www.melillahoy.es

BALONCESTO-FEDERACIÓN

Jordi Ribas es el técnico ayudante de Alejandro Alcoba en el Club Melilla Baloncesto
Jordi Ribas es el técnico ayudante de Alejandro Alcoba en el Club Melilla Baloncesto

Jordi Ribas: “El técnico ayudante debe tener la capacidad de pensar como si fuera el entrenador principal”

Las funciones y roles que he desempeñado esta temporada hay que dividirlas en cuatro aspectos, general, semanal, sesión y partido”, afirma el segundo entrenador del Club Melilla Baloncesto

martes 28 de abril de 2020, 04:00h
La Federación Melillense de Baloncesto inicia su segunda semana de publicaciones, con la colaboración en esta ocasión de Jordi Ribas, entrenador del Club Melilla Baloncesto, con un interesante artículo sobre el rol y las funciones del técnico ayudante en la LEB Oro. El técnico catalán, de 45 años de edad, es entrenador superior de baloncesto desde el 2000, con más de 25 años de experiencia en los banquillos, desde la base hasta la categoría senior, tanto en equipos masculinos como femeninos, y desde hace 10 años trabaja para clubes profesionales de la LEB de nuestro país, aunque también ha entrenado en Alemania, en la categoría Pro B.
Jordi Ribas destaca por su gran trabajo en las canteras de JAC Sants, C.B. L´Hospitalet y F.C. Barcelona, mientras que a nivel profesional ha trabajado en el R. Wedel (Alemania), C.B. Prat y Club Melilla Baloncesto, además de ser profesor de los distintos cursos de entrenadores en Cataluña y Melilla.
El técnico catalán afirma que una de las mayores responsabilidades de la figura del entrenador ayudante “es conseguir ser la balanza del equipo, con capacidad para pensar como si fuera el entrenador principal y sentirse con total confianza como para poder transmitirlo así al Head Coach, observando las fortalezas y debilidades, tanto individuales como grupales, de todos los componentes del equipo (jugadores y staff)”.
De igual modo, indicó que el técnico ayudante desempeña diferentes funciones y roles dentro del staff que viene diseñadas por varios factores: Trabajos delegados por el entrenador principal, nivel de recursos del propio club y equipo, y capacidades del entrenador ayudante.
En este sentido, explicó las funciones y roles que ha desempeñado como entrenador ayudante esta temporada en el Club Melilla Baloncesto, dividiéndola en cuatro aspectos, general, semanal, sesión y partido.

General
Colaboración con el diseño táctico: Defensivo y Ofensivo. “Al inicio de la temporada, el entrenador jefe parte con una idea de juego ofensiva y defensiva, haciendo partícipe al técnico ayudante, solicitándole su colaboración en el diseño de ambas facetas”. Durante la temporada se puede ir modificando “esa idea original y es bueno estar en alerta constante para ser capaces de modificar o no dichas situaciones tácticas, aportando al entrenador jefe soluciones, nuevas defensas del bloqueo directo, del poste bajo, etc… y ataques que nos puedan dar más rendimiento en el juego (saques de banda, ataques contra zona, etc…)”, subrayó.
Participación en el diseño y evaluación de las sesiones: Objetivos y Tareas. “Según el momento de la temporada, el equipo tendrá unos objetivos u otros. Es por ello, que al inicio de cada sesión exista una pequeña reunión de aquellas tareas que se debería trabajar y con qué objetivos. En mi caso llevo un control semanal de las tareas que buscábamos realizar con lo que se ha realizado cada sesión”, y así poder comunicarle al entrenador jefe aquellas tareas que faltan “por completar para alcanzar los objetivos estipulados”.

