www.melillahoy.es

Su presidente Chakib Mohamed avisa que abrir el 30% de sus terrazas solo servirá para “perder dinero”

Una de las terrazas de la ciudad antes de decretarse el estado de alarma
Una de las terrazas de la ciudad antes de decretarse el estado de alarma

La Hostelería de Melilla advierte que las medidas de desescalada del Gobierno quieren llevar al sector “al matadero” y anuncia movilizaciones

La Asociación cree que en la ciudad se debería de pasar a la fase 3 con las medidas de prevención e higiene necesarias

jueves 30 de abril de 2020, 04:22h
El presidente de la Asociación de Hosteleros de Melilla, Chakib Mohamed, explicó a este Diario que es inviable el plan de desescalada para el sector presentado por el Gobierno nacional y que si abren con un aforo máximo de terrazas del 30% solo servirá para “perder dinero”. Señaló que la mayoría de terrazas tienen de media unas 10 mesas, por lo que, supondría abrir con sólo dos. Además, creen que en la ciudad se debería de pasar en un tiempo prudencial directamente a la fase 3 con las medidas de prevención e higiene necesarias.
A partir del día 11 de mayo las terrazas podrán abrir (no así el servicio en el interior del local) pero respetando un aforo máximo del 30%. Desde el sector señalan que esta medida es “inviable” de cumplir porque las necesidades que tienen “son infinitas y abrir supone perder mucho más dinero, para ello preferimos estar en casa hasta que la situación se normalice”, señaló Chakib Mohamed, presidente de la Asociación de Hosteleros de Melilla.

Dejó claro que la fase 1 del plan de desescalada para el sector hostelero presentado por el Gobierno central de reducir la ocupación al 30% en las terrazas será decisión de cada empresario, pero la mayoría de hosteleros aseguran que “para perder dinero no piensan abrir”.

Mohamed detalló que solo con el coste de los trabajadores y acabar con los ERTE supone el 40% del gasto que no se factura, además “de que podrán ser entre 500-600% de pérdidas en la caja y el correspondiente endeudamiento”.
“Si facturamos cien euros, ponemos 500 euros de gastos, perdemos 15.000 euros y nadie quiere perder este dinero mensualmente, limitaciones de horario, etc”, sostuvo.

El presidente de la Asociación apuntó que como cada municipio tendrá que diseñar un plan en “tiempo y forma”, gracias a la situación geográfica de Melilla y la incomunicación por tierra, mar y aire, el número de contagiados y cómo ha afectado la pandemia del COVID-19, en un tiempo prudencial se podría pasar directamente a la fase 3.

Remarcó que se debe de tener en cuenta que se está celebrando el Ramadán y hay menos consumo en la ciudad.

También, expuso que, en la fase 2 la mayoría de locales tienen de media unas 10 mesas, a no ser que sean establecimientos de eventos, por lo que, respetando el aforo establecido, supondría abrir con sólo tres.

Asimismo, Mohamed destacó que en Melilla existe una particularidad respecto a sus hábitos y formas ya que, por ejemplo, en el centro y el barrio del Real se trabaja de forma distinta. Por ello, insiste en que necesitan que haya un contacto directo con la Administración para que diseñe un plan, hacerles llegar cuáles son las formas de vida, costumbres y zonas de la ciudad.

El presidente de la Asociación de Hosteleros cree que lo mejor es esperar hasta la fase 3 “antes que perder dinero” para que se normalice todo, que la población se quede en la ciudad supondrá un aumento en el consumo además de que tienen que esperar que la sociedad se habitúe, que respeten las normas de higiene y se vayan acostumbrando a volver a salir.

“Hay que hablar de las medidas de higiene”
En cuanto a si se han hablado con el Gobierno, el presidente de la Asociación de Hosteleros indicó que están esperando a que se pongan en contacto con ellos para diseñar conjuntamente, ayudándoles en la manera de lo posible, un plan estratégico con las medidas que son necesarias. Señaló que en el plan de desescalada no se habla del uso de las mascarillas, pero se debe insistir en las medidas de higiene de los locales, trabajadores y clientes además de las limitaciones de espacio.

Sobre la colocación de mamparas, respondió que no les han comunicado nada sobre colocarlas, pero cree que “tampoco van a hacer nada porque solo se va a limitar más el espacio y lo que queremos es que en los bares y restaurantes se comparta la alegría, poder estar sin barreras y sin límites porque sino nos tomamos algo en el salón, azotea, etc”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios