www.melillahoy.es

BALONCESTO-OPINIÓN

Juan Antonio Regaña es el presidente del Comité de Árbitros de la Federación Melillense de Baloncesto
Juan Antonio Regaña es el presidente del Comité de Árbitros de la Federación Melillense de Baloncesto

El reglamento en el baloncesto formativo

jueves 30 de abril de 2020, 04:00h
Juan Antonio Regaña es el protagonista este jueves de la serie de publicaciones que organiza la Federación Melillense de Baloncesto en esta situación por el estado de alarma de la crisis del coronavirus. Se trata del presidente del Comité de Árbitros y vicepresidente segundo de la Territorial, que titula su artículo: “El reglamento en el baloncesto formativo, especifidades de las reglas pasarelas. Regaña, nacido en Melilla hace 42 años de edad, es diplomado en Magisterio con Especialidad en Educación Física por al UGR, entrenador de baloncesto Nivel II por la FMB, Árbitro en categoría nacional (1ª División y Liga EBA) del 2001 al 2008, árbitro en el Torneo Internacional U20 del 2006 en Melilla, Árbitro en el Torneo Internacional U18 del 2018 en Melilla, oficial de mesa en categorías nacionales (LEB Oro y Liga EBA) desde 2016 y profesor de los cursos de entrenadores N1 y N2 de la FMB durante las temporadas 2018-19 y 2019-20.

Por Juan Antonio Regaña

Desde el punto de vista de la aplicación del reglamento de juego en las distintas competiciones de nuestro baloncesto nacional, y por ende, en el local, podemos dividir todas ellas en dos grandes grupos: Uno que abarca las competiciones en las que compiten jugadores desde la edad cadete hasta la edad senior; es decir, desde los 14 años aproximadamente hasta la edad adulta. Estas podríamos llamarlas como las competiciones ‘normales’ de baloncesto. Son aquellas en las que se aplican única y exclusivamente las Reglas Oficiales del Baloncesto aprobabas por el Comité Central de la FIBA (Federación Internacional de Baloncesto). Estas reglas se aplican en competiciones como la Liga ACB, LEB Oro, EBA, Campeonatos de Europa, Mundiales, Olimpiadas, etc.
Y un segundo grupo lo componen aquellas competiciones que van desde la edad Pequebasket (8-9 años) hasta la Infantil (12-13 años), pasando para la edad Minibasket (10-11 años). En estas competiciones, además de aplicar en gran parte las Reglas Oficiales de la FIBA, se emplean otras normas determinadas y obligatorias para cada categoría, llamadas Reglas Pasarelas, que son unas normas específicas y de obligado cumplimiento que sólo se aplican para las categorías Pequebasket, Minibasquet e Infantil, y que están encaminadas al correcto desarrollo del jugador de baloncesto en etapa de formación, y que están adaptadas tanto su edad como a su desarrollo físico y evolutivo.
Vamos a empezar a desgranar las reglas pasarelas, que expresan y su especificidad para cada una de las categorías.

Número mínimo de jugadores en los partidos
Lo que es común a todas las competiciones, sea de la categoría que sea, tanto en las que se aplican las reglas pasarelas como en las que no, es que para iniciarse un partido, cualquier equipo participante debe presentar un mínimo de 5 jugadores presentes en el terreno de juego e inscritos en acta. En caso de que transcurridos un máximo de 15 minutos desde la hora establecida para el inicio del partido, un equipo no pudiera disponer de 5 jugadores, el partido no podría jugarse y se le daría por perdido por incomparecencia. Además, no sumaría ningún punto en la clasificación (aclaramos que en baloncesto, al equipo vencedor se le suman dos puntos en la clasificación y al perdedor uno).
Entonces, ¿cuál es el matiz de las competiciones con reglas pasarelas? Pues que los equipos, además deben presentar un mínimo número de jugadores para que el resultado del partido sea válido. En el caso de las categorías Pequebasket e Infantil, este número mínimo es de 8 jugadores, siendo el mínimo de 9 para la categoría Minibasket.
Si un equipo no presenta dicho mínimo, aunque el partido sí podría disputarse, se le daría por perdido por incumplir las reglas pasarelas. Si ambos equipos incumplen con esta norma, el resultado final del partido sería válido. Mucha veces, los entrenadores de esas categorías tienen bastantes dudas para presentar las fichas de los jugadores que van a participar en el partido, ya que muchos no tienen claro hasta cuándo o cómo se pueden inscribir o no jugadores en el acta para la disputa del encuentro. Hay que tener en cuenta que si un equipo presenta ya 5 jugadores aptos para jugar, dicho equipo puede inscribir en el acta, a cuenta y riesgo del entrenador, a tantos jugadores como se quiera, hasta el límite de 12 reglamentarios. No es hasta el momento en el que se inicia el partido (que es cuando el árbitro suelta el balón en el salto inicial) cuando ya no se podrán añadir más jugadores al acta, ni borrar a algún inscrito. Por tanto, son los entrenadores los únicos responsables de si han dejado sin jugar a algún jugador que haya podido acudir al recinto deportivo de forma tardía o por el contrario hayan inscrito a algún jugador que luego no se haya presentado. Si en el acta aparece algún jugador inscrito que no disputa el partido, a ese equipo se le daría el partido por perdido por incumplir las reglas pasarelas.

