www.melillahoy.es
Imágenes de algunas de las furgonetas donde viven las familias marroquíes
Imágenes de algunas de las furgonetas donde viven las familias marroquíes

Amin Azmani denuncia que hay familias viviendo en furgonetas al no poder regresar a Marruecos

También, critica que el Gobierno local no haya planteado una alternativa como los hoteles para dignificar su situación

miércoles 20 de mayo de 2020, 04:00h
El presidente de Adelante Melilla, Amin Azmani, ha denunciado que hay familias que se encuentran prácticamente viviendo en furgonetas cerca del cementerio musulmán debido al cierre fronterizo y no poder regresar a Marruecos. Critica que el Gobierno local no haya planteado una alternativa como poner a disposición de los marroquíes los diversos hoteles de la ciudad que están cerrados para dignificar su situación. También, Azmani considera que es inhumano que la Administración “mire hacia otro lado” porque el cementerio musulmán tampoco es el lugar “idóneo ni adecuado ni capacitado” para acoger a las familias atrapadas en Melilla.
El presidente de Adelante Melilla, Amin Azmani, expuso que desde el cierre fronterizo muchas familias marroquíes que se quedaron atrapadas en Melilla han estado en viviendas “infrahumanas”, garajes, cocheras, chabolas, y algunas mujeres con sus niños optaron desde el principio estar en el cementerio musulmán porque allí están acogidas y algunas organizaciones y entidades les llevan alimentos.

Cuando Marruecos anunció que iba a abrir la frontera, indicó que muchos marroquíes se trasladaron a la frontera para ver si podían volver a su país dejando los domicilios donde estaban acogidos, los garajes, las cocheras, pero “parece ser que Marruecos ha reculado al haber un posible caso positivo y muchos de ellos ya no tenían opción de volver a ningún sitio”.

Señaló que muchos volvieron al cementerio musulmán, pero algunas familias están “prácticamente viviendo” en unas furgonetas que se utilizaban para el comercio atípico, “no sé si las usan en forma de ropero, almacén, pero es inaceptable”.

Azmani cree que la Ciudad Autónoma debe de garantizar una alternativa que dignifique la situación de estas personas, aunque deseen estar voluntariamente en el cementerio musulmán. Indicó que hay madres primerizas, bebes recién nacidos, niños, personas mayores con dolencias, problemas crónicos, por lo que, considera que “lo lógico y sensato” es que el Gobierno en vez de llevarlos a la plaza de toros, ponga a disposición de las familias el Hotel Melilla Puerto, el Ánfora y el Rusadir.
“No son personas conflictivas, es algo que han hecho en otros territorios, porque el trato es indigno y la Administración no puede mirar hacia otro lado”, sostuvo.

De forma personal, aclaró que ha intentado buscar alternativas como utilizar una nave industrial que ya puso a disposición de Delegación y de la Ciudad con la condición de que la equipasen con camas y vestuarios. “No puedo ponerla a disposición del cementerio municipal porque no tienen equipamiento para estas familias, es una situación inaudita”, apostilló.

El presidente de Adelante Melilla aseguró que algunas personas han intentado desmentirlo y han pedido a las mujeres que duerman dentro de la mezquita, pero guardan sus cosas en las furgonetas, lavan sus ropas, etc.
“Ya se ha visto que la plaza de toros no estaba acogiendo a todos los marroquíes atrapados en la ciudad, al menos parece que ha mejorado el servicio de alimentación porque las primeras imágenes fueron penosas”, dijo.

Por último, Azmani entiende que la Administración se puede ver “desbordada” en las primeras semanas, pero han pasado casi tres meses y “se siguen echando la pelota los unos a los otros, se creó un gabinete de crisis, pero ni se reúnen ni se convoca”.

Alimentos para los necesitados
En cuanto al reparto de alimentos, Amin Azmani explica que con su grupo de voluntarios ya han atendido a 2.200 familias, aunque ahora no tienen el nivel de recaudación de antes porque “cada vez cuesta más y la situación está empeorando”.

Indicó que la gente se piensa que es un alivio que se haya pasado a la fase 1 en Melilla, pero cree que “en absoluto” porque son personas que trabajan en la frontera, vivían del comercio atípico, limpiando portales, mercadillo que sigue bloqueado, etc.

Azmani apunta que los ahorros se están terminando, los ERTE no se pagan y hay familias que incluso no tienen para celebrar el fin del Ramadán. Para ayudar a estas personas, se puede hacer una donación a través de bizum de forma inmediata en los teléfonos 625593468, 654997754 o el 693067664 o por transferencia bancaria al ES1500492506152794035800.