www.melillahoy.es

Francisco Javier Calderón anima a encender una vela este Viernes Santo para acompañar a la Soledad

Señala el hermano mayor de la Cofradía del Sagrado Corazón, que el coronavirus nos ha enseñado a valorar aún más a las personas

miércoles 08 de abril de 2020, 04:02h
La Virgen de la Soledad, en el Viernes Santo melillense
La Virgen de la Soledad, en el Viernes Santo melillense
El hermano mayo de la Cofradía de la Soledad y el Cristo de la Paz, Francisco Javier Calderón, reconoce que este año se está viviendo una Semana Santa difícil, pero se muestra convencido de que todos sacaremos una enseñanza muy enriquecedora, la de valorar aún más a las personas que están haciendo frente, cara a cara, al rostro más doloroso del coronavirus. Calderón anima a los melillenses a encender este viernes a las 11 de la noche, una vela para acompañar a la Virgen de la Soledad.
Asegura Francisco Javier Calderón, ante la suspensión de las salidas procesionales de esta Semana Santa por la necesidad de controlar el Covid-19, que “indudablemente todo se ha roto, toda la ilusión y esperanza que teníamos puesta en que el buen tiempo nos acompañara o no impidiera las estaciones de penitencia, pero el coronavirus ha venido a darnos una lección a todos que nos ha obligado a cambiar nuestra forma de vivir”.

Semana Santa
“Lo impensable ha sucedido y está sucediendo en el mundo entero y es terriblemente difícil aceptar lo que está ocurriendo, ver lo cómo daña a las familias, pero todos debemos aprender de todo ello en esta cuaresma que vivimos en nuestros hogares”, afirma el hermano mayor de la Cofradía de la Soledad, que añade que gracias a la tecnología, este enclaustramiento se hace más soportable al poder hablar con la familia o los amigos, reforzando los lazos de cariño que son tan importantes.

Recuerda que el Jueves y Viernes Santo son los días más importante para la Cofradía del Centro, como cuando el Cristo de la Paz sale a la calle “e inunda Melilla, y en esta ocasión volverá a salir, pero en nuestros corazones, porque tenemos necesidad de que salga y va a llevar más portadores que nunca, a Melilla entera”. El Cristo de la Paz “nos traerá esperanza”.

El Viernes Santo la Señora de Melilla, la Virgen de la Soledad no realizará su estación de penitencia este año, pero Calderón invita al pueblo melillense a que este viernes, a las once de la noche, encienta una vela o la luz de su móvil para iluminar, como si estuvieran en la Avenida, el paso de la Soledad. “Este año íbamos a repartir 3.500 luminarias para alumbrar el paso de la virgen, pero estoy seguro que el año que viene serán diez mil las que tengamos que dar, porque Melilla entera estará ahí, y dará igual si cree o no, sino que Melilla entera acompañará a la madre”, apostilla.

Entre tanto, que este Viernes Santo se enciendan velas y se rece el rosario, y que sea “la vela de la esperanza, la que ilumina la noche de luto y llanto”. Este año el paso iba a encaminarse por la calle Cánovas, como viene haciendo desde hace tres, y María Mendoza le cantaría su Ave María, como durante tantos años hizo Carlos Grandal. En el callejón de la Soledad, no pasará este año la Virgen, pero los melillenses “podremos dejar claveles virtuales”. No habrá lectura de la carta de los jóvenes de la Cofradía, pero sí que se publicará en prensa para que esta expresión de amor se oiga.

En la Avenida no habrá acto de desagravio ni la voz de Estefanía Saavedra cantando a su Soledad, pero está seguro que lo hará desde su casa y dedicado a la Señora de Melilla.

Cofradía
La Cofradía de la Soledad tenía previsto estrenar este Jueves Santo el nuevo trono del Cristo de la Paz que llegó a la ciudad hace un mes y medio que ha sido confeccionado en Málaga, pero “lo disfrutaremos el año que viene, pero lo importante ahora es salir de esta situación y lo hagamos más fuertes aún”.

Aprender a valorar a las personas
Se muestra convencido de que “va a ser una Semana Santa distinta y puede que, hasta difícil, pero reflexiva, porque nos va a hacer valorar muchas cosas que no hemos sabido apreciar los suficiente, como a toda esa gente maravillosa que está ahí procurando que no nos pongamos malos”. Reconoce haber admirado siempre al mundo sanitario, porque “cuando llega el momento, cómo se porta, cómo sale, cómo responde”, y asegura que no son los únicos, porque también están los que integran los cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado, la policía local, los tenderos, el personal de limpieza, los panaderos y farmacéuticos, al personal de la residencia de mayores y la Gota de Leche, “tanta buena gente que está dando tanto en estos momentos tan duros”.
“Este año el desagravio va dedicado a ellos, en una reivindicación constante hacia todos estos profesionales tan diversos y tan grandes en su labor, que se enfrentan cada día a este drama para protegernos”, afirmó.
“Es una Semana Santa distinta, hay un desagravio distinto y estamos recibiendo la mejor lección que nos dan estas personas que están ahí procurando que salgamos adelante y lo que tenemos que hacer es quedarnos en casa”, manifiesta Calderón, que asegura que es el momento de que todos estemos juntos, de que entre todos levantemos España y “podamos salir de esta experiencia que sin duda nos va a enseñar a hacer y valorar las cosas de otra manera”.