www.melillahoy.es
La ministra de Hacienda trasladó el lunes a los consejeros autonómicos los criterios de reparto del Fondo No Reembolsable de 16.000 millones
Ampliar
La ministra de Hacienda trasladó el lunes a los consejeros autonómicos los criterios de reparto del Fondo No Reembolsable de 16.000 millones

“Decepción total y absoluta” de la Ciudad por el reparto del fondo extraordinario del Gobierno central

La Ciudad Autónoma de Melilla solo podrá optar a una partida de mil millones, de los cuales recibirá, como mucho, cinco, al haber sido excluida de dos partidas que suman 15.000 de los 16.000 millones de euros de este fondo

miércoles 06 de mayo de 2020, 04:25h
El Gobierno de Melilla ha expresado su “decepción total y absoluta” por el reparto del fondo extraordinario de 16.000 millones de euros habilitado por el Ejecutivo central para distribuirlo entre las diferentes regiones, que fue abordado este lunes en una videoconferencia del Ministerio de Hacienda con los consejeros autonómicos.
En rueda de prensa, la consejera de Hacienda, Empleo y Comercio, Dunia Almansouri, ha argumentado esta “primera impresión” porque la Ciudad Autónoma de Melilla solo podrá optar a una partida de mil millones, de los cuales recibirá, como mucho, cinco, al haber sido excluida de dos partidas que suman 15.000 de los 16.000 millones de euros de este fondo.

En concreto, Melilla no podrá optar a una de esas partidas, de 10.000 millones de euros dividida en 6.000 para julio y 4.000 para octubre, por carecer de competencias sanitarias, lo que en palabras de la consejera melillense es “un error” por parte del ministerio, habida cuenta que la Ciudad Autónoma tiene competencias en Salud Pública.
Ello, ha subrayado Almansouri, le ha llevado a gastar una importante cantidad de dinero durante la pandemia, que podría alcanzar los seis o siete millones de euros, para la compra de material sanitario, el seguimiento epidemiológico y otras cuestiones, así como para otros gastos a los que está obligada la Ciudad Autónoma para pasar a las siguientes fases de la desescalada.
Además, la consejera ha recordado muchos de los gastos asumidos por la Ciudad Autónoma, como los test que se están haciendo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y el reparto de mascarillas y material sanitario, así como el desembolso en la Residencia de Mayores y el hotel para que sanitarios y personas infectadas se puedan aislar de sus familias.
La segunda partida de este fondo extraordinario cuenta con 5.000 millones de euros para paliar la reducción de ingresos de las comunidades autónomas por la COVID-19, si bien Melilla tampoco podrá optar a ella porque, según Almansouri, el ministerio no ha tenido en cuenta que en esta ciudad, al igual que en Ceuta y Canarias, hay un impuesto especial que no es el IVA.
En este caso, la consejera ha dejado claro que la Ciudad Autónoma también ha sufrido una reducción de la recaudación que cifra en unos 50 millones de euros.
Por lo tanto, tal y como ha subrayado Almansouri, Melilla solo podrá optar a la partida de mil millones de euros para gasto social, que se repartirá en función de la población y, teniendo en cuenta que le suele corresponder entre un 0,25 y un 0,5 %, eso supondrá una inyección de dinero del Estado de entre 2,5 y 5 millones de euros.

Montero lo revisará
Ante esta situación, la consejera de Hacienda de Melilla mostró su disconformidad en la videoconferencia, recordando los gastos asumidos por la Ciudad Autónoma, entre los que se encuentran también la acogida de 400 marroquíes bloqueados en Melilla por el cierre fronterizo y de 1.500 menores extranjeros no acompañados, parte de los cuales han tenido que ser desalojados por el hacinamiento del centro de protección.
Además, ha hecho hincapié en las previsiones de paro de Melilla tras el estado de alarma y los problemas que conlleva para la economía de la ciudad el cierre de la frontera con Marruecos no solo por el flujo de personas, sino también para la productividad de las empresas, lo que “va a llevar a la ciudad a una situación de liquidez y presupuestaria bastante complicada”.
Por ello, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, según Almansouri, se comprometió a revisar si Melilla podría ser incluida en el reparto del 28 % de los primeros 6.000 millones de euros que repartirá el Estado a las autonomías en julio, algo que la consejera ha agradecido, aunque ha dejado claro que no es suficiente.
Así, ha recordado los “problemas añadidos” que tiene la Ciudad Autónoma al carecer de fuentes de financiación, dado que no puede endeudarse al no estar permitido por la Ley de Estabilidad Presupuestaria, y el hecho de que el Estado no esté respondiendo a las necesidades de Melilla.

