www.melillahoy.es

Melilla, por segundo día consecutivo, sin casos positivos de covid-19 tras dar de alta a los cuatro últimos pacientes

Las autoridades locales, que preparan el plan de desescalada de la ciudad que pasa a la fase 2 a partir de mañana lunes, indican a los melillenses que no hay que bajar la guardia porque el virus sigue presente y “mata”

domingo 24 de mayo de 2020, 04:26h
Tras dar de alta a los cuatro últimos pacientes, Melilla no cuenta con ningún caso positivo de covid-19, según han desvelado las autoridades sanitarias que recuerdan que la ciudad ha llegado a tener 130 casos activos y dos fallecimientos. No obstante, apostillan que no hay que bajar la guardia y que deben cumplirse las medidas para seguir frenando el avance de la enfermedad. Ayer comenzaron las reuniones temáticas de la comisión de desescalada de cara a que la ciudad pueda estar preparada para su pase a la fase 2 mañana lunes.
El consejero MOhand, la delegada del Gobierno y el responsable de Ingesa en Melilla
El consejero MOhand, la delegada del Gobierno y el responsable de Ingesa en Melilla
En rueda de prensa, el consejero de Salud Pública, Mohamed Mohand, apuntó que Melilla, que ha llegado a tener 130 casos positivos y lamentar dos fallecimientos, en estos momentos “tiene los mejores datos de España, con la menor tasa de mortalidad, ha tenido el menor número de casos de la media nacional y la menor incidencia acumulada en los últimos 14 días”.

Pero en especial, a fecha de ayer sábado, Melilla “no cuenta con ninguna persona con convid-19, porque los cuatro pacientes que estaban en situación activa por la enfermedad, se han recuperado, por lo tanto, podemos decir que en la ciudad hay cero personas ingresadas en el hospital, en la UCI o en sus domicilios con covid-19”.

Considera que estas cifras “invitan a dos reflexiones: la de la esperanza a la vuelta a la normalidad de poder estar con amigos y familia, pero también a entender que esto no ha terminado, que el virus sigue y debemos comportarnos, hoy más que nunca, con la suficiente diligencia y máxima responsabilidad”.
“No debemos permitirnos ningún descuido o despiste porque es sencillo que haya un repunte y volver a momentos duros de confinamiento, de nula actividad económica y muy reducida actividad social”, reitera el consejero que apuesta porque esa vuelta a la normalidad debe ser escalonada.

Sanidad
Por su parte el director territorial del INGESA, Omar Haouari, confirmó que, por primera vez desde el 12 de marzo, en Melilla “no hay pacientes con covid-19 activo” y que después de “setenta días de intenso trabajo en el área sanitaria, se ha llegado a una de las metas que nos trazamos cuando se conocieron los dos primeros positivos”. Afirma que “es el momento de reconocer el esfuerzo” que se ha realizado por todos y cada uno de los profesionales de la sanidad pública en la ciudad, desde los facultativos, a la enfermería, 061, personal de informática, mantenimiento y el propio equipo directivo.

Lamentó que a pesar de este esfuerzo “no se haya podido evitar que, tristemente, dos melillenses murieran”, por ese motivo pidió a la ciudadanía melillense que ahora “extreme las precauciones, y que en estos días de fiesta que vienen”, por el fin del Ramadán “sean conscientes de que nos jugamos mucho y que el coronavirus mata”.

Afirma que no se ha llegado al final de recorrido en la lucha contra el covid-19, por lo que hay que seguir “guardando la distancia social, evitar las aglomeraciones y mantener la higiene de las manos”, indica el Haouari, que reitera que la evolución de la enfermedad “depende de todos nosotros y no hay que bajar la guardia, porque el virus sigue entre nosotros”.

Desescalada
Por otra parte, manifestó el consejero de Salud Pública que, para seguir avanzando hacia la normalidad, se seguirán elaborando los informes que remitir al Ministerio de Sanidad para que Melilla pueda seguir pasando de fase, y al mismo tiempo, mantener las reuniones con los distintos colectivos que forman parte de la comisión de desescalada escuchando a todas las partes.

En este sentido anunció la celebración este fin de semana de varias reuniones extraordinarias de las distintas comisiones de desescalada de Melilla, empezando por la de políticas sociales para concretar cómo abordar el paso a la fase dos en residencias de mayores, el Gámez Morón o el centro asistencial.

También la del ámbito económico con la participación de empresarios, sindicatos y la Ciudad Autónoma sobre el paso de fase en el sector comercial y en hostelería; la del ámbito medioambiental que afecta, entre otras cuestiones, a la apertura de playas y piscinas, y la comisión de seguridad.

Dejó patente “el incansable trabajo que se hace por parte de la Ciudad Autónoma y el Gobierno central para poder tener preparado y a punto para el lunes, un plan de desescalada propio para Melilla”, cumpliendo con lo que es su obligación y añadió que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado “se encargarán de hacer cumplir” este plan.

Pero apostilló que “la gran parte del trabajo recae en los ciudadanos, que deben comportarse y actuar con responsabilidad individual prestando atención a las recomendaciones de las autoridades sanitarias, porque es la única forma de que Melilla siga pasando de fase, vuelva a la normalidad y lo vivido se quede en un mal sueño”.

El consejero dice confiar en la responsabilidad de los melillenses, a los que recuerda que se han vivido “meses muy complicados, 60 días de confinamiento y una situación muy crítica para el tejido empresarial” que está convencido nadie quiere repetir, y afirma que en esta crisis “el pueblo de Melilla ha mostrado unidad y estoy convencido de que esto se va a mantener en el tiempo”.



Los tes rápidos de la Ciudad se utilizarán a medida que sea necesario
En el turno de preguntas, el consejero Mohand adelantó que habrá que esperar a las conclusiones y recomendaciones de los técnicos sobre si estará permitido el baño en playas y piscinas públicas y privadas a partir del lunes, y que serán dudas que quedarán resueltas en el plan de playas.

Por otra parte, y sobre el destino que Salud Pública va a dar a los nueve mil test rápidos que adquirió la Ciudad Autónoma, indicó que, como los cinco mil test realizados en Melilla desde el inicio de la pandemia, estas pruebas se utilizarán de forma escalonada a medida que sea necesario seguir testando a personas en riesgo.