www.melillahoy.es
Foto de archivo del Fuerte empleada por Velázquez para ilustrar lo que se están perdiendo los melillenses por estar ocupada esta instalación por menores acogidos
Foto de archivo del Fuerte empleada por Velázquez para ilustrar lo que se están perdiendo los melillenses por estar ocupada esta instalación por menores acogidos

El PP critica el uso para menores del Fuerte Purísima impidiendo que sea utilizado por los melillenses

Entienden que son unas instalaciones para el ocio y el deporte que no puede utilizarse como centro de acogida

sábado 30 de mayo de 2020, 04:00h
El PP de Melilla critica que el Gobierno de la Ciudad haya convertido en centro de menores unas instalaciones diseñadas para el ocio y la práctica deportiva como el Fuerte de Rostrogordo, con lo que se impide a los melillenses el disfrute del recinto.
En declaraciones a este Diario, la diputada local del PP, Paz Velázquez, considera “desacertado” que el Gobierno de la Ciudad Autónoma decidiera utilizar las instalaciones del Fuerte de Rostrogordo como centro de acogida para menores, cuando se podía haber recurrido a otros espacios. Utilizar estas dependencias que tienen “un claro enfoque de ocio y deportivo, impide a los melillenses, ahora que hemos pasado a la fase dos, podamos hacer uso y disfrutar de ellas”.

Manifiesta además que los miembros del Gobierno, que conocían y han criticado la saturación del Centro de Purísima, que no se haya actuado con más diligencia, como se exigía al Gobierno del PP, a la hora de buscar solución. Por eso Velázquez critica que el Gobierno local “no haya habilitado antes al lado del Centro de Purísima los módulos que vienen anunciando para ampliar su capacidad, con lo que se hubiese evitar ocupar Rostrogordo que, claro está, que no es un centro para acoger menores y no reúne condiciones para ello”.

Su reconversión en centro de protección impide a los melillenses “que, en estas fechas, máxime cuando hemos pasado a la fase dos, puedan utilizar las pistas de pádel, la piscina e incluso las cabañas para organizar campamentos”. “Es una vergüenza que los melillenses no podamos hacer uso de estas instalaciones municipales porque las han convertido de forma desacertada en un centro para menores, y nosotros sólo nos hacemos eco del sentir de los ciudadanos melillenses por este hecho”, asegura Velázquez.

Añade que, en el mantenimiento del centro, que acoge a 200 menores extranjeros no acompañados, “se está realizando un gasto desproporcionado, porque no es un sitio adecuado para ser un centro de protección y los únicos perjudicados somos los melillenses que nos privan de poder hacer uso de unas instalaciones que son públicas, de todos y se sostienen con el dinero de todos”.