www.melillahoy.es

La Policía Nacional toma la filiación de los asentados en la frontera y les pide que se marchen a sus casas

Momento en el que anoche la Policía Nacional tomaba los datos a los concentrados en la frontera para hacer una lista
Ampliar
Momento en el que anoche la Policía Nacional tomaba los datos a los concentrados en la frontera para hacer una lista

Unos 300 marroquíes se concentran durante todo el domingo delante la frontera tras dormir en la calle pero no logran pasar a Marruecos

El consejero ha admitido que muchos no tenían donde volver y se les iba a acoger pero se desconoce cuántos han aceptado

lunes 18 de mayo de 2020, 05:00h
Después de pasar la noche del sábado a la intemperie más de 100 personas de Marruecos junto a la frontera de Beni-Enzar, ayer domingo se les sumaron otras 200, que aguardaron todo el día en sus inmediaciones la oportunidad de volver a sus casas después de dos meses bloqueadas en Melilla. Sin embargo, ya desde primera hora la mañana, a través del consejero de Políticas Sociales, Mohamed Mohand, se descartaba que en dicha jornada pudiera salir alguien. Por la noche, acudió a la zona y contó que la Policía Nacional estaba tomando los datos de los allí presentes para hacer una lista, para el caso de que Marruecos aceptara el acceso de estas personas. Una vez apuntados los nombres y demás datos, les pidieron que volvieran al lugar donde habían habitado hasta ahora y no permanecieran en la vía pública. Mohand admitió que muchos respondieron que, por diversos motivos, ya no tenían donde volver, por lo que se les estaba ofreciendo ser acogidos en los centros de la Ciudad Autónoma, como la Plaza de Toros y V Pino. Al cierre de nuestra Redacción, desconocemos cuántos aceptaron y cuántos optaron por quedarse en la calle.
Entre estos ciudadanos, hay un grupo numeroso de mujeres que denuncian "favoritismo" a la hora de conferenciar la lista de 200 que entraron entre el viernes y el sábado.

En declaraciones a MELILLA HOY, una portavoz ha asegurado que dormirán allí "los días que sean necesarios", hasta que les permitan pasar para regresar a sus casas, situadas en la provincia de Nador, tras dos meses sin poder salir de Melilla.

La citada fuente ha admitido que el esfuerzo de los concentrados frente a la frontera de Beni Enzar es mayor "al estar en ayunas por el Ramadán" pero asevera que permanecerán ahí "el tiempo que sea imprescindible hasta regresar a sus hogares". Organizaciones no gubernamentales y particulares les llevaron en la noche del sábado, para romper el ayuno, agua, leche, zumos, pasteles y galletas.

Esta acampada se produce después de que el pasado viernes las autoridades de Marruecos accedieran a abrir un "pasillo humanitario" para permitir el regreso de parte de sus nacionales atrapados en Melilla, concretamente 130 el viernes y 70 el sábado, tras decidir unilateralmente el cierre de fronteras con Ceuta y Melilla el 13 de marzo por la crisis del coronavirus.

Sin embargo, se estima que aún permanecen en la ciudad otros 500 marroquíes que también quieren regresar a su país. Además de las más de 300 personas acogidas por la Ciudad Autómoma en campamentos provisionales instalados en el la Plaza de Toros y el complejo V Pino, y por la Comisión Islámica en el Cementerio Musulmán, se calcula que hay otros 200 marroquíes en casas de familiares o en casas de alquiler, que también desean regresar a su país.