www.melillahoy.es
El salto a la valla se produjo el 6 de abril y los inmigrantes han estado 14 días guardando cuarentena
Ampliar
El salto a la valla se produjo el 6 de abril y los inmigrantes han estado 14 días guardando cuarentena

Los 55 inmigrantes que saltaron la valla superan la cuarentena e irán al CETI

La medida dejará casi sin efecto la “descongestión” que se había logrado con la salida de dos grupos

viernes 24 de abril de 2020, 04:00h
Los 55 inmigrantes de origen subsahariano que saltaron la valla el pasado 6 de abril han pasado su periodo de cuarentena de 14 días en una zona acotada y habilitará y está previsto que sean trasladados al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI).

A preguntas de los periodistas, el consejero de Salud Pública, Mohamed Mohamed Mohand, explicó que la situación de estas personas “es buena” y siguen en la zona que se habilitó para ellos en las inmediaciones del Complejo V Pino para que guardaran la cuarentena.
Con el traslado de estos inmigrantes al CETI, prácticamente quedará sin efecto la salida de dos grupos de inmigrantes hacia la península que se empezó a materializar ayer con el traslado de 51 personas y continuará la semana que viene con otras 21.
El objetivo del Gobierno con la salida de esos dos grupos era aliviar la ocupación del CETI, que se encuentra por encima del doble de su capacidad máxima con casi 1.700 personas, si bien la próxima acogida de los 55 inmigrantes que saltaron la valla tras superar la cuarentena supone una reducción real de la ocupación en 17 personas.

Mohand busca que Migraciones pague la acogida de los marroquíes

Respecto a los más de 350 marroquíes atrapados en Melilla por el cierre de los pasos fronterizos con Marruecos, Mohand dijo que la Ciudad Autónoma los mantendrá acogidos en la Plaza de Toros para darles “un suelo, un techo y alimento”, pero insistió en la necesidad de abrir un pasillo humanitario para que puedan retornar a su país.
El consejero señaló que a estas personas se les ha preguntado si tienen previsto ayunar durante el mes sagrado de Ramadán para ofrecerles un menú diferente, al igual que se hace en el comedor social San Francisco.
Mohand reconoció que la acogida de estas más de 350 personas supone “un gasto importante” para la Ciudad Autónoma, que no especificó, si bien dijo que está en conversaciones con el Ministerio de Migraciones para intentar que se haga cargo de dicho coste.