www.melillahoy.es

BALONCESTO - FEDERACIÓN

Formación del CAM Junior
Formación del CAM Junior (Foto: FMB)

Lino Ferrer: “El proyecto de la Selección Junior es uno de los más bonitos y necesarios en los que he estado”

martes 02 de junio de 2020, 04:00h
La Federación Melillense de Baloncesto continúa con sus publicaciones de #ArtículosFMB, una novedosa actividad formativa que ha puesto en marcha la entidad que preside Javier Almansa y que ha contado en esta ocasión con la colaboración del seleccionador melillense Lino Ferrer, que ha titulado su exposición ‘Llegar jugando, estilo de juego de la Selección Junior’.
Lino Ferrer Molina (14-4-1982) es entrenador superior de baloncesto, diplomado en Magisterio (Educación Física) y Máster en Gestión de Entidades Deportivas, ocupando, actualmente, el cargo de seleccionador junior masculino de la Federación Melillense de Baloncesto.
Además, con anterioridad, fue director de cantera y entrenador ayudante del Melilla Baloncesto en la LEB Oro, siendo finalista en el play off de Ascenso a la ACB y campeón de la Copa Príncipe en 2010. De igual modo, desempeñó las funciones de entrenador ayudante en el CAM Enrique Soler, de la Liga EBA, alcanzando la final en la Fase Ascenso a la LEB Plata. Asimismo, fue entrenador de las categorías inferiores en el C.D. Enrique Soler, integrante del Programa de Selecciones FMB, en distintas categorías, y profesor de los Cursos de Entrenadores N1 y N2 organizados por la Territorial.

Introducción
En primer lugar, Lino Ferrer quiso reconocer el trabajo “de todos y cada uno de los entrenadores que han ido pasando y que han dejado”, a su juicio, “sus pinceladas de conocimiento, sobre todo a aquellos que actualmente pertenecen al staff de la Federación Melillense de Baloncesto, con Paco Pino a la cabeza”, aseguró. También cree que estas puestas en común están resultando “muy enriquecedoras” y debe de servir “de motivación para seguir mejorando”, ya que considera que el entrenador debe de estar “en formación continua”, una formación que para los melillenses “se complica aún más por nuestra situación geográfica”.
A continuación, recordaba que desde hace algunos años entrena a la Selección Junior de la Federación Melillense de Baloncesto, “un combinado formado por los mejores niños de Melilla y que jugamos la Liga de Málaga”. Personalmente, lo califica como “uno de los proyectos más bonitos y necesarios” en los que ha estado, dado que les permite “dar un salto cualitativo competitivo importante y hacer un poco menos traumático ese paso de junior a senior”, un paso que aseguró “hemos sufrido casi todos cuando hemos visto la gran diferencia existente entre el baloncesto de formación y un baloncesto en el que empiezan a imperar los resultados”, indicó.

Justificación
El seleccionador explicó que, como cada año, “a finales de agosto, Paco Pino, Manolo y yo tenemos la reunión previa al inicio de los entrenamientos. En ella analizamos la evolución de los jugadores durante la temporada pasada así como la evolución física que haya tenido a los largo del verano, y nos ponemos objetivos de cara a la nueva temporada”.
De esta manera, esta campaña se encontraron con la “problemática” de que jugadores “llamados a ser importantes iban a alternar su equipo, con el conjunto de la Liga EBA (lo cual debe de llenarnos de orgullo a todos) y la selección. Esto, unido a que están en su último año de instituto y a la cantidad de lesiones que hemos tenido nos llevó a tener que reajustar varios objetivos que teníamos”, puesto que, como apuntó, se encontraron con un problema que no estaba en su mano solucionar, “la falta de horas de entrenamiento”.
Y como decía antes, “esta Selección Junior juega la Liga de Málaga, un campeonato mucho más competitivo que el melillense”. Además de todo lo anteriormente expuesto, había que tener en cuenta que “en algunos desplazamientos llegamos a disputar hasta tres partidos, la mayoría de ellos ajustados, en 24 horas”, recalcó.
En cuanto al estilo de juego de un equipo, ya sea profesional o de formación, como es este caso, hay que dejar, en opinión de Lino Ferrer, “lo menos posible al azar y poner soluciones a imprevistos con la mayor agilidad posible”. Pues bien, eso hicieron, tuvieron que “dejar algunas cosas en el camino y centrarnos en algo que nos llevase menos tiempo y fuese más práctico, o dicho de otra forma, velocidad frente a detalle”.

