www.melillahoy.es
Melilla Con Bici insiste en que “la temporalidad no vale para nada” y destaca los cambios ambientales que se han dado en la cuarentena
Ampliar
Melilla Con Bici insiste en que “la temporalidad no vale para nada” y destaca los cambios ambientales que se han dado en la cuarentena

Melilla Con Bici pide que las medidas para dar más espacio al peatón sean permanentes

“Hay que aprovechar esta oportunidad, en la que la gente es más permisiva a estos cambios que pedimos desde hace tiempo: este tren va a pasar una vez para reducir la emisión de gases invernadero y ganar espacio al coche”

domingo 03 de mayo de 2020, 04:00h
Melilla Con Bici aplaude las medidas que la Ciudad Autónoma empezó a aplicar ayer, restringiendo el tráfico en varios puntos de la ciudad para dar más espacio a los peatones y favorecer, así, el llamado “distanciamiento social”, es decir, la separación de dos metros que todos estamos obligados a guardar para poner freno a los contagios de coronavirus. Sin embargo, esta asociación quiere ir más allá y reclama no solo aumentar las zonas peatonalizadas, sino que estas medidas no sean temporales y se dé un paso definitivo, que ya están dando en otras ciudades, para fomentar la movilidad sostenible y reducir, así, la contaminación que provoca el transporte privado.
En declaraciones a MELILLA HOY, el presidente de Melilla Con Bici, Javier Bocanegra, propone, por ejemplo, que el paseo marítimo también se restrinja al tráfico durante la desescalada y se una a las zonas donde ya se ha aplicado esta medida, como son el Dique Sur, el paseo marítimo de Horcas Coloradas, Pista de Carros y los Pinos de Rostrogordo. Bocanegra defiende esta medida al señalar que la afluencia que registra el Paseo Marítimo estos días dificulta ese distanciamiento social. Si los peatones pudieran usar también la zona de carretera, se ganaría espacio para guardar esos 2 metros de separación entre personas.
Pero más allá de medidas temporales, Melilla Con Bici quiere aprovechar los “valores en positivo” que ha traído el coronavirus para fomentar, de una vez por todas, la movilidad urbana sostenible en nuestra ciudad, dados los beneficios para el Medio Ambiente que supone un menor uso del transporte. Bocanegra cree que no hay más que verlo en los cambios ambientales que se han dado durante la cuarentena.
Ayer, que salió a hacer deporte en bici en la franja matinal, el presidente de esta entidad se quedó “impresionado” por ver espacios naturales de la ciudad muy limpios, como el cauce del río, “totalmente verde” y sin residuos, o los cortados de Agudú, sin los residuos habituales que siempre dejan muchos de los que van allí a cenar. También se refirió al regreso de especies animales a nuestro entorno marítimo y natural, algunas ausentes desde hace años.
“Hay que aprovechar esta oportunidad, en la que la gente es más permisiva a estos cambios que pedimos desde hace tiempo: este tren va a pasar una vez para reducir la emisión de gases invernadero y ganar espacio al coche”, subrayó Bocanegra. No en vano, destacó que ayer mismo pudo comprobar personalmente el “ambiente buenísimo” que había a primera hora de la mañana, con mucha gente corriendo, en bici y parejas dando paseos.

Otras ciudades
El presidente de Melilla Con Bici está convencido de que “la temporalidad no vale para nada” y subrayó que, prueba de ello, son las medidas que ya están adoptando algunas ciudades, como Barcelona o Milán, que son de las más afectadas por el COVID-19 en la pandemia. En esos dos lugares, por ejemplo, sus respectivos ayuntamientos ya han empezado a hacer obras para peatonalizar miles de metros cuadrados, reduciendo carriles de tráfico rodado para ampliar aceras y construir más carriles bici.
En Milán, por ejemplo, habrá 35 kilómetros más de carril para ciclistas, ya que se está intentando fomentar su uso como alternativa de movilidad limpia que puede ayudar a descongestionar el transporte público y facilitar el desplazamiento interpersonal, algo que también defiende el Ministerio de Transición Ecológica español.
“En Barcelona se está hablando de ampliar las aceras a 4,15 metros. Se está intentando favorecer el distanciamiento social, pero de reojo también se mira la eliminación de contaminación ambiental”, incidió Bocanegra antes de recordar que hay unos objetivos que cumplir al respecto en la Agenda 2030 y si se quiere conseguir el reto, hay que reducir los gases de efecto invernadero un 7% al año.
De ahí que Melilla Con Bici anime a los responsables de la Ciudad Autónoma y a sus directores generales a “ponerle el cascabel al gato” y aprovechar la pandemia para “poner en un valor positivo” lo que entidades como ésta llevan defendiendo años para apostar de verdad por la movilidad urbana sostenible y no apostar por la fórmula del “poco a poco” para introducir cambios.
“La cuestión es, si tras esta amarga experiencia, Melilla volverá a ser lo de antes. No creemos que nadie quiera respecto a la siniestralidad vial, la ocupación del espacio vial, el tránsito de paso, la agitación, la falta de uso del transporte público, la inseguridad vial que sufren las bicis o las aceras estrechas que no cumplen la ley de accesibilidad, con pasos de peatones en estado lamentable y paradas de la COA que difícilmente se reconocen como tales”, aseveró.