www.melillahoy.es
Este momento ha quedado grabado en la retina de muchos
Ampliar
Este momento ha quedado grabado en la retina de muchos

Se cumplen 2 meses de un día histórico para Melilla: el cierre de la frontera con Melilla 50 años después

La pandemia del coronavirus llevó a Marruecos a tomar la decisión de cerrar todos sus puestos fronterizos con Melilla con apenas 8 horas de antelación, una situación que no se recordaba desde 1970 con el cólera

miércoles 13 de mayo de 2020, 04:25h
A las 6 de la mañana del día 13 de marzo de 2020 se producía un hecho histórico para Melilla: el cierre de la frontera con Marruecos. La aparición de una pandemia provocada por el coronavirus llevó al reino alauí a cerrar todos sus puestos fronterizos con nuestra ciudad. Una decisión que no habían conocido los menores de 50 años porque habría que remontarse a inicios de los años 70 del pasado siglo para saber de otro cierre fronterizo, en este caso también por enfermedad, provocada por un brote de cólera que llevó igualmente al confinamiento, tal y como ha ocurrido con el virus bautizado como Covid-19. Las autoridades marroquíes apenas dieron ocho horas a los españoles que aún se encontraban en su país, para abandonarlo, lo que provocó que cientos de personas, muchos de ellos de Melilla, quedaran atrapados en el país vecino. Muchos pudieron volver en los días posteriores al permitirse el retorno durante unas horas al día, más de una semana, pero más de un centenar siguen hoy en día sin poder regresar. Otro tanto ocurrió con más de 500 marroquíes que quedaron varados en Melilla, de ellos más de 300 acogidos por la Ciudad Autónoma para que puedan seguir el confinamiento.
Las imágenes que llegaron desde el pues fronterizo en forma de videos, en los que se podían ver a los policías dirigiendo a una grúa mientras colocaba bloques de hormigón en el puesto fronterizo de Beni-Enzar por el que momentos antes pasaban a diario 30.000 personas y más de 4.000 vehículos, se han quedado en la retina de muchos.

Algunos se habían imaginado una situación así, porque han sido varias las crisis de todo tipo que se han vivido durante estas cuatro décadas, pero nadie estaba preparado para ese momento.

Tanto que algunos optaron por no atender el aviso de pasar a uno u otro lado porque pensaron que iban a ser cuestión de horas o días la reapertura, y prefirieron quedarse en unos casos en Melilla y en otros en Nador. Sin embargo, se equivocaron porque los días van pasando y la frontera sigue cerrada.

Consecuencias en Melilla
Hoy se cumplen dos meses de aquel instante que tantas consecuencias a ha tenido a uno y otro lado de la barrera.

En Melilla, la atención a los más de 300 marroquíes bloqueados por la decisión de su país de no permitir la entrada de ninguna persona, incluida sus nacionales, está costando a las arcas de la Ciudad Autónoma unos 300.000 euros mensuales. Si esos datos se cumplen, ya el gasto de atención a estas personas, en forma de alojamiento, manutención y sanidad, se elevaría a 600.000.

A ello hay que unirle el descenso vertiginoso de la recaudación del impuesto especial de Melilla IPSI debido a la paralización del “comercio fronterizo”. Unas pérdidas que la Ciudad Autónoma ya ha cuantificado en 50 millones de euros si se mantiene así hasta final de año.

Eso sin contar el impacto social de la medida, que en algunos casos ha separado unidades familiares o el intenso contacto familiar que existe entre muchos habitantes de Melilla y de las zonas colindantes, como Beni-Enzar, Farhana, Nador, Mari guari y otros puntos de Marruecos.

Efectos en Marruecos
En el otro lado, el impacto también ha sido significativo porque ha dejado sin trabajo a miles de marroquíes, entre empleadas de hogar y trabajadores transfronterizos, de forma especial de la construcción y el sector del hotelería y el comercio, que ya no han podido regresar a sus puestos de trabajo.

También en forma de miles de empleo hay que contabilizar los afectos por el fin abrupto del llamado “comercio fronterizo”, que deja imágenes inéditas de la frontera, sin sus tradiciones colas y las personas que llevaban sus compras para su reventa en el país vecino.

Y dentro de poco, si la cosa sigue así, también quitará de la escena de Melilla las estampas de la Operación Paso del Estrecho de cada verano.

La pregunta del millón
En definitiva, ese 13 de marzo de 2020 cambiaba el curso de la historia de Melilla. La pregunta que se hacen muchos es cuándo se reabrirá, pero de momento nadie tiene la respuesta. Se dan todo tipo de fechas, pero a ciencia cierta, nadie sabe de momento cuándo podremos pasar de un lado a otro.
¿Junio, julio, ... octubre, 2020? Toda una incógnita.