www.melillahoy.es
El presidente de la COA, José Fuentes, con algunos responsables en Medio Ambiente
El presidente de la COA, José Fuentes, con algunos responsables en Medio Ambiente

La COA lanza un SOS para no ir a la quiebra: “Hemos perdido el 90% de clientes por la frontera y el Covid-19”

José Fuentes admite que “para nosotros es esencial que la Ciudad nos abone cantidades cercanas al millón de euros de ejercicios anteriores”. Tamibén subraya que “aunque se normalice la situación del virus, si la frontera sigue cerrada supondrá la quiebra”

sábado 04 de abril de 2020, 04:20h
El presidente de la COA, José Fuentes, deja claro que “aunque se normalice la situación del virus, si la frontera sigue cerrada supondrá la quiebra de la COA”. En una entrevista concedida a este Periódico cuenta cómo está afectando esta crisis sanitaria del COVID-19 a las 70 familias que forman parte de la Cooperativa de Ómnibus de Melilla, la pérdida de clientes y que supondría el cierre definitivo de la frontera con Marruecos.
-¿Cómo les ha afectado el cierre de la frontera de Melilla con Marruecos desde el pasado 13 de marzo?
-Para nuestra empresa, como a muchas de la ciudad, es de vital importancia tener la frontera abierta con Marruecos para poder ejercer nuestro trabajo. Actualmente y tras la crisis del Covid-19, hemos perdido al 90% de nuestros clientes con las consiguientes consecuencias de ello.
Mucho nos tememos que, aunque se normalice la situación del virus en unas semanas, la frontera seguirá cerrada por más tiempo y nos enfrentaremos a una gravísima situación que, ojalá que me equivoque, pero supondrá la quiebra de la COA.
-¿Qué repercusión ha tenido en la COA el estado de alarma por coronavirus?
-En una situación así, lo más importante debe de ser la salud pública, por ahora no tenemos ningún caso dentro de la cooperativa y eso en cierto modo nos tranquiliza. Por otro lado, está el tema económico, nos enfrentamos a una de las crisis más importantes de nuestros 80 años de historia y si seguimos con un 90% de pérdidas tendremos que echar el cierre.
-A raíz de estos dos hechos y los perjuicios que les han ocasionado, ¿han podido acogerse a alguna ayuda que les ofrece el Estado o la Ciudad?
-Hemos sopesado mucho diferentes opciones, pero no nos ha quedado más remedio que realizar un ERTE, para nosotros los trabajadores son lo más importante y ellos lo saben, muchos de ellos llevan más de 20 años con nosotros y esperamos volver a la normalidad y que sigan con nosotros.
En cuanto a nivel local siento decirlo, pero no hemos recibido ningún tipo de ayuda, al contrario, el día que nosotros decidimos poner en conocimiento de las autoridades de la Consejería la situación y pedirle algún tipo de ayuda debido a que debíamos seguir prestando servicios mínimos con más de 40 personas en activo, nos dijeron que nos iban a auditar las cuentas de 2018. Quiero dejar claro que no nos importa que nos auditen las cuentas, pero no entendemos que tenga que ser durante el estado de alarma, justo ahora que la empresa se está muriendo y peor si cabe teniendo la Ciudad Autónoma las cuentas desde 2018 y habiendo pasado una auditoría externa presentada a nivel nacional. Sinceramente no creo que vayan a sacar un contrato menor para cada subvención que hayan dado.
-¿Qué llamamiento haría para salvar un servicio público como es la COA y también el medio de vida de las 70 familias que conforman la cooperativa de autobuses?
-Para nosotros es esencial que se nos abonen cantidades cercanas al millón de euros de ejercicios anteriores, es el momento de agilizar pagos y pensar en ayudas a corto plazo para relanzar el servicio público y el tejido empresarial de la ciudad. Es el momento de remar todos juntos y buscar una solución a corto plazo para las 70 familias que formamos la COA. La COA es patrimonio de la ciudad desde hace más de 80 años, hemos pasado por distintos gobiernos y por otras malas situaciones pero al final hemos conseguido ponernos de acuerdo.
-¿Cómo se sienten tratados por el actual Gobierno de la Ciudad por un lado y por la Delegación por otro?
-A la Delegación no tengo nada que reprocharle, es cierto que todos vimos las imágenes de la frontera con los menores subiéndose y atacando a los autobuses. Nosotros lo pusimos en su conocimiento y han hecho todo lo que han podido para solventarlo, desde aquí quiero agradecer a la delegada el trato dispensado.
En cuanto al trato de la Ciudad Autónoma creo que a día de hoy es mejorable pero reconducible, por lo menos por nuestra parte.
-Cuando acabe el estado de alarma, ¿en qué situación quedará la COA si no se reabre la frontera con celeridad?
-Para nosotros es fundamental que se reabra la frontera con Marruecos y no solo por el servicio público, también tenemos una flota de autobuses para viajes privados que hasta que se normalice la situación van a tener que estar parados en el garaje. Nuestra situación es de incertidumbre total. Sin duda todo lo que esté relacionado con el turismo y el transporte de viajeros será uno de los sectores que más le cueste remontar.
-¿Cuál cree que es el modelo de gestión que mejor vendría a la COA: su municipalización, privatización o quedarse como está actualmente como cooperativa?
-Esta es la gran pregunta de los últimos años, hemos mantenido alguna reunión con Francisco Vizcaíno y nos ha transmitido su idea de municipalizar el servicio o hacer una empresa mixta, algo que reclamaban desde que estaban en la oposición. Para nosotros sería lo ideal, una forma de darle un empuje al transporte público de la ciudad y poder asegurar nuestros puestos de trabajo. Disponemos ya de un informe realizado por una consultora especializada avalando dicha municipalización. En breve les haremos llegar este informe a los miembros del gobierno y oposición, así como a los sindicatos para conseguir que entre todos llegue a buen puerto.