www.melillahoy.es

Historia

Conmemorando el 111 aniversario de la ocupación de Atlaten y Taxuda y el 99 de la reconquista por fuerzas de la Legión (II)

Conmemorando el 111 aniversario de la ocupación de Atlaten y Taxuda y el 99 de la reconquista por fuerzas de la Legión (II)

En la posición de Taxuda
En la posición de Taxuda

José Antonio CANO MARTÍN De la Asociación de Estudios Melillenses

domingo 03 de mayo de 2020, 04:00h
Recordando a los Oficiales del Tercio Eduardo Agulla Jiménez Coronado, Joaquín Moore de Pedro (Barón de Misena) y Eduardo Covo Gómez

En este año de 2020 se cumple el centenario de la creación del Tercio de Extranjeros motivo por el cual este y siguientes trabajos serán conmemorando a los heroicos legionarios que dieron su vida por la Patria. Hechos de Armas que dieron prestigio y renombre al Tercio de Extranjeros, hoy denominado La Legión.

....Desde los primeros momentos el enemigo, oculto en las huertas, dirige sus disparos a las Fuerzas; despliegan las guerrillas y cruzando entre las casas del poblado ascienden a la loma intermedia; a su abrigo se reúnen las otras unidades, y, establecidas en ellas las ametralladoras, se empeña el combate.

Pronto descienden por las rápidas pendientes de la barrancada las secciones de vanguardia, y, pasada ésta, efectúan la penosa ascensión por entre los peñascos de la cañada; aquí se han de concentrar las unidades de la Legión para preparar el asalto de la posición principal.

Marcha en vanguardia la quinta compañía de la Segunda Bandera, que con rapidez asombrosa va subiendo la gradería de peñascos del acantilado. Cuando se asoman a la meseta las primeras fracciones, entablan empeñada lucha con el enemigo, mientras las demás compañías van cruzando el barranco y concentrándose en lo alto de la cañada.

Al llegar a la cresta, unos soldados conducen el cuerpo inanimado de un oficial. Es el teniente Ochoa; una bala enemiga le había herido en el corazón (fue enterrado en el Panteón de Héroes de las Campañas, fila 4, nicho 6. El 19 de septiembre de 1926 se traslada sus restos al cementerio de Linares). Unos proyectiles de nuestra propia artillería explosionan a pocos metros; el comandante de la Segunda Bandera queda envuelto en humo; al disiparse éste, el Comandante Fontanes se encuentra tumbado en tierra; tiene sólo ligeras contusiones, a su lado yace, con una pierna destrozada, un viejo legionario.

Después de momentáneo descanso avanzan la primera y segunda compañía a reforzar a la quinta para el asalto; de la guerrilla se retira el teniente Navarrete, herido de dos balazos en el cuello y pierna; venía suspendido entre dos soldados.

El asalto se efectúa, y entran en el fortín central los primeros legionarios; pronto los Guiones de las dos Banderas ondean en lo alto de la derruida fortaleza; al pie de ellas un negro y atlético legionario de la segunda compañía se encuentra agonizando; mientras tanto, por los caminos de Uixan y valle del Maxin, se alejan numerosos harqueños.

Atlaten es un precioso mirador rodeado de enorme acantilado: desde él se domina medio Beni-Bu-Ifrur y se divisan a lo lejos las antiguas posiciones españolas.

Establecidas las ametralladoras y baterías, persiguen con sus fuegos a los grupos enemigos. Tomado Atlaten, la calma reina en todo el campo; sólo en la posición, sobre un parapeto, los ojos vidriosos de unos muertos recuerdan el horror de la guerra; son los últimos defensores de Atlaten, los que ocasionaron las más sensibles bajas.

Desde Ulad-Dau apoyaron el avance del Tercio los Regulares de Ceuta; es su última acción en este territorio; días después había de reembarcarse aquel puñado de magníficos indígenas. Estos tabores habían perdido en dos meses la mayoría de sus soldados.

Ocupado Atlaten en un paseo militar, se conviene la ocupación del antiguo campamento de Segangan. La Primera Bandera, que ha quedado destacada en Atlaten, descuelga unas secciones a ocupar los fortines, y la columna entra en el poblado sin ser hostilizada; sólo delante, hacia el servicio de protección de los blocaos en construcción, suena algún "paco" (fusil Remington). A la media hora de ser ocupado Atlaten, una enorme explosión se deja oír hacia las laderas del monte Uixan; una gran columna de humo y tierra se eleva en el espacio nublando el horizonte. El polvorín de las minas había sido volado por los rifeños; habían, sin duda, calculado lo que se tardaría en subir la ladera tras ellos.

