www.melillahoy.es

Los componentes de la Comandancia le agradecen estos cuatro años en los que ha dejado una “imborrable huella”

El general Ángel González del Alba Baamonde se despidió con un beso de la bandera de España
El general Ángel González del Alba Baamonde se despidió con un beso de la bandera de España

El general 2º jefe de la COMGEMEL, Ángel González del Alba Baamonde se despide de la bandera de España

miércoles 22 de abril de 2020, 04:00h
Con motivo de su próximo pase a la reserva y en su último día en activo, el general Ángel González del Alba Baamonde, mediante un sencillo y emotivo acto, ha plasmado con un beso en la bandera del Grupo de Regulares de Melilla nº 52 su despedida de Comandancia General de Melilla. Los componentes de la COMGEMEL le agradecen estos cuatro años en los que ha dejado “una imborrable huella por su impecable trabajo”.
El general de Brigada de Infantería, Ángel González del Alba Baamonde, ingresó en la Academia General Militar (Zaragoza) en el año 1980, formando parte de la XL Promoción. A lo largo de su dilatada carrera militar ha compaginado destinos, tanto en unidades de la Fuerza como en el Cuartel General del Ejército y en el Cuartel General de la Comandancia General de Melilla, su último destino en activo. Además, fuera de nuestras fronteras ha participado en misiones internacionales, así como formando parte de un grupo de trabajo de la OTAN. Entre sus cursos y diplomas destacan el de Mando de Unidades Paracaidistas, Estado Mayor, NAMSA International Cooperation in Logistics (Luxemburgo) y Alta Gestión de Infraestructura y Recursos Patrimoniales.

En sus palabras de despedida ante el comandante general de Melilla, el general ha destacado la satisfacción del deber cumplido y el orgullo que suponen para él el haber trabajado por España durante 40 años de servicio activo en las Fuerzas Armadas, años en los que no ha dejado de aprender de sus jefes, compañeros y subordinados.

Todos los componentes de la COMGEMEL expresan su agradecimiento al general del Alba por sus cuatro años como general 2º jefe, en los que ha dejado “una imborrable huella por su impecable trabajo y por su constante preocupación por el estamento militar y por la ciudad de Melilla”.