www.melillahoy.es

CSIF considera un esfuerzo innecesario la organización que supondría la vuelta a clase para sólo 20 días lectivos

CSIF considera un esfuerzo innecesario la organización que supondría la vuelta a clase para sólo 20 días lectivos

Proponen recurrir a monitores y no a profesores, para atender a los alumnos menores de 6 años que vuelvan al centro por trabajo de sus padres

jueves 07 de mayo de 2020, 04:00h
El sindicato de educación CSIF, considera que se va a exigir a los equipos docentes y directivos un esfuerzo superfluo si se lleva a cabo la vuelta al cole como contempla la fase dos de desescalada, porque tan solo en organización, supondría horas y días de preparación. En el caso de los alumnos menores de seis años cuyos padres tengan que salir a trabajar, el sindicato indica que más que profesores, lo que necesitan estos niños son monitores para permitir la conciliación de la vida familiar y laboral que entiende es lo que pretende el Gobierno central.
Manifiesta el sindicato que el Gobierno en la fase II de la desescalada contempla la apertura de la mayoría de los centros de trabajo; una situación que crea “un problema en las familias en las que ambos progenitores trabajan si tienen hijos”.

La solución “es la apertura de los centros en la Etapa Infantil para que estas familias puedan dejar a sus hijos; una medida que no es educativa sino una forma de tranquilizar a las familias sabiendo que sus hijos van a estar cuidados mientras ellos trabajan” .

Mejor monitores
CSIF considera que esa medida de conciliación de la vida familiar y laboral no debe recaer bajo la responsabilidad de los docentes por tres motivos fundamentales. El primero, que “el carácter asistencial no está reconocida en esta etapa en la Ley de Educación donde se habla de los principios generales y de los objetivos de esta etapa”.

En segundo lugar, porque la Ley recoge las funciones las funciones del profesorado y “no se contempla que sean monitores para atender a niños que vayan a los centros por motivos de conciliación familiar”.

La tercera razón es que desde el inicio de pandemia los docentes se han centrado en la enseñanza telemática y “si se les obligase a la atención presencial de los hijos de aquellas familias que cumplen los requisitos para mandar a sus hijos al centro se produciría una discriminación hacia el resto que evidentemente dejarían de recibir el correspondiente aprendizaje porque no se le puede exigir un doble trabajo al profesorado: presencial y telemático”.

Por todo ello, CSIF exige que en el supuesto de que esta actividad se llevase a efecto sea desarrollada “por monitores, al igual que los campamentos de verano, siempre y cuando se pongan todas las medidas de seguridad correspondiente y que ya se las hemos comunicado”.

Vuelta a clase
Apunta que el Gobierno también prevé en la fase 2, con carácter voluntario la asistencia, para los alumnos de los cursos terminales (4º de ESO, 2º de Bachillerato, 2º de FP de grado Medio y Superior y último año de Enseñanzas de régimen especial), en grupos de 15 alumnos. Considera CSIF que la vuelta del alumnado a los centros Educativos “en base a la voluntariedad de las familias no se puede hacer”.

Explica que “no compensa, en absoluto, para 20 días lectivos que faltan de curso”, todo el esfuerzo que esta operación supondría, desde recibir el primer día a una media de 500 alumnos, para después establecer grupos de asistencia alterna, fijar medidas de seguridad, autoprotección y distanciamiento social, así como la limpieza e higiene en los centros. Además, se tendría que compaginar con la educación telemática a fin de que el alumnado que no acceda voluntariamente a los centros y aquellos cursos no incluidos en esta medida no sufra menoscabo en su formación.

La educación especial
Recuerdan que la fase 2 permite la apertura de los centros de Educación Especial, y la asistencia de los alumnos tendrá carácter voluntario. “Dadas las características específicas de este alumnado, se hace especialmente difícil mantener las medidas de seguridad, autoprotección y distanciamiento social. Por ello, sería imprescindible medidas preventivas como realización de tests al alumnado, familia y personal del centro de forma periódica, así como extremar las medidas de higiene y de protección”, indican.