www.melillahoy.es
Marín recordó que es la segunda vez que De Castro paraliza la compra de test
Ampliar
Marín recordó que es la segunda vez que De Castro paraliza la compra de test

PP dice que el “enfrentamiento” del Gobierno local deja desprotegidos a los melillenses

Según Marín, De Castro paralizó la compra de 4.000 test de Mohand “como reprimenda” porque el consejero “enmendó la plana a Aberchán”

miércoles 13 de mayo de 2020, 04:14h
El PP acusó ayer al Gobierno de la Ciudad Autónoma de “dejar desprotegidos” a los melillenses desde el punto de vista social, económico y de la Salud Pública debido a “la situación de enfrentamiento permanente” que, a su juicio, hay en el seno del Ejecutivo entre los tres partidos que lo conforman, PSOE, Cs y Coalición por Melila (CPM).

En un mensaje grabado, el secretario general del PP de Melilla, Miguel Marín, mostró la preocupación de su partido por esta situación, ya que considera que “las peleas internas” en el Gobierno “no solo constituyen un espectáculo bochornoso que daña la imagen de la ciudad, sino que perjudica al conjunto de los melillenses”.
No en vano, recordó que es la ciudadanía la que está sufriendo la crisis provocada por el coronavirus y “ve que no llegan las ayudas prometidas hace dos meses”, ya que el plan para impulsar la recuperación económica con ayudas a empresas, autónomos y familias ni siquiera ha sido presentado aún en la Asamblea.
Según el PP, el “enfrentamiento” en el Gobierno “se ve claramente” con “la alianza contra el PSOE” que, a su juicio, hay entre CPM y Eduardo de Castro, presidente de la Ciudad Autónoma y único diputado de Ciudadanos en la Asamblea.

“Reprimenda”
Marín aseveró que la formación socialista “ha sido humillada por enésima vez” con la paralización de la compra de 4.000 test rápidos que había iniciado el consejero de Salud Pública, el socialista Mohamed Mohamed Mohand, y que, según el dirigente popular, fue “como reprimenda” del presidente de la Ciudad al consejero.
“Mohand enmendó la plana a Mustafa Aberchán”, presidente de CPM, “por decir que esta semana se iban a realizar test al 15 % de la población, cuando eso no era cierto. Y De Castro, como reprimenda, y actuando a la orden de Aberchán, enmienda la plana al consejero de Salud Pública paralizando la compra de test que este había encargado”.
El PP cree que lo sucedido es “un esperpento” consentido por la líder del PSOE en Melilla y vicepresidenta primera del Gobierno de Melilla, Gloria Rojas, ya que “está permitiendo la humillación a sus compañeros y a las siglas de su partido”, si bien Marín dijo que “allá ella”, dejando claro que eso no preocupa al PP, sino el perjuicio que se pueda ocasionar a los melillenses.

Segunda paralización
Tras conocer la orden de De Castro de paralizar la compra de los 4.000 test rápidos, Marín recordó que es la segunda vez que lo hace, después de que a finales de marzo ya adoptara la misma medida con otras 2.000 pruebas comparada por el consejero de Salud Pública.
“De Castro hace todo lo contrario de lo que se está haciendo en todo el mundo, ya que todos los expertos concluyen que una de las mejores maneras de combatir el coronavirus es a través de test masivos para detectar los casos positivos y evitar que contagien a personas de su entorno”, dijo.

Marín llama “incompetente, hipócrita e irresponsable” a De Castro

Marín opina que “era imposible pensar que Melilla podría tener un presidente tan incompetente, tan irresponsable y tan hipócrita como De Castro”, al que acusó de “dejar desprotegidos a los melillenses”, y especialmente a los colectivos profesionales más expuestos al contagio del coronavirus durante los dos últimos meses, entre ellos agentes de seguridad, efectivos de emergencia, personal sanitario o trabajadores de supermercados.
“De Castro está jugando con la salud de los melillenses y eso es imperdonable”, aseveró Marín, que también señaló a la vicepresidenta primera de la Ciudad Autónoma porque lo que está ocurriendo es “con su complicidad”.
Asimismo, afeó al presidente melillense que hable de ahorro de dinero público, ya que los test costaban 40.000 euros y, al mismo tiempo, autoriza medidas en las áreas de CPM, como “250.000 euros para el centro de menores que se han inventado” en Rostrogordo, o “dilapidar 600.000 euros en la Consejería de Distritos para que CPM haga barbaridades con el reparto de ayudas”.