www.melillahoy.es
El paseo marítimo y el Parque Forestal, que ayer volvió a abrir sus puertas, fueron de las zonas más concurridas
Ampliar
El paseo marítimo y el Parque Forestal, que ayer volvió a abrir sus puertas, fueron de las zonas más concurridas (Foto: Merche Melilla)

El primer día de franjas horarias devuelve a los mayores y el deporte a las calles de Melilla

El paseo marítimo fue una de las zonas más concurridas, pero también el Parque Forestal, que ayer volvió a abrir sus puertas en el estado de alarma.- El día primaveral acompañó a cientos de ‘runners’, ciclistas y patinadores

domingo 03 de mayo de 2020, 13:00h
Ayer, cuando se cumplían 49 días del inicio del estado de alarma, las jornadas empezaron a dividirse en franjas horarias para facilitar una salida segura a las calles para todos los sectores de la sociedad. Si hace hoy una semana fueron los niños los que pudieron romper el confinamiento, ayer se les sumaron los mayores de 70 años y los amantes del deporte, que en Melilla son muchos, como ayer se pudo ver en la vía pública melillense.

Había ganas de salir y así lo demostraron muchos ‘runners’, ciclistas y patinadores que empezaron a verse en la calle desde las seis de la mañana, la hora a la que empieza la primera franja para practicar deporte individual. Los más madrugadores pudieron ver, además, un precioso amanecer al que sucedió un día totalmente primaveral.
Muchos aprovecharon las zonas cortadas al tráfico para facilitar la separación de 2 metros necesaria para evitar contagios, como el Dique Sur y el paseo de Horcas Coloradas. Algunos, no todos, iban equipados con sus mascarillas y guantes y otros también salieron con sus perros, que podían salir desde el primer día de estado de alarma, pero de forma tranquila, para hacer sus necesidades, y con movimientos limitados.
Como ya sucedió el domingo pasado con la primera salida de los niños, el paseo marítimo fue una de las zonas más concurridas. Pero también el Parque Forestal, que ayer volvió a abrir sus puertas en el estado de alarma. Allí se pusieron a prueba los deportistas y muchos comprobaron que tendrán que esforzarse para volver a recuperar la forma perdida durante la cuarentena.
La presencia policial permitió controlar que se cumplían las normas y los agentes fueron incluso avisando a los viandantes poco antes de las diez para que fueran acabando, ya que empezaba la franja dedicada a los mayores de 70 años. Tras más de un mes y medio encerrados en casa, este colectivo de riesgo también salió a disfrutar de su tiempo y espacio, más tranquilo, pero con las mismas ganas.