www.melillahoy.es

Los propietarios de los gimnasios locales, indignados con la orden “sorpresa” que les impide la apertura

Propietarios de varios de los gimnasios afectados por la medida
Propietarios de varios de los gimnasios afectados por la medida

Denuncian que han realizado una gran inversión para la reapertura, en personal y limpieza que ahora se traduce en pérdidas

miércoles 27 de mayo de 2020, 04:15h
La publicación ayer en el Boletín Oficial de la Ciudad de la prohibición de la apertura de los gimnasios, ha supuesto un jarro de agua fría para estos establecimientos, según denuncian sus propietarios, que no entienden que, en Melilla, con la evolución de la pandemia, se dicten estas medidas “por sorpresa”, que tira por tierra los gastos e inversión que han realizado tanto en medidas sanitarias como de personal que en algunos locales supera los diez mil euros. Sin poder abrir, se les pone en jaque, según denuncian.
En declaraciones a la prensa, Amin Azmani (Intergym Fitness) detalló que ayer los propietarios de los gimnasios de la ciudad se han encontrado “con la sorpresa” de que la Policía Local ha acudido a sus locales informándoles que no tenían permitido abrir, según el decreto publicado en el Boletín Oficial de la Ciudad siguiendo directrices de la Consejería de Políticas Sociales.

Noticia sorpresa
La sorpresa es mayúscula, asegura, primero porque no se les avisó con antelación y, en segundo lugar, porque según la normativa de referencia que regula la fase 2 de la desescalada está permitida la apertura de estos establecimientos con un 30% de aforo y “estrictas medidas de seguridad, y no entendemos que se publique este decreto sin previo aviso, lo que nos provoca daños irreparables”.

Indica que las autoridades “deben comprender” que una reapertura no es algo sencillo, porque han tenido que realizar “una inversión importante, en mi caso de cuatro mil euros, pero hay otras empresas que han invertido más de diez mil” para cumplir las normas sanitarias y de higiene, al tiempo que, de cara a esa reactivación de la actividad, han sacado a sus trabajadores del ERTE.

Lo que les desconcierta es que el Ministerio de Sanidad les remita a la normativa aplicable en Melilla que es la de la fase 2 que permite la apertura de estos establecimientos, que desde la Consejería de Deportes no se pongan impedimentos y que la de Políticas Sociales, “sin avisar” dicte lo contrario. “Es más restrictivo que el propio Gobierno central”, añade Azmani.

Les sorprende estas dificultades mientras que “vemos en cafeterías donde no se respetan las normas de separación y están acudiendo los clientes en masa”. En el caso de los gimnasios, “hemos tenido que adaptar las instalaciones y el personal” a la nueva situación, y tienen claro que “no se puede despreciar a un gremio tan importante como este, que somos siete gimnasios con plantillas importantes de trabajadores que nos dejan desamparados”.

Azmani confía en que se produzca una rectificación y se les permita abrir. Señala que estos negocios han tenido que instalar señalizaciones en cada sala de sus centros, crear nuevos sistemas de reserva para respetar la afluencia de clientes, formar al personal, colocar dispensadores de gel antiséptico, y otras medidas sanitarias que “no veo que se cumplan con tanta exactitud en otros sectores”.

Pérdidas
Por su parte, Marcos Gómez, de Entrenamiento 180, afirma que la noticia ha sido “un duro golpe para el sector”. El no poder abrir supone “tirar el gasto realizado” en medidas e higiene y desinfección, pero también en personal, porque muchos han readmitido a los trabajadores que se encontraban en un ERTE.
“Ahora nos encontramos que tenemos que esperar otros quince días para poder abrir, y todos son pérdidas. Es un golpe duro que va a costar mucho económicamente”, dijo.

Una falta de respecto hacia el sector
Javier Leiva de Olympic Center, dejó patente que a todos ellos les parece “una auténtica vergüenza, una falta de respeto y un despropósito” que no se les permita abrir. “No sé si se piensan los políticos que esto es un juego y que reabrir es algo sencillo. Llevamos semanas con una importante inversión económica en material, desinfectante, contratos de jornada completa para las limpiadoras, ampliación de horarios y recuperación de trabajadores, que en mi caso he dado de alta a 15 trabajadores en un ERTE y ahora, ¿cómo pago sin ingresos sus sueldos y los gastos sociales?”, se pregunta.

No ven que tenga sentido que Melilla pase a la fase 2, y que se les prohíba de abrir, máxime cuanto la evolución de la pandemia en la ciudad es más que positiva, con cero contagios en los últimos cuatro días. Los propietarios de los gimnasios esperan que se produzca una contraorden y se les permita abrir.

Los gimnasios perjudicados con la medida y que piden se levante la prohibición son: Olympic Center, Intergym Fitness, Entrenamiento 180 grados, Origen, Elite Gym, Fusión Center y Príncipe Felipe.