www.melillahoy.es
Como “gesto de afecto”, la Guardia Civil ha facilitado a todos ellos un diploma
Ampliar
Como “gesto de afecto”, la Guardia Civil ha facilitado a todos ellos un diploma

La Guardia Civil atiende a 300 personas vulnerables del Cuerpo ante la crisis sanitaria

Les ha llamado para conocer su estado y necesidades, ofrecerles cercanía y apoyo moral, y llevarles a casa artículos demandados

sábado 23 de mayo de 2020, 04:00h
La Guardia Civil ha atendido en Melilla a más de 300 personas de su colectivo de mayores, jubilados, viudas y familiares desde el inicio de la pandemia, a los que ha ofrecido asistencia mediante la puesta en marcha de un plan integral para conocer sus necesidades. En una nota de prensa, la Comandancia de la Guardia Civil ha informado de que esta iniciativa la ha llevado a cabo su Servicio de Acción Social ante la grave crisis sanitaria por la propagación de la COVID-19 y del confinamiento decretado para todos los ciudadanos con objeto de evitar el contagio del virus.
En el marco de este plan, el instituto armado se ha puesto en contacto con el colectivo de los mayores, jubilados, viudas y, en definitiva, familiares del Cuerpo, para conocer su estado y necesidades, ofrecerle cercanía y apoyo moral, y entregarles en sus domicilios artículos demandados.
Entre ellos, destacan prescripción de recetas médicas, obtención y compra de medicamentos y otros de primera necesidad, como alimentos, ha informado la Comandancia, que pudo obtener los datos de contacto de estas personas a través de la Asociación de Veteranos de la Guardia Civil y el propio Servicio de Acción Social.
Todo ello permitió que en un principio se pudiera contactar con más de 100 personas vía telefónica, si bien el boca a boca de esta atención dispensada ha hecho que a lo largo del periodo de confinamiento hayan sido más de 300 las personas atendidas de ese colectivo, muchos de ellos con una desvinculación superior a los 20 años con el Cuerpo.
Según la Comandancia, “todos ellos se vieron reconfortados, agradecidos y honrados por la llamada de la Guardia Civil” para interesarse por su estado, darles apoyo moral y ofrecimiento para atender las necesidades que pudieran tener.
Entre esas 300 personas atendidas, la Guardia Civil ha destacado por su edad y “el agradecimiento mostrado” al guardia civil Natalio Trujillo Maese, de 93 años, “siempre entusiasta y con actitud de guardia veterano que, a pesar de su edad, mostraba su inquietud y solidaridad, preocupándose por sus compañeros”.
Como “gesto de afecto”, la Guardia Civil ha facilitado a todos ellos un diploma “por su valerosa y serena actitud mostrada frente a la dolorosa situación vivida, confinados en su domicilio”.