Reunión bilateral
También en este punto, la ministra accedió a mantener una reunión bilateral con la Ciudad Autónoma para que pueda exponer su problemática y buscar vías de financiación, un encuentro para el que no hay fecha, aunque Almansouri entiende que será “inminente”, una vez que se le envíe la documentación que ya está preparando la Consejería de Hacienda.
Al hilo, Almansouri ha asegurado que Melilla va a reivindicar su posición en esta reunión para tener “los mismos derechos que el resto de los españoles”, ya que considera que “ha sido siempre la gran olvidada”, como a su juicio demuestran los datos de pobreza, paro y abandono escolar.
“Los melillenses hemos hecho el mismo sacrificio económico y social que el resto del territorio nacional. Por lo tanto, es de justicia que recibamos las cantidades en la misma proporción que corresponda respecto al resto de comunidades”, ha afirmado la consejera antes de asegurar que la Ciudad Autónoma va a “pelear hasta el último céntimo que le corresponde en los gastos desembolsados”, como los de la acogida de migrantes.

Caída de ingresos
La postura que va a defender Melilla ante el Ministerio de Hacienda es que debería ser compensada, “al menos” con la caída de ingresos que va a sufrir, de unos 50 millones de euros, para que la Ciudad Autónoma pueda destinar su presupuesto a mantener la liquidez, el empleo y el equilibrio necesario de cara a los meses venideros.
En este punto, Almansouri ha admitido que Melilla tiene garantizada la recaudación del IPSI por el Estado, pero ha recordado que estas cantidades se perciben a año vencido, de modo que la caída de ingresos que va a sufrir en 2020 no la recibirá hasta 2021, lo que va a obligar a la Ciudad Autónoma a realizar una contención del gasto.
En cualquier caso, ha incidido en que la garantía del IPSI no es suficiente porque la Ciudad Autónoma también perderá recaudación por otros conceptos que no están incluidos en esos ingresos estatales como la pérdida de impuesto de actividades económicas y otros ingresos públicos.

Gestiones de Rojas
También ha avanzado Almansouri que ha transmitido “lo decepcionante de la reunión” a la vicepresidenta primera de la Ciudad Autónoma y líder del PSOE en Melilla, Gloria Rojas, quien va a hacer gestiones con el Gobierno de España para intentar ampliar esas partidas o recibir otras que compensen.

Almansouri reclama a los parlamentarios nacionales que voten a favor de que Melilla reciba suficiente financiación

La consejera de Hacienda, Empleo y Comercio, Dunia Almansouri, ha reclamado a los parlamentarios nacionales por Melilla, Fernando Gutiérrez Díaz de Otazu, Juan José Imbroda y Sofía Acedo, que voten a favor de la propuesta de financiación autonómica que llegará al Parlamento para que Melilla reciba “los importes necesarios”. De este modo, la consejera les ha pedido que esa sea la razón que condicione su voto como parlamentarios que representan a la ciudad en las Cortes Generales y no “la disciplina de partido”.
Almansouri ha querido así “afear al PP la actitud que está teniendo en cuestiones de financiación de la Ciudad Autónoma”, y ha acusado a Imbroda de provocar que Melilla reciba desde 2011 un total de 73,3 millones de euros menos que Ceuta “aun teniendo mayor presión migratoria, atendiendo a más menores y con cuestiones siempre por encima de la media nacional”.