www.melillahoy.es
Vivas y De Castro
Ampliar
Vivas y De Castro

Discrepancias entre los presidentes de Ceuta y Melilla, uno en contra y otro a favor de abrir la frontera con Marruecos

Además, el presidente ceutí anuncia que acudirá el jueves a la reunión del Senado para pedir al Estado mayor compromiso con la ciudad por la crisis que padece

sábado 25 de abril de 2020, 04:10h
Los presidentes de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla discrepan sobre la oportunidad de que se abran los puestos fronterizos con Marruecos tras el levantamiento del estado de alarma, y es que mientras Juan Vivas es partidario de alargarlo hasta que se alejen todos los riesgos sanitarios buscando que el Estado español compense los efectos de la crisis en la ciudad, el presidente melillense, Eduardo de Castro mantiene que “si no hay intercambio comercial, el comercio melillense desaparecerá”.
El presidente del Gobierno de Ceuta, Juan Vivas (PP), ha anunciado que la semana que viene se desplazará hasta Madrid para participar de manera presencial en la reunión de la Comisión General de las Comunidades Autónomas que acogerá el Senado el jueves. "No es un viaje cómodo, pero acudiré", ha justificado, "porque es la Cámara de representación territorial y porque es una oportunidad para poner de manifiesto cómo está viviendo Ceuta el drama nacional de la COVID-19 y cuál es la respuesta que necesitamos, ajustada a los principios constitucionales, de los poderes públicos del Estado".

El líder del Ejecutivo autonómico ha recordado que la ciudad autónoma está sufriendo un doble varapalo económico sin precedentes: el generado por la crisis sanitaria del coronavirus, que ya ha dejado a uno de cada tres trabajadores del sector privado sin empleo a través de más de casi mil ERTE, y el causado desde verano "por el desplome comercial producido por el bloqueo practicado por Marruecos en la frontera".

Mayor presencia estatal
"Necesitamos una frontera homologable al resto de las exteriores de la UE y que nuestra estructura económica y nuestro empleo no dependan de decisiones que se puedan tomar al otro lado de ella", ha resumido Vivas, que también llevará a la Cámara Alta su reivindicación de que el Estado "refuerce" su presencia en la ciudad y "garantice" todos los recursos "para el sostenimiento de los servicios públicos" que actualmente se nutren de transferencias del Estado "con el fin de que no dependan de la voluntad política del gobierno de turno".

El presidente de Ceuta ha asegurado que espera que el Ejecutivo de Pedro Sánchez "rectifique" en lo que a su relación con la ciudad se refiere en asuntos como el pago de convenios como los no abonados en 2019 para la cofinanciación de la desalación de agua y el impacto del hecho fronterizo. A la Administración General del Estado le ha vuelto a reprochar también que no se haya hecho cargo "directamente" de atender a los más de 300 inmigrantes menores y adultos marroquíes que han sido recluidos en dos polideportivos con un coste superior a 10.000 euros diarios.

Vivas ha apostado por seguir comprando test rápidos de coronavirus para hacer pruebas "masivas" en la fase de desescalada del confinamiento y ha reclamado al Ministerio del Interior que prolongue "más allá del 15 de mayo" el cierre del paso fronterizo del Tarajal hasta constatar cómo evoluciona la pandemia "en el conjunto del país, en Ceuta y en Marruecos".
"No cabe duda de que la capacidad de respuesta sanitaria de España es notablemente superior a la del país vecino y es lógico suponer que, si en Marruecos hubiera una propagación no deseable de la epidemia, quien está cerca y puede venir aquí tenga la inclinación natural de hacerlo, lo que nos crearía un problema considerable en la capacidad de respuesta del Hospital Universitario", ha advertido.

Melilla, a por la apertura
El presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla, Eduardo de Castro, en su última comparecencia, y a preguntas de los periodistas, dejó claro que su postura es que, tras el levantamiento del Estado de Alarma, la frontera con Marruecos “no debe permanecer cerrada porque si no hay intercambio comercial, si no hay quién venga a comprar y podamos vender, el comercio desaparece”.
“No se pueden cerrar las fronteras. Los países tienen que convivir y ser solidarios entre ellos, y hacer intercambios de personas y bienes, de forma controlada, en una frontera normalizada que es lo que sería lo deseable. No es bueno para la economía de la ciudad cerrar a cal y canto la frontera”, apostilla.