www.melillahoy.es

Festejos suspende “por prudencia y responsabilidad” la celebración de la feria de septiembre en honor a la patrona

Elena Fernández Treviño, consejera de Educación, Cultura, Festejos e Igualdad
Elena Fernández Treviño, consejera de Educación, Cultura, Festejos e Igualdad (Foto: CAM)

Se programan algunas actividades para estos meses estivales, como autocine, cine de verano y microteatro, entre otras

miércoles 03 de junio de 2020, 04:19h
La consejera de Educación, Cultura, Festejos e Igualdad, Elena Fernández Treviño, aseguró ayer que la decisión “histórica” de suspender la feria en honor de la Virgen de la Victoria en septiembre “no ha sido fácil” y que es una medida que se ha adopta por “prudencia y responsabilidad” porque no se puede garantizar que esos días “no haya aglomeración de personas y puedan cumplirse las medidas de separación, con lo que nos arriesgamos a que haya un rebrote de la pandemia”.
En rueda de prensa, Fernández Treviño recordó que por estos mismos motivos la Consejería decidió aplazar del 7 al 13 de septiembre la Semana de Cine prevista para mayo y la Feria del Libro pasarla de abril a octubre, aunque en julio se presentarán algunas de las obras literarias previstas para este encuentro cultural.

Con estos mismos argumentos se han suspendido la festividad de San Juan, tanto las hogueras como los fuegos artificiales y la celebración de la Virgen del Carmen con su tradicional salida procesional y paseo por la dársena melillense.

Factores
El segundo de los factores que los ha llevado a decidir suspender la feria es que “nos movemos en el territorio de la incertidumbre, porque no sabemos cuál va a ser la evolución sanitaria de la enfermedad y por eso el proceso de desescalada se hace con prudencia con medidas que en principio llegan al mes de julio”.

Mientras continúe este proceso hasta llegar “a la nueva normalidad, no podemos celebrar eventos como la feria sin asumir un riesgo excesivo”. Añade que para preparar los festejos patronales es preciso empezar con antelación, sobre el mes de mayo, pero en plena fase de desescalada, resultaba complicado y sin la certeza de que se pudiera celebrar. No en vano recordó que, según la Asociación de Empresarios de Andalucía, Ceuta y Melilla, se ha suspendido por estos mismos motivos, una veintena de ferias patronales.

Otro factor que se ha tenido en cuenta es “la evidencia de que la feria no se va a poder desarrollar con normalidad, y no se va a poder justificar ni el gasto ni la energía para algo que no se va a disfrutar por la situación excepcional en la que estamos”. “Las fiestas y tradiciones forman parte de los pueblos, y en Melilla es un evento importante, pero ha sido una decisión sopesada y esperamos que se entienda como un paréntesis necesario para que la feria de 2021 ya estemos fuera de la crisis sanitaria y económica y se pueda celebrar con total normalidad y disfrutarla”, añadió la consejera.

Dejó de manifiesto que esta suspensión no quiere decir que no se lleven a cabo otros eventos durante la semana dedicada a la patrona, como su ofrenda floral y otras actividades que se están diseñando y que se darán a conocer más adelante.

Ahorro
Fernández Treviño reconoció que no se ha calculado el impacto económico que tendrá en la ciudad la suspensión de la feria, pero sí que reconoce que será importante porque es un gran evento en el que trabajan numerosas empresas. Es más, indicó que la Asociación de Empresarios de Andalucía, Ceuta y Melilla “ha dado por perdida la temporada de ferias de 2020 y ha calculado que son enormes las pérdidas económicas por la suspensión de estos eventos, en especial para los feriantes”.

Aunque no pudo estimar las pérdidas sí que afirmó que la suspensión de este tipo de eventos tendrá una repercusión positiva en los presupuestos de la Consejería de Festejos, que “ha venido arrastrando un déficit histórico por sus cuentas mal hechas”.

Es más, aseguró que la tónica ha sido la de programar eventos superando los presupuestos que tenía asignados el área de Festejos, con lo que era necesario hacer modificaciones créditos, y todo esto conllevaba a que se empezara el año con un déficit de 1,3 millones de euros. Con la suspensión de la feria y otros eventos, Festejos “va a empezar el año 2021 con las cuentas saneadas”, fruto también de una “buena gestión de la economía de la consejería”.

Cine de verano, entre las actividades de verano
La responsable de Cultura anunció que se han proyectado, hasta el momento, varias actividades a desarrollar entre los meses de junio, julio y agosto que pueden ser del gusto de los melillenses y que evitarían las aglomeraciones de personas, cumpliendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

Así, se prevé que en junio la Escuela de la Orquesta de Música ofrezca actuaciones en las calles, en distintos puntos del centro de la ciudad, y estos recitales se completarán con los conciertos de otros artistas locales.

En junio también se llevará a cabo el ciclo de microteatro del Hospital del Rey, en el que las compañías Mirrolde, Invernadero y Sibila, ofrecerán durante tres fines de semana seguidos, de viernes a domingo, representaciones en este espacio cultural, con las limitaciones de aforo fijadas por las autoridades.

En julio se quiere recuperar el autocine de verano, utilizando para ello el descampado situado entre la Plaza Multifuncional de San Lorenzo y las espaldas del centro de salud de la zona centro, donde podrán aparcar los coches y disfrutar de las cintas que se proyecten sobre una gran pantalla, y en agosto el Auditórium Carvajal se convertirá en un gran cine de verano.

También se plantea recuperar los conciertos de Música a la Luna, pero cambiando los escenarios de Melilla la Vieja para los recitales, como podría ser “utilizar las azoteas de algunos edificios emblemáticos”.

Aseguró que su Consejería está abierta a cualquier propuesta que le trasladen los melillenses y que pueda desarrollarse dentro de las restricciones sanitarias, porque lo que busca es “fomentar el ecosistema cultural melillense que tanto esfuerzo nos ha costado construir”.

Remozo del Carvajal
Por último, comentó que se ha remozado el Auditórium Carvajal que llevaba “abandonado muchísimos años”, y que se han realizado operaciones de limpieza y pintura para recuperar tanto la parte escénica como las salas de ensayos y el resto de instalaciones. Se completará el trabajo con un inventario de los fondos y vestuario que allí se guardan y que están “tirados por el suelo”. Los melillenses, en especial los artistas que visiten el Carvajal “no lo van a reconocer” después del “lavado de cara” que se le ha realizado.