www.melillahoy.es
El consejero de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Hassan Mohatar, junto al presidente de la Asociación de Hostelería de Melilla, Chakib Mohamed
Ampliar
El consejero de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Hassan Mohatar, junto al presidente de la Asociación de Hostelería de Melilla, Chakib Mohamed (Foto: CAM)

La Ciudad ofrece su “máxima colaboración” a la hostelería y le exime del pago de las tasas por las terrazas

Los establecimientos hosteleros que carecen de terrazas podrán pedir autorización a la Ciudad para instalarla

martes 12 de mayo de 2020, 04:30h
La Ciudad Autónoma de Melilla ofreció ayer su “máxima colaboración” y disposición de ayudar al gremio de la hostelería y anunció que eximirá a todos sus establecimientos del pago de las tasas por ocupación de la vía pública con las terrazas, medida que se mantendrá hasta final de año. En rueda de prensa, el consejero de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Hassan Mohatar, dio a conocer esta medida coincidiendo con el primer día de la fase 1, en el que abrió una decena de establecimientos, casi todos cafeterías, ya que solo pueden reiniciar su actividad aquellos que tengan terraza al estar prohibida la entrada de clientes al interior del local,

En el primer día de fase 1, la Ciudad Autónoma ha duplicado el espacio de terraza de los establecimientos que han abierto para evitar que les afecte la limitación del 50 % de capacidad establecida en la normativa y hacer posible a la vez la separación de dos metros entre mesas, lo que ha conllevado en algunos casos cortes de vías públicas.
En el caso de los establecimientos hosteleros que deseen volver a la actividad y no tengan terraza (incluidos aquellos que tienen terraza cerrada), el consejero mostró la disposición de la Ciudad Autónoma de buscar alternativas viables y permitir que dispongan de ella, en cuyo caso se va a procurar que la capacidad en cuanto al número de mesas sea igual a la del bar, restaurante o cafetería más próximo.

“Evitar papeleo”
Para ello, explicó que los hosteleros afectados estarán obligados a pedir autorización a la Ciudad Autónoma, bien de forma presencial o telemática, aunque la idea es “evitar el papeleo” y facilitar que la implantación de las terrazas sea prácticamente automática tras pedir permiso.
En este punto, Mohatar indicó que no se va a tener en cuenta la ordenanza que obliga a los establecimientos hosteleros a guardar una uniformidad en el modelo de las terrazas que se instalen en la vía pública melillense, ya que considera que ahora “no es el momento” y es necesario que se establezca una “excepcionalidad”.
El consejero avanzó además que ha ordenado que un técnico se haga cargo de canalizar todas las demandas del sector de los empresarios y se “flexibilice y agilice al máximo cualquier solicitud de autorización”.
La situación, explicó Mohatar, se prolongará, en principio, “hasta que la situación cambie”, ya que en una segunda fase no solo se ampliaría la capacidad de la terraza al 100 %, sino que también estaría permitida la actividad empresarial en el interior de los establecimientos hosteleros, limitada a un 30 %.
Otra de las medidas con las que Medio Ambiente quiere colaborar con el gremio de los hosteleros es con el refuerzo de la desinfección en las vías públicas donde se instalen las terrazas, que serán desinfectadas dos veces al día, una por la mañana y otra por la tarde, empleando para ello el servicio que tiene operativo en los 26 barrios de Melilla.

Transfronterizos
El consejero de Medio Ambiente admitió que el cierre de las fronteras con Marruecos es “un hándicap” por el hecho de que la hostelería melillense cuenta en su plantilla con trabajadores transfronterizos, si bien cree que “habrá que cambiar el chip” y, mientras dure esta situación, los negocios del gremio tendrán que recurrir a desempleados melillenses, que “bastante falta hace también”.
No obstante, considera que “lo más importante” es reactivar estos negocios porque si eso no ocurre, no funcionan o no van bien, tampoco podrá haber trabajadores.

El gremio “está actuando de forma sensata, madura y responsable”

El presidente de la Asociación de Hostelería de Melilla, Chakib Mohamed, agradeció a la Ciudad Autónoma la decisión de colaborar con el gremio y dijo que los miembros intentarán “ser respetuosos” con el uso de la vía pública y que la clientela tenga la mayor seguridad en sus establecimientos. En su opinión, los negocios del sector de la hostelería están haciendo su propia desescalada porque no todos se han incorporado en esta fase 1 y “están actuando de forma sensata, madura y responsable, adaptándose e incorporándose poco a poco a su actividad”, lo cual es “muy complejo” porque conlleva “muchos avatares que hay que contemplar”.
Confió en que se agilice la relación de la hostelería con la Ciudad Autónoma para que “no haya mucho tema burocrático”, de manera que este sector pueda reanudar su actividad lo más pronto posible dada su importancia para la economía no solo local, sino también nacional.