, las labores de confinamiento serán más sencillas de llevar a cabo. Aquellos que sean conducidos a este espacio, guardarán una cuarentena de quince días y después “se reintegrarán en el resto de centros de acogidas”.

Este recinto estará limitado y custodiado para que se pueda respetar el aislamiento. Los allí atendidos dispondrán de zonas de dormitorio, aseos, ocio y hasta comedor propio, para que no tengan que compartir espacios con el resto de los 150 menores de Rostrogordo.

Aclaró Mohamed Ahmed que se han decantado por habilitar este espacio de cincuenta plazas, atendiendo a las previsiones de la Unidad de Menores y a la valoración de las ongs que actualmente trabaja con jóvenes en situación de calle, que estiman que “en realidad son entre treinta y cuarenta y tantos los que se encuentran en estas condiciones y por eso, aún acogiéndolos a todos, tendrán espacio suficiente y no habrá masificación”.

Traslado y acogida
En cuanto a lo que respecta al futuro centro provisional de acogida, señaló que se han habilitado todas las cabañas de la zona del camping, así como el espacio de comedor e incluso el aulario.

En estos espacios se han instalado literas para atender a los 150 jóvenes que serán trasladados desde Purísima. Como comedor se ha levantado una gran carpa.

Manifiesta el consejero que a la hora de poder adquirir los colchones que necesitaban se han encontrado con que la fábrica suministradora había tenido que paralizar su producción como consecuencia de las medidas contra el coronavirus, porque se consideraba que no era un servicio esencial. La Ciudad Autónoma ha tenido que realizar una petición urgente, aclarando la necesidad de disponer cuanto antes de estos enseres, para que la fábrica pudiera continuar su labor y suministras los colchones, que ya están en Melilla.

Una plantilla de casi setenta personas se encargará del centro provisional
Según dijo, este centro provisional funcionará de forma independiente y no dependerá de otro como pudiera ser Purísima. Por ese motivo, contará con su propio personal. “Tendrá la misma estructura que cualquier otro centro incluyendo al perfil de los trabajadores, que contará con psicólogos, trabajadores sociales, educadores, auxiliares y cocineros, así como personal de vigilancia. El viceconsejero del Menor y Familia está revisando también los expedientes de los trabajadores para que se ajusten a los perfiles que se necesitan y que reúnen las condiciones tanto académicas como legales”, afirmó.

A la hora de completar la plantilla se ha querido rescatar a aquellos trabajadores de los planes de empleo que se habían quedado inactivos por el coronavirus, al tiempo que se han realizado nuevas contrataciones. De los planes de empleo se ha podido recolocar a unos 17 trabajadores para labores de mantenimiento, así como administrativos o educadores sociales.

Se han realizado cincuenta contrataciones más de personas para cubrir otros servicios, como cocineros, educadores o personal de vigilancia. Se ha recurrido también a personal con experiencia en la atención de menores de otros centros, para que refuercen el funcionamiento del recinto provisional de Rostrogordo.
Mohamed Ahmed, consejero de Distrito, Juventud, Menor y Familia
Mohamed Ahmed, consejero de Distrito, Juventud, Menor y Familia (Foto: CAM)