El campamento y poblado se encuentran destrozados, los edificios, sin puertas ni ventanas, están llenos de escombros, y en algunos barracones ha sido quemada la techumbre. Los legionarios, desde su llegada, se han extendido por los poblados, de los que traen mil baratijas; platos, cucharas, sillas, todo lo que anteriormente había sido saqueado; un sinnúmero de puertas y ventanas son conducidas al campamento, y con ellas se van tapando los huecos de los barracones.

DATOS BIOGRÁFICOS DEL TENIENTE EDUARDO AGULLA JIMÉNEZ CORONADO
Nació en Aranjuez (Madrid), el día 21 de mayo de 1899, hijo de Eduardo Agulla Ramos (Oficial 1º de Administración Militar) y de Dolores Jiménez Coronado Soto. Ingresó en la Academia de Infantería el 4 de septiembre de 1914. Terminado con aprovechamiento sus estudios fue promovido reglamentariamente al empleo de Segundo Teniente de Infantería siendo destinado al Regimiento de Infantería Wad-Ras nº 50, con sede en Madrid, al que se incorporó el 30 de julio de 1917.

El 13 de agosto salió con su Compañía a prestar servicios de seguridad por las calles de Madrid con motivo de la huelga general revolucionaria. Todo el año 1918 continúa de guarnición en Madrid, con el empleo de Alférez. El 29 de mayo de 1919 partió con su Regimiento por ferrocarril y a las órdenes del coronel José Sanjurjo Sacanell, con dirección a Córdoba, prestando servicios extraordinarios por distintos pueblos de la provincia en previsión de que pudiera alterarse el orden público. Por R.D. de 30 de junio (D.O. nº 145) es promovido al empleo de teniente de Infantería, continuando en el mismo Regimiento. El 15 de julio volvió a Madrid, donde quedó de guarnición. El 4 de agosto se desplazó con su compañía a Ocaña (Toledo) donde quedó cubriendo el destacamento del Reformatorio.

Por R.D. de 27 de septiembre (D.O. nº 219) es destinado al Regimiento de Infantería Serrallo nº 69 al que se incorporó el día 11 de octubre en Ceuta, marchando el día 15 al campamento de Dar-Riffien. El 16 a Cudia Federico donde permaneció hasta el 21 de noviembre que se trasladó a la posición de Ain-Yir, permaneciendo en ella hasta el 24 de enero de 1920, que regresó a Ceuta.

El 5 de marzo se incorporó, en Tetuán, a prestar servicios de campaña, en comisión, a las tropas de Policía Indígena de Ceuta, en la Mía nº 2, en la posición del Fondak de Ain Yedida. El 23 se incorporó a la Mía nº 4 en la posición de Regaia. El 24 partió para Dxar Xaui estableciendo en dicho punto la cabecera de la Mía. El 2 de abril marchó a Dule-Difa, estableciendo en dicho punto una oficina indígena de información y quedando al frente de ella.

El 30 de agosto tomó parte en la operación realizada para la ocupación de Yasaruta, donde quedó destacado estableciendo una Oficina Indígena de Información, quedando al frente de ella. El 25 de octubre salió con Fuerzas de la Oficina a repeler una agresión que se había producido contra el Regimiento Ceuta nº 60, sosteniendo fuerte tiroteo con el enemigo hasta conseguir dispersarlo.

Entre emboscadas, reconocimientos, fuego con el enemigo, información, etc., y el especial de las Tropas de Policía Indígena finalizó el año de 1920, en la citada posición de Yasaruta.

El 7 de marzo de 1921 se le concede el uso de la Medalla Militar de Marruecos con el pasador “Tetuán”. El 15 de abril con la fuerza a sus órdenes salió a proteger un aduar próximo atacado por el enemigo, con el cual sostuvo vivo y prolongado tiroteo casándole varias bajas y logrando recuperar el ganado que se llevaban.

Por R.D. de 15 de abril (D.O. nº 86) le fue concedida la Cruz de Primera Clase del Mérito Militar con distintivo rojo, en atención a los distinguidos servicios prestados y méritos contraídos en las operaciones realizadas en nuestra Zona de Protectorado en Marruecos a partir desde el 30 de junio de 1918 y con anterioridad a 4 de febrero de 1920. Por R.D. de 24 de junio de 1921 fue destinado al Batallón de Cazadores Madrid nº 2, continuando no obstante, de servicio de campaña, información y el especial de las Tropas de Policía Indígena en la posición de Taxaruta en espera de su relevo.

El 6 de julio tomó parte en la operación realizada sobre Beni-Arós, sosteniendo fuego con el enemigo, resultando herido leve en un muslo, en el momento de efectuar un avance para impedir que el enemigo se apoderase de los armamentos de policías muertos y heridos, continuando en la línea de fuego y en los sitios de mayor peligro animando con su ejemplo a la tropa a sus órdenes, hasta la una de la tarde que se retiró de ella, cuatro horas después de haber sido herido, habiendo conducido constantemente la fuerza a sus órdenes con gran acierto, dando un admirable ejemplo de valor, serenidad y energía, siendo evacuado al hospital militar de Ceuta.