Número de periodos, prórrogas y cómo registrar el crono
Tanto en las categorías Pequebasket como Infantil se juegan cuatro periodos de 10 minutos, y en Minibasket, seis periodos de 8 minutos cada uno.
En Pequebasket, los 10 minutos que dura cada uno de los tres primeros periodos son a reloj corrido. No se para nunca el reloj, ni siquiera cuando se señalen faltas personales con derecho a tiros libres. Sólo se pararía cuando haya un tiempo muerto en la pista. En cambio, en el último periodo, en los últimos 3 minutos si se pararía el reloj en caso de señalarse alguna falta o violación, así como en los saques de banda. En caso de prórroga, ésta duraría 5 minutos a reloj corrido.
En Infantil, aunque los periodos duran igual que en Pequebasket, 10 minutos, todos ellos se juegan a reloj parado, es decir, se para cada vez que se señale una falta, violación o saque de banda. El matiz con el baloncesto convencional es que no es necesario que los árbitros toquen el balón antes de un saque de banda, siempre y cuando dicho saque no sea resultado de la señalización de una falta, sustitución o tiempo muerto. Las prórrogas también duran 5 minutos, y se juegan a reloj parado.
En Minibasket, durante los cinco primeros periodos del partido, los 8 minutos que dura cada uno se reparten de la siguiente manera: los 7 primeros minutos a reloj corrido y el último minuto a reloj parado. En el sexto y último cuarto se juegan los 5 primeros minutos a reloj corrido y los 3 últimos a reloj parado. Las prórrogas durarían 5 minutos, de los cuales los 3 primeros minutos se juegan a reloj corrido y los 2 últimos a reloj parado.
Hay que aclarar, que tanto en Pequebasket como en Minibasket, cuando decimos que los 3 últimos minutos del último cuarto se juegan a reloj parado, significa que el reloj se pararía sólo al señalarse alguna falta, violación o saque de banda, no después de una canasta convertida. Para poder parar el reloj después de una canasta convertida, al igual que en el resto de categorías, en el crono deberían quedar 02:00 minutos o menos, nunca antes, y es cuando el equipo que recibe canasta tendría derecho a pedir tiempo muerto o sustituciones. Y en Minibasket, en el transcurso de cualquier fase del juego a reloj corrido, si se señalase una falta personal que tuviera como sanción el lanzamiento de tiros libres, esto sí daría lugar a que el reloj se detuviese.

Periodos mínimos que debe jugar cada jugador
Tanto en Pequebasket como en infantil, cada jugador debe jugar un mínimo de un periodo completo de los tres primeros del partido, y descansar también un mínimo de otro periodo completo. Por lo tanto, un jugador en dichas categorías podría jugar un máximo de dos de los tres primeros periodos. En el último cuarto y las prórrogas se pueden hacer todas las sustituciones que se quiera, sin límite alguno.
En Minibasket, en los cinco primeros periodos, los jugadores están obligados a jugar un mínimo de dos periodos completos y descansar un mínimo de dos, pudiendo jugar un máximo de tres periodos de los cinco primeros. En el último cuarto y las prórrogas también el número de sustituciones es ilimitado.
Esta regla está pensada, dada que son categorías de formación para que todos los jugadores inscritos en el acta participen en el partido y tengan un número mínimo de minutos disputados.
También hay que recordar a los entrenadores, ya que a algunos se les olvida con frecuencia esta vicisitud, que están obligados a dirigirse a la mesa de anotadores al inicio de cada periodo para confirmar los cinco jugadores que van a jugar. Además, si al comenzar un periodo, los jugadores en pista no coinciden con el cinco dado al anotador, se le señalaría una falta técnica al entrenador infractor, y obligaría a la sustitución del jugador en pista mal alineado y a la entrada del que está indicado en el acta, contándole a ambos el cuarto como jugado y no completo.
Es conveniente aclarar que un jugador juega un periodo completo cuando participa en él desde que se inicia hasta que finaliza (obvio). Pero también se le da el periodo jugado completo a aquel que no puede finalizarlo por alguno de estos motivos: por estar lesionado, excluido por cometer 5 personales o descalificado.
En las competiciones en que se aplican las reglas pasarelas, cuando un jugador sufre una lesión en el partido, para intentar evitar que sea sustituido, se le da un tiempo prudencial para una posible recuperación, máximo 2 minutos, y además puede recibir asistencia. En el resto de competiciones, el tiempo máximo de recuperación es de 15 segundos y además, en caso de recibir asistencia la sustitución es obligatoria. En este punto quiero recalcar, que aunque sean categorías de formación y en la que participan jugadores de corta edad, si se produzca una lesión en alguno de ellos, ningún miembro de banquillo puede entrar a la pista a atender al jugador, a no ser que sea con el juego parado y con autorización previa y expresa del árbitro. De otro modo, dicha persona será susceptible de ser sancionada con una falta técnica.

