www.melillahoy.es

El Campus Universitario de Melilla vuelve a abrir sus puertas de nuevo para gestiones administrativas y de investigación

A partir de este jueves, la biblioteca permanecerá abierta con un tercio del aforo y medidas de prevención e higiene

martes 12 de mayo de 2020, 04:00h
La decana de la Facultad de Ciencias de la Educación y del Deporte, Alicia Benarroch
La decana de la Facultad de Ciencias de la Educación y del Deporte, Alicia Benarroch
La decana de la Facultad de Ciencias de la Educación y del Deporte de Melilla, Alicia Benarroch, explicó ayer a este Diario que el pasado sábado mantuvieron una reunión con el equipo rectal de la Universidad de Granada para presentar el plan de reincorporación presencial ante el Covid-19 del Personal de la Facultad consensuado con los sindicatos y mesas de negociación de estudiantes, PDI y PAS. Tras pasar a la primera fase de la desescalada, el Campus Universitario de Melilla ya ha vuelto a abrir sus puertas para gestiones administrativas y de investigación. También, a partir del jueves 14 de mayo se podrá acudir a la biblioteca con un tercio del aforo y siguiendo las medidas de prevención e higiene.
Desde ayer, dio comienzo la fase 1 en Melilla tras conocerse que cumplía las condiciones para avanzar en la desescalada. Cumpliendo con el plan de transición hacia la nueva normalidad por el Gobierno central, el Campus Universitario ya ha abierto sus puertas para su desinfección, acondicionamiento, para gestiones administrativas y de investigación, además de la apertura de laboratorios universitarios.

La decana de la Facultad de Ciencias de la Educación y del Deporte de Melilla, Alicia Benarroch, quiso apelar a la responsabilidad y a la prudencia porque “esto no significa que hayamos superado el virus”, sino que lo primero que se expone en el plan es que la docencia sigue siendo no presencial.

Destacó la importancia de tener acceso a la biblioteca a partir del jueves 14 de mayo de forma presencial, tras su desinfección y limpieza, con un tercio del aforo ya que cree es fundamental ya que “los libros son la materia prima para llevar a cabo investigaciones de muchísimas áreas”.

También, apuntó en que ya está abierto el servicio presencial de Consejería de la Facultad, en horario de 9:00 a 19:00 horas porque antes solo existía un servicio de vigilancia. La secretaría, en cuanto a gestiones administrativas se va a poner un servicio mínimo y en los laboratorios.

Asimismo, Benarroch señaló que tanto al entrar como al salir del Campus, el personal debe pasar por Consejería, donde se le dotará de EPIs (mascarillas y guantes) y donde se llevará un registro de esas entradas y salidas. Esta medida, aseguró que es para controlar que no se vayan a juntar un gran número de personas en los despachos porque está “totalmente prohibido”, y para desinfectar a continuación de esa entrada.

Sobre el calendario de exámenes, indicó que, la convocatoria ordinaria se extiende hasta el 1 de julio y la extraordinaria será del 13 al 24 de julio.

La decana de la Facultad adelantó que el acto de graduación de este curso se va a posponer hasta septiembre o octubre. Expuso que no quieren dejar a estas promociones de alumnos “sin ese recuerdo tan bonito para la posteridad”. “Nos hemos comprometido que en cuanto se pueda, se hará la graduación que estaba prevista a finales del mes de junio”, sostuvo.

En cuanto al préstamo de ordenadores, respondió que funciona “muy bien” ya que la Facultad ha entregado 22 ordenadores portátiles. “No hemos dejado ninguna demanda sin cubrir, todas las solicitudes que hemos recibido han sido correspondidas”, concluyó.

“Los profesores están diseñando exámenes que sean justos”
La decana de la Facultad resaltó que los alumnos están “nerviosos” porque están viendo llegar las fechas de los exámenes en un escenario de “incertidumbre” porque están acostumbrando a los presenciales. Explicó que ha recibido quejas sobre la petición de los profesores de mantener encendida la cámara durante el examen.

Benarroch dejó claro que tienen que entender que como en un examen presencial tienen que autentificar su identidad, a través de los medios telemáticos deben hacerlo encendiendo la cámara.

Aseguró que la mayoría de profesores se están tomando “muy enserio” diseñar las pruebas de evaluación para que sean “lo más justas posibles” con cuestionarios de opciones múltiples, que cada vez que el alumno lo abre, se desordenan las preguntas y las respuestas alternativas, junto con un tiempo limitado de realización para asegurar que no se copian.