www.melillahoy.es

La práctica totalidad de los adolescentes acogidos en Purísima eligen cumplir con el mes del ayuno

Menores de Purísima desean un feliz Ramadán
Menores de Purísima desean un feliz Ramadán

El centro ha cambiado para ellos el horario del servicio de comedor y les ofrece incluso un último tentempié para cerrar la noche

domingo 26 de abril de 2020, 04:07h
El viceconsejero del Menor y la Familia, Abderrahim Mohamed, explica que la práctica totalidad de los adolescentes acogidos en el Centro de Purísima han decidido “por propia voluntad” cumplir con el ayuno marcado en el sagrado mes del Ramadán para los musulmanes. Indica que el centro, que mantiene los horarios del comedor para los que no ayunan, facilita a estos jóvenes poder llevar a cabo la ruptura diaria. Según el viceconsejero, durante el mes de Ramadán “la conflictividad se reduce a la mitad”.
Ayer sábado la comunidad musulmana melillense inició el mes sagrado del Ramadán que se prolongará hasta el 24 de mayo aproximadamente, con el condicionante añadido del confinamiento dictaminado por el estado de alarma para combatir la expansión del coronavirus. Este hecho impedirá a los fieles poder acudir a las mezquitas a rezar o disfrutar de las largas noches visitando a familiares y amigos, practicando deporte o acudiendo a cafetines a tomar un té y compartir unos juegos de mesa.

Centro de menores
El Ramadán, con las especificidades de este año tan atípico, también ha llegado a los centros de protección dependientes de la Ciudad Autónoma, como señala el viceconsejero del Menor y la Familia, el cepemista Abderrahim Mohamed. En declaraciones a este Diario, el político indica que el mayor número de jóvenes tutelados que llevarán a cabo el ayuno se sitúa en el Centro de Purísima y también en el nuevo centro provisional de Rostrogordo. “En el centro asistencial no serán muy numerosos porque son niños pequeños y tampoco en Divina Infantita. En Purísima lo han decidido la práctica totalidad, como en Rostrogordo”, indica.

El viceconsejero aclara que esta es una decisión que toman libremente los propios adolescentes. “Nosotros no influimos de ninguna forma. Les consultamos y preguntamos quiénes han decidido ayunar para establecer los menús que debe elaborar la cocina y fijar los horarios del comedor”, detalla.
“No todos deciden ayunar. Solo está indicado en adultos y jóvenes a partir de los quince años, pero es algo voluntario. En el centro los pequeños, los de once o trece, que son unos 25 no tienen que hacerlo, pero hay alguno que otro que quiere intentarlo y no les ponemos problemas. Por eso contamos con un horario normal de comidas para los que no hagan ayuno, con su desayuno, comida, merienda y cena, y después un horario especial para el resto”, manifiesta el viceconsejero.

Horarios y menús
El menú en estas fiestas respeta la tradición en cuanto a los platos tradicionales que se suelen consumir en los hogares de familias de religión musulmana. Así, a diario, tras la ruptura sobre las nueve de la noche, se ofrece harera, dátiles, chebakía, huevos duros y pañuelos, aparte de zumos y leche. Esto se completa cada día de la semana con un plato principal más, como carne en salda con patatas fritas los lunes, muslos en salsa con patatas el martes, merluza en salsa el miércoles, hamburguesas el jueves, albóndigas, el viernes, pez espada el sábado y tallin de carne el domingo.

El comedor de Purísima también facilita a los jóvenes que cumplan con el Ramadán, un menú para el suhur, la comida previa al inicio del ayuno, que incluye yogures, natillas, zumos, magdalenas, así como un primer plato, como por ejemplo panini con queso los lunes, atún con tomate los martes y sábados, bocadillo de mortadela los miércoles y domingos, tortilla de patatas los jueves y empanada de atún los viernes.

El horario de la cena coincide con la ruptura del ayuno y el suhur se suministra sobre las doce de la noche, porque ninguno prefiere esperar a las cinco de la madrugada. Después, se les deja como una hora de asueto antes de ir a dormir. “Lógicamente no se levantan a la ocho de la mañana, sino a las nueve y media y van a la cama como muy arte a la una, porque el resto a media noche ya están durmiendo. Los horarios hay que respetarlos porque es como funciona el centro”, apostilla el viceconsejero.

Actividades
Según Abderrahim Mohamed, no hay una programación de actividades especial para el mes de Ramadán en los centros de acogida, sino que se mantienen las habituales, que se han reforzado a tenor del confinamiento, aunque reconoce que disponer de un patio grande, como ocurre en Purísima y Rostrogordo, hace posible que puedan practicar deporte.

Los juegos de mesa es algo que también se ha visto y verá reforzado durante estas semanas, y así tener entretenidos a tanto adolescente. “Los monitores los animan a practicar deporte de forma divertida, sin olvidar los talleres formativos y también los juegos de mesa que tanto les gustan”, indica.

Mejora del comportamiento de los menores durante el Ramadán
Indica Abderrahim Mohamed que estos jóvenes tutelados que deciden seguir el mes de Ramadán, lo hacen cumpliendo una tradición que han visto en sus hogares y por eso no son pocos los menores que quieren imitarlos y lo intentan también. Asegura que, durante este mes, se produce un claro cambio en el comportamiento de los acogidos. De hecho, señala que “hay muchos que durante este tiempo deciden dejar de fumar, utilizando este periodo como la mejor época para poner en práctica una terapia de deshabituación”.

Otra consecuencia directa es que “la conflictividad se reduce a la mitad durante el mes de Ramadán, y los chicos están como más apaciguados, su comportamiento mejora, son más receptivos, y claro que hay problemas, pero son menos, y es que hay una especie de amor fraternal que ayuda a ello”, indica.

Los traslados a Rostrogordo bajan la ocupación en centro Purísima
Por otra parte, y en cuanto a la ocupación actual, apuntó Mohamed que el centro Purísima ha bajado de los más de 900 residentes a los 694 menores acogidos en estos momentos, gracias al traslado de 144 al centro temporal del Fuerte de Rostrogordo, y también a que algunos han cumplido la mayoría de edad.

Añade el viceconsejero, antes las voces críticas que hablan de que en Purísima no se cumplen las normas de separación entre personas, que con un volumen tal de residentes es complicado, pero que estos chicos llevan, como el resto de los melillenses, cinco semanas de cuarentena, es decir, que están aislados del resto de la ciudad y apostilla que hasta ahora no ha habido ningún caso positivo.

Salidas
Por último y ante el anuncio del Gobierno de que los menores podrán salir a la calle a partir de hoy domingo durante una hora cumpliendo una serie de requisitos, reconoce que será difícil que se pueda poner en práctica en los centros de acogida “porque la casuística melillense es diferente y sería complejo poder llevarlo a cabo”, aunque añade que se estudiarán fórmulas.