www.melillahoy.es

Los centros educativos reciben las indicaciones a seguir de cara a la vuelta a clase el 26 de mayo

Juan Ángel Berbel, director provincial Educación
Juan Ángel Berbel, director provincial Educación (Foto: CAM)

Además, Juan Ángel Berbel anuncia que se trabaja para que el Ministerio aporte medios a los alumnos con brecha digital

viernes 01 de mayo de 2020, 04:00h
El director provincial de Educación, Juan Ángel Berbel, aseguró ayer que se ha remitido a los centros educativos las medidas dictadas por el Gobierno para la vuelta a las clases a partir del 26 de mayo, en la fase dos del programa de desescalada de las medidas contra el coronavirus. No obstante, sólo volverán los alumnos que deban recuperar asignaturas, los de 4º de ESO, 2º de Bachillerato, 2º de FP y también para la Selectividad (EBAU).
En rueda de prensa, Juan Ángel Berbel, detalló que el miércoles se remitió a los centros educativos las medidas decretaras por el Ministerio de Sanidad, para la vuelta normalizada a clase, cosa que pasará en la segunda fase del plan de desescalada, es decir, a partir del 26 de mayo.

La documentación en cuestión consta del plan para la transición hacia la nueva normalidad, y el anexo dos de previsión orientativa para el levantamiento de las limitaciones de ámbito nacional establecido por el Estado de Alarma. Ese anexo incluye el epígrafe de recomendaciones dedicados a educación y universidades.

Fases
Detalló Berbel que a partir del 4 de mayo empieza la fase 0 del plan de desescalada donde se sigue apostando por la educación online y a distancia. A partir del 11 de mayo empieza la fase uno, “siempre que haya una evolución positiva de la pandemia”.

En ese momento se llevará a cabo una operación de “desinfección, limpieza y acondicionamiento de los centros, se reanudará el trabajo administrativo” y se hará el trabajo por parte de los docentes para “el procedimiento ordinario de alumnos” que se inicia en la segunda fase, pero con restricciones.

El 25 de mayo se inicia la fase dos, donde se contempla la apertura de las aulas de infantil, con carácter voluntario, para alumnos de hasta seis años, en el caso de que los padres tengan que trabajar fuera de casa, algo que deberán demostrar. El aforo será limitado. También con carácter voluntario, se abrirán las aulas para los alumnos de los cursos terminales, como son 4º de ESO, 2º de Bachillerato, 2º de FP (ciclos medio y superior), y último año de Enseñanzas de régimen especial. Serán grupos de no más de 15 estudiantes e incluso de semigrupos paralelos. Asimismo, se contempla en este documento la vuelta a clase de aquellos alumnos que tienen materias (asignaturas) pendientes de los dos primeros trimestres del curso, para que puedan recuperarlas. No se olvida a los estudiantes que se preparan para la EBAU o Selectividad. Se contempla igualmente la apertura de los centros de educación especial, también con carácter voluntario.

Tabletas y brecha digital
En esta rueda de prensa, la consejera Elena Fernández Treviño apuntó que al margen de las casi cien tabletas y 500 tarjetas de memoria SIM que se han repartido, a través de la Dirección Provincial de Educación, entre alumnos que no podían seguir la enseñanza online por carecer de este recurso, anunció que “muchos centros educativos” se han sumado a esta iniciativa para romper la brecha digital, aportando los medios para lograr que dos mil alumnos pudieran disponer de estas herramientas para seguir la educación de forma telemática en sus casas. El reparto se espera completar la próxima semana y lo llevan a cabo voluntarios de distintas organizaciones humanitarias de la ciudad.

Por su parte el director provincial, y de cara a combatir la brecha digital de los estudiantes sin recursos de Melilla, explicó que desde la Dirección Provincial se ha pedido a los centros que perfilen los alumnos en esta situación. Esta relación de necesidades se ha enviado al Ministerio de Educación señalando “las necesidades concretas de tabletas y ordenadores” que se precisan. “Vamos a ver cuando acabe la crisis en qué condiciones económicas se queda el país y ver la posibilidad de acceder a esos soportes digitales que nos podrá mandar el Ministerio. El cálculo está enviado y estamos a la espera de ver si se puede acometer el gasto presupuestariamente”, manifestó.

Se escolarizará a los que reúnan los requisitos
El director provincial también se pronunció sobre las recomendaciones de Naciones Unidas de que se escolarice en Melilla a los aproximadamente cien niños que alegan residir en Melilla pero que sus padres carecen de documentación y empadronamiento.

Berbel manifestó que se trata solo de “recomendaciones” y que se escolarizará a los hijos de aquellas familias que “demuestren fehacientemente su residencia en Melilla como hemos venido haciendo”. Este ha sido el procedimiento seguido con una niña de ese grupo en cuestión, que ha sido escolarizada porque se ha podido presentar documentación “contrastada por una fuente oficial, en este caso por la Policía Local que severa que vive en un domicilio en concreto”. Por lo demás, reitera que a las familias que “puedan acreditar la residencia, se les dará respuesta educativa”.