www.melillahoy.es
El confinamiento en casa, debido al COVID-19, ha provocado el aumento del consumo de agua en Melilla
El confinamiento en casa, debido al COVID-19, ha provocado el aumento del consumo de agua en Melilla

Melilla duplica la media española de la tasa de consumo de agua

Desde la organización ecologista se lamenta que los responsables de la gestión del agua no hayan recomendado el ahorro de la misma

miércoles 29 de abril de 2020, 04:00h
Por ello, Guelaya-Ecologistas en Acción en Melilla exige a la Ciudad Autónoma y a todas las administraciones públicas “un plan de ahorro de agua urgente que permita el abastecimiento las 24 horas de agua, justamente ahora que es más necesaria que nunca porque los 5.000 m3 diarios de más no se van en lavarse las manos”.
La Consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad, desde que comenzó la pandemia del coronavirus COVID-19 a afectar a España y a Melilla, ha anunciado un aumento progresivo del consumo de agua en la ciudad, primero de 3.000 a 4.000 m3 diarios y recientemente de 4.000 a 5.000 m3, pasando de un 10 a un 15% de aumento.
Este aumento se ve, contrariamente, acompañado de una disminución de la población que trabaja en Melilla, debido al confinamiento con la Península y al cierre de la frontera con Marruecos, con miles de personas menos, además del cierre de comercios, de centros educativos y de instalaciones deportivas, que consumen grandes cantidades. Y pese a ello, sigue incrementándose el consumo de agua de un 10% en marzo al 15% a finales de abril.
Guelaya-Ecologistas en Acción en Melilla mostró su preocupación por este aumento y se lamenta de “no haber escuchado aún ni una sola palabra de los responsables de la gestión del agua de la Ciudad Autónoma, recomendando el ahorro de la misma”.
Asimismo, desde esta organización recordaron que “la tasa de consumo de agua en Melilla es cercana a los 400 litros/ habitantes/día con toda la actividad de la ciudad a pleno rendimiento. Y la media española es inferior a 200 litros/habitante/día”, por lo que su conclusión es que “en Melilla gastamos más del doble de agua que cualquier familia española”, recalcaron.
Guelaya-Ecologistas en Acción recordó que “todas las soluciones que se han aportado, históricamente, han sido orientadas hacia el aumento de oferta ante el aumento de demanda. Pasamos a tener desaladora para poder tener agua 24 horas y agua de calidad para beberla”.
También apuntaba que, “con el aumento de población que la ciudad ha tenido en los últimos 20 años, los recursos hídricos disponibles se han ido quedando pequeños hasta el punto de comenzar otra vez a tener problemas para el abastecimiento las 24 horas de agua a toda la población” y las medidas para resolver el problema, como indicaron “siguen siendo las mismas que no han funcionado en medio siglo, aumentar la oferta de agua ampliando la desaladora, seguir sacando agua de pozos exhaustos con acuíferos sobreexplotados históricamente. La lucha contra las fugas están dentro de lo adecuado, en un 20%, o se elevan el 30% o más, sin que nadie sea capaz de afirmar dónde se gasta el agua y dónde se pierde”, aseguraron.
De igual modo, se lamentaron de que se riegue con agua potable el Parque Forestal, la Granja Escuela y los viveros de Thaler, a pesar de que, según esta organización, “existen alternativas técnicas para ello”. Igualmente denunciaron que se riegue el campo de golf “con agua de pozo” y que se mantenga “el proyecto de reutilizar aguas terciarias para riego del parque Hernández durante años y años sin funcionar”.
Asimismo, se insta a que se ponga en marcha “un plan de ahorro que nos permita un ahorro del 10% suficiente para garantizar el suministro a la población hasta que, con suerte, dentro de 3 años funcione la ampliación de la desaladora. Ni siquiera un contrato menor para que una empresa especializada con experiencia diga cuándo y cómo podemos ahorrar agua”.
Por todo ello, Guelaya Ecologistas en Acción en Melilla exige a la Ciudad Autónoma y a todas las administraciones públicas “un plan de ahorro de agua urgente que permita el abastecimiento las 24 horas de agua, justamente ahora que es más necesaria que nunca porque los 5.000 m3 diarios de más no se van en lavarse las manos”, consideraron.