www.melillahoy.es
Migraciones pide un informe para decidir si costea la acogida de los marroquíes bloqueados

Migraciones pide un informe para decidir si costea la acogida de los marroquíes bloqueados

sábado 02 de mayo de 2020, 04:04h
El Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social ha solicitado a la Ciudad Autónoma de Melilla un informe sobre las prestaciones que está dando a unas 600 personas entre marroquíes bloqueados en la ciudad por el cierre fronterizo e inmigrantes adultos y menores, así como el coste que supone dicha atención.
A preguntas de los periodistas, el consejero de Salud Pública, Mohamed Mohamed Mohand, explicó que el pasado miércoles mantuvo una reunión con la Secretaría de Estado de Migraciones, con el objetivo de pedirle que se hiciera cargo de esos gastos, que ascienden a unos 300.000 euros mensuales, según sus cálculos.
De esta forma, la Ciudad Autónoma quería buscar la implicación del Gobierno en la acogida que ha asumido de los 350 marroquíes bloqueados en la ciudad por el cierre fronterizo, 55 subsaharianos que saltaron la valla el 6 de abril y 200 menores extranjeros no acompañados que han sido trasladados a Rostrogordo para aliviar la ocupación de La Purísima.

Plena colaboración
Mohamed Mohand destacó “la plena colaboración” de la Secretaría de Estado de Migraciones, que en la reunión de hace dos días le avanzó su intención de colaborar en todo lo que estuviera de su mano.
No obstante, aún no le ha dado una respuesta sobre si asumirá estos gastos, ya que tomará esa decisión cuando reciba el informe de la Ciudad Autónoma, el cual será remitido a principios de la próxima semana.

Transparencia
Asimismo, respecto a los contratos que está llevando a cabo la Ciudad Autónoma para la atención de estas personas en las tres zonas habilitadas para ello en la Plaza de Toros, las carpas instaladas en el V Pino y los Pinos de Rostrogordo, el consejero aseguró que serán publicados para ser “transparentes con absolutamente toda la contratación”.
“No es que sea voluntad de este Gobierno, es que es imperativo legal y, además, cuando uno no tiene nada que ocultar, no tiene por qué esconderse”, dijo.