www.melillahoy.es
Magdalena Muñoz Bautista, presidenta de la Joven Orquesta Intercultural de Melilla (JOI)
Magdalena Muñoz Bautista, presidenta de la Joven Orquesta Intercultural de Melilla (JOI)

Magdalena Muñoz pide se instalen contenedores para recoger mascarillas y guantes ya utilizados

La presidenta de JOI se ha dirigido a diferentes partidos políticos de la Ciudad para que atiendan su propuesta

domingo 10 de mayo de 2020, 04:00h
Magdalena Muñoz Bautista, presidenta de la Joven Orquesta Intercultural de Melilla (JOI), ha presentado una iniciativa de concienciación a diferentes partidos políticos para que se instale y recojan, en diferentes puntos de la Ciudad, las mascarillas y los guantes de plástico ya utilizados, con el objetivo de evitar que los ciudadanos y el planeta siga contagiándose del coronavirus. En este sentido, se mostró confiada en que su propuesta se “estudie seriamente y con premura” para decidir cuál sería la mejor opción, como pudiera ser la “instalación de contenedores” en algunos puntos de la Ciudad.
La presidenta de JOI indicó que está manteniendo conversaciones con distintos partidos políticos y con asociaciones de la Ciudad “para que apoyen su iniciativa, con el objetivo de crear una campaña de concienciación ciudadana” sobre el reciclado de estos residuos “porque las mascarillas y los guantes van al mar y no se desagradan, con la de animales que pueden enredarse en ellas”.

Gobierno Local
A este respecto, confía en que el Gobierno Local tome cartas en el asunto “por el bien de todos y se puedan recoger esos residuos”, pero no solo de las personas que están contaminadas, “pues todos los del COVID-19 son también contaminantes, no solo por el virus, sino para todo el planeta”.
“Yo pienso que lo más sensato sería que los gobernantes hablaran con las empresas de limpiezas que tenemos en la ciudad y se les preguntara cuál sería la forma más efectiva, rápida y económica para que pudieran llevar a cabo esa labor. No se trata de decir ahora que es un gasto extra, sino cómo podemos optimizar los recursos que tenemos”, resaltó Magdalena Muñoz.
En este sentido, consideró que la mejor decisión para la no contaminación del ciudadano y del planeta es establecer diferentes puntos de recogida en la Ciudad. “Yo creo que la mejor opción es colocar contenedores, que no deben ser muchos, para que las mascarillas y los guantes puedan ser recogidos en una bolsa de plástico, en vez de arrojarlos a la basura en cualquier momento del día, y depositarlos en ese lugar una vez hubiera reunido varias”.
También asegura que hay que controlar la basura que se arroja de los supermercados, donde se “está recogiendo muchas mascarillas y bastantes guantes de plástico”.
De igual modo, significó que los ciudadanos deben ser más conscientes de esta situación por todo lo que está ocurriendo. “Hay que informar a la gente de que no podemos hacerlo de cualquier manera. Mis mascarillas y los guantes aún los conservo, pues me da muchísima cosa de arrojarlos a la basura, sin saber que van a ser incinerados, aunque la incineración también es contaminante. Otra opción es triturar y llevarlo al vertedero, pero también hay que desinfectar.
“Hay información de cuáles son los procesos más convenientes, pero que sobre todo las personas responsables actúen en consecuencia y los ayuntamientos tienen competencia para hacer ese ordenamiento”, agregó.

Campaña de concienciacón de la contaminación
Magdalena Muñoz aseguró que es fundamental hacer una buena campaña de concienciación, sobre todo porque España es un país con una forma de vida muy contaminante. “La empresa del plástico en España no se recicla lo suficiente y tampoco se quiere destinar dinero para su investigación y utilizar sustancias que no sean plásticos, como la fécula de patatas y otras que se pueden utilizar para hacer más productos biodegradables. Entonces, el consumidor bastante tiene con ir al supermercado, en el sentido que nos obligan a comprar mucha basura, como para que ahora tengamos también toneladas de guantas y mascarillas que no son reciclables. Por ello, desde distintos colectivos se está proponiendo un uso racional de esta basura que es añadida a la que ya producimos habitualmente”, concluyó.