Mis claves de llegar jugando
-Rebote defensivo: Entendemos el rebote defensivo como el premio a una buena defensa, es el inicio del ataque en el que la determinación y el trabajo físico y mental serán de vital importancia para el inicio del contraataque.
-Pase de contraataque: El primer pase siempre lo daremos hacia fuera de la línea de 6’75, pegados a la línea, de banda de espalda a ella y con los hombros paralelos a ella con el fin de tener una mayor amplitud de visión del campo.
-Ocupación de espacios: Corrección continua por parte de nuestro entrenador ayudante con el fin de generar ventajas sobre todo en el 1x1 y 2x2.
-Velocidad: Obligamos a que nuestros jugadores realicen sus desplazamientos a la mayor velocidad posible, además del desplazamiento de campo a campo incidimos en que los grandes, tras bloqueo directo, deben continuar en sprint.
-Ritmo: Es uno de los grandes factores diferenciadores entre la Liga Malagueña y la Melillense. El competir fuera de Melilla nos viene muy bien entre otras cosas para la mejora en el ‘timing’ de juego y la velocidad de pase, aspecto fundamental si queremos jugar de una forma más dinámica.
-Jugar con los grandes, un aspecto que tratamos desde la pretemporada y en el cual coincidimos los entrenadores del proyecto. La idea de jugar con 4 abiertos y un grande normalizando que cualquier situación de poste bajo defendido por detrás es obligatorio darle el balón. Con ello queríamos que nuestros grandes diesen un paso adelante y nos obligaba a una correcta ocupación de espacios del resto.
-Situaciones de juego sin balón: Grandes es PB juegan detrás de canasta, tenemos buenos manejadores y jugadores de 1x1. Movilidad de los exteriores.
-Trabajo de ángulos de pase: Trabajamos distintas situaciones de pase, en llegada para balón interior o en función de las distintas formas de defensa del BD.
-Motivación: Fundamental el trabajo de Manolo para que los niños no pierdan el hilo y se hayan mantenido enchufados a lo largo de todo el año.
Repasada las claves, Lino Ferrer añadió que, como norma principal en la mayor parte de los equipos, “la orden es tratar de forzar el mayor número posible de situaciones de contraataque, los objetivos son múltiples, pero suelen tener siempre los mismos principios básicos: buscar una opción de ventaja numérica que nos permita obtener un lanzamiento relativamente fácil, con lo que nuestros porcentajes aumenten, y evitar que la defensa se pueda organizar, forzando desajustes que podamos atacar con buenas lecturas de juego y para ello debemos empezar dándole importancia al rebote defensivo”, resaltó.

Desarrollo de llegar jugando con la Selección Junior
En este apartado, el seleccionador melillense enumeró los siguientes cuatro aspectos:
“1. La primera opción que se nos presenta cuando llegamos jugando es el 1x1 de los manejadores, para ello es fundamental una correcta ocupación de espacios.
2. Situación de llegada con el 5 en PB defendido por detrás, como hemos dicho antes, es obligatorio darle el balón.
3. A partir de que el 5 reciba, elige si juega 1x1, saca el balón para ir al BD o va al mano a mano. A mí, particularmente, la opción del mano a mano es una de las opciones que más me gusta, siempre y cuando nuestro 5 esté defendido por otro grande con poca movilidad.
4. Situaciones de llegada con BD, una de las opciones que más hemos jugado. Hemos ido alternando situaciones de bloqueo directo con el 4 y el 5.
-Bloqueo directo del 4, liberamos la esquina para P&P. Hemos intentado en diferentes momentos de la temporada que todos nuestros jugadores a excepción del 1 ejecutase situaciones como bloqueador, en algunos momentos por necesidad ante la ausencia de jugadores y en otras con el fin de darle una mayor versatilidad al equipo.
-Bloqueo directo con el 5, hemos sacado mucha ventaja debido al volumen de nuestros grandes y la calidad de bloqueo. Intentamos poner bloqueo hacia la mano dominante del manejado”, concluyó.
Por último, Ferrer incidió en que optaron “por una pequeña carga táctica la mayoría del tiempo jugando con 4 exteriores e incluso a veces 5, dándole mucha importancia al juego por conceptos, algo interiorizado por ellos ya que no era el primer año que estaba en contacto con ellos”.
Además, intentaron hacer “una pequeña adaptación de nuestra transición a la transición que, actualmente, juega el equipo de la Liga EBA, con el fin de que los jugadores se sintiesen cómodos y no notasen mucho cambio”, señaló.