Semanal
Obtención y generación de informes de estadística avanzada de la Liga. “Cada vez, la estadística avanzada es más importante y nos da mucha información, y desde hace varios años he confeccionado una base de datos que nos facilita toda la información referente a cómo está siendo la competición (posesiones, % de rebotes, eficiencia de tiros, uso de cada jugador en los sistemas, etc…). De ahí, saco un informe del nivel de la Liga y de cada uno de los equipos que lo comparto con el entrenador jefe”, significó Jordi Ribas.
Entrega de videos: Prepartido Individual y Colectivo. “Durante la semana anterior al partido, voy realizando los cortes y edición de los vídeos del rival. Así, el primer día del microciclo correspondiente podemos comentar en una pequeña reunión cuáles son las características del rival, tanto colectivas como individuales”.
Realización y exposición de videos al equipo. “Durante el microciclo destinamos 3 días para proyectarles al equipo diferentes vídeos del rival (defensa, ataque e individuales), en los que me encargo de realizarlos y exponerlos, no debe exceder de 8’ cada uno”.
Realización de informe de Scouting del rival: Individual y Colectivo. “Aprovechamos todos los datos del rival, que a principios del microciclo lo colgamos en el vestuario para que los jugadores se vayan familiarizando con el rival”.
Exposición de vídeos Pospartido Individual. “Una vez finalizado nuestro partido realizo los correspondientes cortes de los jugadores de nuestro equipo para que durante la semana pueda mostrárselo (tanto las cosas ofensivas como defensivas que hacen bien y que han de mejorar). Estos vídeos también me sirven para anotarme aquellos aspectos técnicos, en el que cada jugador deberá trabajar durante una programación individualizada en los microciclos siguientes”.
Planificación y diseño de las sesiones individuales del jugador. “Cada uno tiene un programa individual de mejora (técnico-físico) y en cada semana programamos quiénes y cuándo van a realizarse los entrenamientos individuales para trabajar dicha mejora”.

Sesión
Calentamiento: Shot & Rythm. “Una vez que el preparador físico ha realizado el calentamiento general de la sesión, es mi turno para dirigir la parte más específica del calentamiento con dos ejercicios que nos han de servir para acabar de ponernos a tono para el entreno, tanto a nivel de toma de contacto con los aros como con el campo abierto, han de ser 3 ejercicios que nos acerquen al dinamismo de la sesión”.
En pista: Objetivo específico de la sesión y Control de rotaciones. “Cuando la sesión ya está preparada para iniciar el bloque que hará referencia a los objetivos planteados, mis funciones son varias, la más importante es fijarme en los objetivos opuestos a los del entrenador jefe. De este modo, nos aseguraremos que el trabajo del equipo es completo. También es importante la rotación de los jugadores que están en pista realizando los ejercicios (por quintetos, por interés de un trabajo concreto, por prevención de lesiones, por control de las cargas, etc…)”.
Puntualizar detalles individuales. “Si algún jugador necesita refuerzo táctico o hay que estar más pendiente de algún detalle de los jugadores, ese es el momento para comentárselo”.
Voz en Off al Head Coach. “En ocasiones me acerco al entrenador jefe para recordarle diferentes aspectos que habíamos comentado en la reunión previa a la sesión como duración de la sesión, tareas que no hemos realizado aún, variación de algún detalle, etc…”.

Partido
Sesión shoting game. “Cuando el partido se juega por la tarde/noche realizamos una sesión de tiro por la mañana, previa al partido de ese mismo día. Disponemos de 60’, en los que la primera parte se encarga el PF del calentamiento global e inmediatamente le sigo yo con varios ejercicios que corresponden a tres bloques: ejercicio de ritmo con pases, tiro competitivo por equipos tiro por parejas. Si el partido se juega por la mañana dicho entrenamientos sería el día anterior por la tarde”.
Calentamiento específico. “En el partido hacemos un calentamiento previo a la charla de vestuario y me encargo de realizar ejercicios específicos de pista en dos bloques, a los exteriores y a los interiores. Mientras que yo estoy con un grupo, el PF está con el otro”.
Reunión post charla prepartido: Últimos detalles y quintetos. “Una vez que los jugadores se van del vestuario para realizar una activación previa a la rueda de entradas, me reúno 5’ con el entrenador jefe para comentarle los últimos detalles y refrescar algunos aspectos del plan de partido. También le dedicamos tiempo a acabar de confeccionar el quinteto inicial”.
Observar si el plan de partido se está llevando a cabo. “Cuando ya se ha iniciado es muy importante que todas las cosas que vayan sucediendo o podamos anticiparnos se las voy comentando al entrenador jefe para que pueda tomar mejores decisiones”.
Valoración a mitad de partido: Sensaciones, Alternativas y Datos. “En el descanso, los jugadores entran al vestuario y el staff nos quedamos en el pasillo 3’. Mi función principal es comentar sensaciones de lo que estamos haciendo bien y mal y proporcionar datos al entrenador jefe sobre lo recogido en los 2 primeros cuartos”.
Acompañar al Head Coach a la rueda de prensa post partido (Impresiones), aunque antes “hay que facilitarle los datos e impresiones de cómo he visto el encentro, por si puede ayudarle en su visión del mismo”.
Soporte métrico de posesiones individuales y de equipo (ritmo de partido). “Al finalizar la rueda de prensa, estoy unas dos horas aproximadamente, introduciendo todas las métricas anotadas durante el partido para poder tener una estadística específica de todas las acciones realizadas por todos los jugadores que han estado en pista”, concluyó el entrenador ayudante del decano.