El 26 de este mismo mes es dado de alta, y sin efectuar su incorporación a su nuevo destino es destinado por R.D. de 1 de agosto de 1921 (D.O. nº 168) al Tercio de Extranjeros. El día 27 de julio en virtud de orden superior se incorporó a este Tercio en la Plaza de Melilla marchando seguidamente a la Granja agrícola donde quedó de servicio de campaña. El 30 asistió a la protección de una Batería de 4º Ligero a la posición del Atalayón. El 25 de agosto protege la colocación de los blocaos 1 y 2, entre Ismoart y Tiza (próximos a la posición del Zoco el Had de Beni Sicar), regresando a la Granja donde quedó destacado.

El 4 de septiembre protege un convoy a Ismoart; el 17 asiste a la ocupación de Nador, y el 23 a la de Tauima. El 2 de octubre, en vanguardia de la columna de avance, participa en la ocupación de Sebt y Atlaten (Segangan), para la posesión de Taxuda (Gurugú), librando reñido combate con el enemigo en el que resultó herido, muriendo gloriosamente el día 7 de octubre en el hospital militar de Melilla, a consecuencia de las heridas recibidas en el combate del referido día 2 en Sebt. Fue enterrado en el en el cementerio Municipal de la Purísima Concepción de Melilla, en el Patio Superior del Panteón de Héroes, fila 4, nº 5.

Narrábamos anteriormente las diferentes operaciones desarrolladas por el Ejército para la ocupación de Atlaten y Taxuda, tanto en el año 1909, así como durante la reconquista del territorio tras el desastre de Annual.

En el presente capítulo, nos centraremos en el comportamiento de las fuerzas de La Legión en la toma de Atlaten y Taxuda en el año 1921. En estos combates asistieron muchos “espectadores”, sobre todo Jefes del Estado Mayor. Comentaron, “es el día más grande de La Legión”. Le contestaron, “es el día que nos ven desde más cerca”. También destacamos los datos biográficos del teniente Joaquín Moore de Pedro (Barón de Misena) y resumida la breve e intensa hoja de servicios del Capitán Eduardo Covo Gómez.

EL 10 DE OCTUBRE ES GLORIOSO EN LA HISTORIA DE LA LEGIÓN
Brigada del General Cabanellas cubriendo el frente sur del Gurugú, tapona desde el llano el monte Afra y boquete del Zoco el Jemis de Beni Bu Ifrur. La columna mandada por el coronel Saro, siguiendo el camino de Sidi Musa a Kol-la, alcanzó Hardú. En Taguilmanin (proximidades del Barrio Chino) se concentró la Brigada del General Fresneda, ocupando sus vanguardias, mandadas por el teniente coronel Núñez del Prado, los picos de Basbel y Taquigriat, prosiguiendo hasta Hardú, ya ocupado.

Por último la columna del coronel Riqueleme movió sus fuerzas por las inmediaciones de la Alcazaba de Farhana hasta Karmud, donde permaneció todo el día. Mientras estas columnas, desde las proximidades de Melilla, escalan el Gurugú, la columna del General Sanjurjo, saliendo de Segangan, debe cortar el paso al enemigo en Taxuda para realizar el envolvimiento de todo el macizo montañoso. La empresa se creía fácil. La harca había abandonado los picos del Gurugú y las confidencias señalaban su presencia en la meseta de Telat y de Ras Medua.

La Legión avanza en columna doble. Sus vanguardias han desplegado y muy alto se escucha el maullido de las primeras balas. Un crestón o esponja intermedia facilita la reunión antes de dar el asalto a la Esponja Alta (colina parecida a una esponja por sus numerosas oquedades) y peñas del frente. El enemigo ocupa un extenso anfiteatro, donde las cresterías de peñas le ofrecen un abrigo natural. La meseta de Taxuda, a la derecha y a tiro de fusil, está cortada a pico por este lado y el acceso a ella está al Norte.

El Gurugú fue tomado sin resistencia por las columnas salidas de Melilla. El General Sanjurjo completada la misión ordena que no se avance más y se mantengan las posiciones ocupadas hasta que éste esté fortificado... (Continuará)

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA
El Telegrama del Rif
Un siglo de España. Tomo I
50 años de la Legión
Historia de las Campañas de Marruecos del Servicio Histórico Militar
Archivo municipal del cementerio de la Purísima Concepción de Melilla
Archivo del Tercio Gran Capitán 1º de la Legión
I Centenario Panteón de Héroes. Isabel María Migallón Aguilar y Eduardo Sar Quintas

José Antonio Cano Martín, e la Asociación de Estudios melillenses, con la inestimable colaboración del Cabo 1º C. L. Eduardo Sar Quintas USAC “Capitán de la Paz Orduña” GAAAL VII