www.melillahoy.es

Esta banda sigue creciendo cada día y se ha marcado el objetivo de poder llegar a 20 músicos a finales del 2020

Parte de los músicos que forman parte de Jazzbanor interpretando la canción L.o.v.e
Parte de los músicos que forman parte de Jazzbanor interpretando la canción L.o.v.e

La Jazzbanor ameniza el confinamiento grabándose en vídeo tocando una versión de ‘L.o.v.e’ desde casa

domingo 26 de abril de 2020, 04:00h
La Jazzbanor, un grupo de jóvenes de entre 13 y 16 años de la Asociación Banda de Música, Orquesta Sinfónica y Coro “Ciudad de Melilla” (Asbanor), está amenizando los días de confinamiento tocando desde casa una versión de la canción ‘L.o.v.e’ de Nat "King" Cole. Esta iniciativa surge para que tanto ellos como los melillenses pasen esta situación de una forma más amena y entretenida. Desde que se creó la banda hace unos meses para las XXIV Jornadas de Jazz ‘ sigue creciendo cada día con el objetivo de poder llegar a ser 20 músicos a finales del 2020.
Salvador Bellido, director del grupo Jazzbanor, explicó a este Diario que esta iniciativa de grabar un vídeo tocando juntos desde casa surge para pasar esta crisis sanitaria de una forma más amena y entretenida.

En cuanto a la complejidad del vídeo, señaló que cada músico tiene un metrónomo para llevar el mismo tiempo, pero ha sido un “poco complicado” y tiene mucho trabajo detrás por el tiempo y la afinación.

Aseguró que el resultado ha quedado “muy natural” que era lo que intentaban, que los jóvenes se lo pasaran bien y tocasen desde casa. También, quiso agradecer a Quino López y Chicha Carmona la colaboración desinteresada en este proyecto.

La Jazzbanor está formada por jóvenes de 13 a 16 años como Adrián Gallego, Adriana Bellido, Ángela Casaña, Claudia Bellido, Dunia Martínez, Ian Gavilanes, Miriam Criado, Rebeca Araguez y Sergio Rincón, aunque en el vídeo faltan Víctor García, Jesús y Paula Gimena, que por cuestiones técnicas no pudieron aparecer en el vídeo, pero que participarán en este proyecto en el futuro.

Bellido contó que la banda se creó hace unos meses y su debut tuvo lugar en la inauguración de las XXIV Jornadas de Jazz de la Uned.

El objetivo, dejó claro que es llegar a 20 músicos a final de año, nutriéndose de músicos de la banda joven de la asociación Asbanor, que poco a poco irán integrándose y llenar Melilla de música por la calle cuando esto acabe y las circunstancias lo permitan.

Sobre cómo se formó el grupo, respondió que, personalmente, le gusta mucho el jazz, pero “no como lo entiende la gente de mucho ruido y muchas notas, para mí el jazz es la libertad que te da poder mezclarlo, improvisación, estado anímico, es un cúmulo de circunstancias y la libertad de hacer casi lo que te da la gana dentro de unos patrones”.

Antes del confinamiento, explicó que la banda estuvo tocando a finales de febrero en la calle porque cree que es “la manera más cercana de llegar al público, de forma espontánea y nuestra ilusión era seguir tocando por el centro algunas mañanas”.

El director de Jazzbanor aclaró que la intención es que se centren en el jazz, aunque es bastante amplío. “Siempre digo que el jazz es una salsa que combina con muchos estilos, latín jazz, funky jazz, blues, el estilo de Nueva Orleans, el rock, pop, todo tiene una esencia común que es el jazz”, concluyó.

25º Aniversario Jornadas de Jazz
El director del grupo Jazzbanor, Salvador Bellido, expuso que lleva 20 años haciendo jazz ya que empezó gracias a las Jornadas de Jazz que realiza todos los la Uned y a las que quiso unirse casi desde el principio. Aunque, afirmó que sigue colaborando con ellos, aprendiendo día a día y se considera un alumno debido a que los propios jóvenes son los que les están dando “mucha experiencia”.

Cuando acabe el estado de alarma, insistió en la idea de seguir tocando en las calles, que los melillenses vean que hay cultura en la ciudad y más adelante para diciembre llegar a ser una banda más grande. También, hizo hincapié en que quieren hacer algo especial para el 25º Aniversario de las Jornadas de Jazz porque es el sitio donde comenzó y porque “se lo debo a Ángel Castro y a todos los colaboradores que les tengo un gran aprecio”.