Número de tiempos muertos del que dispone un equipo por período o por cada media parte
En Pequebasket se dispone de un tiempo muerto por cada periodo. En Minibasket se dispone de dos tiempos muertos para la primera parte (desde el primer al tercer periodo) y otros dos para la segunda parte (desde el cuarto periodo al sexto). En infantil se tienen los mismos tiempos muertos que en categorías superiores, dos en la primera parte (primer y segundo periodo) y tres en la segunda parte (tercer y cuarto periodo). Hay que matizar, que desde la categoría infantil y superiores, si antes de entrar en los 2 últimos minutos del último periodo, no se ha hecho uso de alguno de los tres tiempos muertos de los que se dispone, se pierde el derecho a uno de ellos, ya que en esta fase del partido un equipo no puede disponer de más de dos tiempos muertos. Es común en todas las categorías disponer de un sólo tiempo muerto para cada prórroga que se dispute. Recalcar que los tiempos muertos, para ninguna categoría, son acumulables, y que los que no usemos en el período o parte respectiva del partido, no se pueden acumular para su uso posterior. En este apartado, hay que comentar una situación que se da mucho en los partidos locales de estas categorías y que hay que intentar ir eliminando. No es otra que los equipos, una vez finalizado el tiempo muerto, no vuelven de forma inmediata a la pista, siguiendo los entrenadores dando instrucciones a sus jugadores y demorando el inicio del juego. Se enfatiza que esto puede dar lugar a que el árbitro pueda cargar, de motu propio, a dicho equipo con un nuevo tiempo muerto, y si a ese equipo no le quedasen más tiempos muertos por disfrutar, se le sería señalada una falta técnica a banquillo, tipo “B”.

Diferencia de puntuación máxima para dar el partido por finalizado. “Cierre del acta”
Una de las especificidades que determinan las reglas pasarelas, sobre todo para evitar resultados muy abultados que puedan afectar a la moral de los jóvenes jugadores, es que cuando el marcador refleje una cierta diferencia de puntos, se produce lo que se denomina “cierre del acta”. Esto significa que ya no se seguirán anotando los puntos conseguidos por ninguno de los equipos, siendo el resultado final el que refleje el marcador en ese momento. Las faltas y los tiempos muertos si se seguirán registrando de forma normal, y el resto del partido se jugará a reloj corrido.
En Pequebasket, este cierre de acta se produce cuando haya una diferencia de 30 puntos. En Minibasket e Infantil, el cierre se produce a la diferencia de 50.

Prohibición o no de realizar la llamada “Defensa Ilegal”.
Para finalizar con las especificidades de las reglas pasarelas, hay una norma, que aunque sólo se refleja en la normativa de Minibasket, sería de lógica pensar que debería ser aplicable también para la categoría inmediatamente inferior, es decir, en Pequebasket. Nos referimos a la llamada “Defensa Ilegal”. Esto se refiere a un tipo de táctica defensiva prohibida para estas edades.
Se le llama defensa ilegal a aquella que se produce cuando un jugador defensor permanece más de 5 segundos dentro de su zona restringida sin defender a ningún jugador atacante. Dicha defensa se penaliza con dos tiros libres y posesión de balón a favor para el equipo atacante. Las defensas ilegales se anotan en el acta en un lugar reservado exclusivamente para ellas.
Por último, aclarar que en todas las competiciones, sin excepción, se aplican las reglas de la obligatoriedad de pasar de campo antes de 8 segundos, la prohibición de los jugadores atacantes de pasar más de 3 segundos dentro de la zona restringida del equipo rival (para iniciar su conteo el balón debe estar en juego y en pista ofensiva). También (cuando haya oficial de mesa) se aplicará la regla de los 24 segundos de posesión para lanzar a canasta.
Como conclusión final, nunca deberíamos de perder la perspectiva en estas categorías, en el que el resultado debe ser siempre secundario, y lo que realmente debe primar es la formación integral del jugador, tanto como persona como deportista, dejando de lado todo tipo actitudes que puedan influenciar negativamente en ellos y velando siempre para que todos los partidos se desarrollen con total respeto, educación y deportividad.