www.melillahoy.es
Algunos miembros de la Junta Joven se conectaron de forma telemática para leer la carta
Algunos miembros de la Junta Joven se conectaron de forma telemática para leer la carta

La Junta Joven pide a la Soledad que siga velando por las personas que ponen en riesgo sus vidas para luchar contra el coronavirus

Algunos de los integrantes se conectaron el Viernes Santo de forma telemática para leerle una carta como cada año

domingo 12 de abril de 2020, 04:00h
Cada Semana Santa, un integrante de la Junta Joven de la Cofradía del Cristo de la Paz y de Nuestra Señora de la Soledad, escribe y lee una carta cuando el trono llega al callejón de la Soledad. Para no perder esta tradición, algunos jóvenes se conectaron el Viernes Santo de forma telemática para pedirle a la Señora de Melilla que siga velando por las personas que día a día ponen en riesgo sus vidas para luchar contra el coronavirus.
La Junta Joven de la Cofradía de la Soledad expresaba el pasado Viernes Santo su “más profunda tristeza” porque la crisis sanitaria del COVID-19 ha impedido que puedan leer la carta en el callejón, aun así, quisieron dirigirle algunas palabras con el corazón de la Cofradía “en el puño”.

Cada año, los jóvenes preparan con “ilusión y cariño” la alfombra que humildemente ofrecen para que Melilla entera pueda mecer a la Señora de Melilla en su callejón. En medio del silencio de la noche, señalan que hay un momento en el que el sonido de las perchas anuncia la llegada de la Soledad a toda una ciudad “deseosa de verte pasar por sus calles, únicamente iluminadas por la luz de las velas”.

En la carta de este año, indican que este año el Viernes Santo ha sido diferente porque a la hora de salida de la Virgen, la Avenida estuvo vacía, no se dio luz a esa Soledad, que “tanto necesitamos en estos momentos”. “Desde lo más profundo y en el calor de nuestros hogares, estaremos contigo acompañándote, dando los aldabonazos para tu salida procesional, iluminaremos nuestro salón, pondremos el incienso de pasión y escucharemos contigo la saeta antes de entrar en el callejón”, sostienen.

Los jóvenes están acompañando a su Madre y dejan claro que “no estás sola y hoy más que nunca necesitamos que sigas velando por nosotros y por todos los que, día a día, ponen en riesgo sus vidas para afrontar este momento tan difícil, por los enfermos, los ancianos y por todos aquellos que tienen que afrontar este tiempo lejos de sus seres queridos; protégeles con tu manto y ampáralos”.

Por ello, ruegan que siga guiándoles en el camino y les dé las fuerzas necesarias “para levantarnos al igual que lo hacen tus portadores en el templo cada año cuando llega la hora de tu recogida”.

La Junta Joven quiere darle las gracias a la Virgen de la Soledad, por ayudarles, protegerles y escuchar sus suplicas además de “por ser nuestra esperanza y nuestro más humilde consuelo, por hacernos participes de la infinidad de tu amor, ese que solo una madre puede dar”.