www.melillahoy.es
La imagen que hizo Manuel Rubiales del Humillado el año pasado en el Martes Santo
La imagen que hizo Manuel Rubiales del Humillado el año pasado en el Martes Santo

Manuel Rubiales: “Este virus sirve a los cofrades para acentuar la espiritualidad con la que viven la Semana Santa”

El prioste de la Castrense pidió a los cristianos que acompañaran al Humillado desde el corazón en el Martes Santo

miércoles 08 de abril de 2020, 04:05h
El prioste de la Cofradía Castrense de Nuestro Padre Jesús Humillado y María Stma. de la Piedad, Manuel Rubiales, indicó que la medida tomada por parte de la Agrupación de Cofradías de Melilla y de España de suspender las estaciones de penitencia le parece lo más conveniente debido a la crisis sanitaria por el COVID-19.

Manuel Rubiales recordaba la mañana de ajetreo del Martes Santo del año pasado cuando, tras colocar la última flor, limpiar el suelo, ordenar, y antes de cerrar y apagar las luces de la Iglesia, Jesús se queda solo durante unas horas hasta ese momento que todo cofrade espera, la salida procesional.

Dejó claro que lo que desconocía aquel día era que el significado de esa fotografía cambiaría con un año diferencia ya que este año no habrá flores, ni incienso en la Iglesia, ni hermanos llegando a misa y a la procesión, no habrá mantillas, ni cera derretida, ni guardería, ni banda.

El prioste de la Cofradía Castrense aseguró que Jesús está esperando desde hace días a unos fieles que no llegarán debido al confinamiento y la imagen no refleja esas pocas horas de soledad y tranquilidad sino una “rutina extraña en la que casi no sabemos qué día vivimos si no es porque estamos en Semana Santa”.

También, apuntó que, en los hogares cofrades también ha cambiado casi todo porque nadie plancha túnicas, ni capas rojas ni azules, ni coloca la mantilla con cuidado sobre la cama para que no se arrugue.

Aunque, resaltó que se sigue encendiendo incienso, se sigue orando y se sigue viviendo el Martes Santo como un día grande y no como un martes más de encierro. “Sobre todo, se siguen preparando los corazones para sacar al Humillado en procesión, aunque este año y más que nunca, ésta vaya por dentro”, sostuvo.

Manuel Rubiales está seguro de que este virus que obliga a la sociedad a encerrarse en casa sirve a los cofrades para acentuar la espiritualidad con la que viven la Semana Santa para que así, el día que puedan vivirla externamente de nuevo, puedan disfrutarla con mucha más intensidad.

Aunque cree que no se debe olvidar nunca que para que la fe se externalice, tiene que nacer desde el corazón que la guarda como lo que es, “un don de Dios al que no podemos ver con nuestros propios ojos pero que sabemos que está”.
“Nuestra tarea como devotos y cristianos también es estar, no de una manera física en la calle, sino desde el alma, este Martes Santo acompaña a Jesús Humillado desde el corazón, desde casa”, concluyó.

“Las procesiones este año se viven de otra manera”
Hizo hincapié en que la Semana Santa no se ha cancelado, empezó el Domingo de Ramos y terminará el próximo domingo con la Resurrección del Señor, lo que se han suspendido han sido las estaciones de penitencia, pero piensa que esas procesiones este año se viven de otra manera, “con el recuerdo de las pasadas y con la ilusión de poder vivirlas en el futuro, y por supuesto, en oración desde casa con nuestros Santos Titulares presentes en nuestro interior”.

En cuanto a la posibilidad de realizar un acto público en el mes de septiembre, respondió que, a título particular, sería positivo una expresión publica de fe a modo de acción de gracias, pero con un carácter distinto a las salidas procesionales de Semana Santa ya que “no es lo mismo el carácter con el que procesionaria una Cofradía un Viernes Santo que en septiembre porque el periodo litúrgico es diferente”.