www.melillahoy.es

Bussian critica que los criterios de distribución de ayudas estatales hacen de “Melilla menos España”

Rachid Bussian, consejero de Urbanismo
Rachid Bussian, consejero de Urbanismo (Foto: CAM)

Asegura el consejero que existe un “agravio comparativo” que no han resuelto los distintos gobiernos del Estado en las últimas décadas

domingo 07 de junio de 2020, 05:00h
El consejero de Infraestructuras, Urbanismo y Deporte, Rachid Bussian, demanda al Ejecutivo central un reparto más equitativo de las ayudas y subvenciones estatales que, como ha ocurrido con el programa de ayudas al alquiler hacen a “Melilla ser menos España”. Se pregunta dónde está la solidaridad territorial y el porqué del “agravio comparativo” que ha venido padeciendo la ciudad por parte de los distintos gobiernos del Estado en este sentido.
Según explicó en rueda de prensa, el consejero aprovechó su participación en la Conferencia Sectorial de la Vivienda presidida por el secretario de Estado de la Vivienda, Pedro Saura, para preguntar dónde está la solidaridad entre las comunidades autónomas que propugna la Constitución.

Agravio
El motivo es que mientras comunidades como Cataluña reciben 14,3 millones de euros de los 100 previstos por el Fondo de Contingencia estatal para ayudas al alquiler por el civd-19 “sin tener que aportar recursos propios, Melilla recibe la cantidad irrisoria de cien mil euros y con fondos propios hemos multiplicado por once la aportación estatal”.

Asevera que estos datos permiten demostrar “el agravio comparativo” que sufre la ciudad y que viene a demostrar que, en el reparto de ayudas estatales, “Melilla ha sido menos España porque en los últimos años el Gobierno no se ha preocupado en cambiar los criterios de reparto y hacerlos más proporcionar”.

En su turno de palabra, el consejero expuso el problema que padece Melilla en materia de viviendas, a lo que sumó las cifras de paro o los índices de pobreza que dificultan el acceso a una vivienda digna, en especial en una ciudad con alquileres altos.

Por ese motivo presumió en la conferencia de que el Gobierno de la Ciudad “está siendo muy sensible con esta casuística” y que ejemplo de ello es que “ha desarrollado uno de los mejores programas de alquiler de todo el país”. Así, explicó que al margen del programa especial de ayudas al alquiler por el covid-19 del Gobierno, detalló que la Ciudad cuenta desde marzo con un programa extraordinario de ayuda al alquiler para trabajadores por cuenta ajena y autónomos; además del programa específico del cupo general de ayudas al alquiler que está en vigor, y la convocatoria la próxima semana del de ayudas para jóvenes menores de 35 años.

También anunció la puesta en marcha del programa de realojos para familias en infraviviendas del que adelantó que se ha dado ya el visto bueno para que las cuatro primeras puedan pasar en breve a disfruta de viviendas en alquiler, gracias al voto favorable de los grupos de la oposición en la comisión pertinente.

Al margen de estos programas de ayudas indicó que también se han aprobado moratorias en el pago de hipotecas en el parque de viviendas de protección oficial, o bonificaciones de hasta el 80% en algunos casos. Estas medidas, según Bussian, fueron aplaudidas por los asistentes a la reunión e incluso algunas autonomías mostraron interés en intercambiar ideas con Melilla.

Por otra parte, Bussian pidió en este encuentro al secretario de Estado de la vivienda que se flexibilice el acceso a los programas de ayuda a la rehabilitación y se apliquen criterios como el de la renta de los inquilinos y propietarios o la antigüedad del inmueble. En este sentido, el consejero calificó de “irresponsabilidad” que Melilla tuviera que devolver 6,2 millones de euros en ayudas a la rehabilitación, “incluidas ayudas por el terremoto”, por una mala gestión del Gobierno del PP.

Construcción
Bussian indicó que en la Conferencia Sectorial el secretario de Estado habló de los planes del Gobierno para la etapa postcovid-19 en la que se pretende que la política de viviendas (construcción, rehabilitación, etc.), con la colaboración de las comunidades autónomas, se convierta en una herramienta fundamental para la reactivación económica, la cohesión social y el Estado del Bienestar.

De hecho, dijo que la propia Unión Europea apuesta, como uno de los ejes de la recuperación de la economía tras la crisis del covid-19, incentivar la construcción residencial. El consejero melillense explicó que la Unión Europea prepara un fondo de 75.000 millones de euros para combatir la crisis y que el 8% lo destinará a la construcción residencial. “Evidentemente Melilla estará atenta, en las diferentes reuniones de los consejos sectoriales para ver, en función del importe que le corresponde a España, reclamar inversiones para evitar ese agravio comparativo que sufrimos”, adelantó.

También en la reunión del consejo territorial el secretario de Estado anunció que cuando se aprueben los Presupuestos del Estado se pondrán en marcha dos nuevos programas, uno de rehabilitación de viviendas y otro de apoyo de políticas sociales a las viviendas.


“Pasos de gigante” en el nuevo Plan General de Ordenación Urbana
Por otra parte, el consejero, en relación al nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Melilla, indicó que la mesa de contratación ya cuenta con la modificación del contrato aprobado en Consejo de Gobierno y que solo resta que lo firme la empresa adjudicataria. Aseguró que en el nuevo PGOU se van a dar “pasos de gigantes”.
“Vamos a trasladar al equipo redactor lo que quiere el Gobierno para el nuevo Plan General, como son el proyecto Melilla Litoral, Melilla Sostenible, Melilla Gastronómica o el proyecto Melilla Cultural. Una vez tengan esas ideas plasmadas sobre la mesa vamos a instarles a que la reelaboración de ese documento se haga a la mayor brevedad, porque ya hay informes sectoriales que están avanzados, como el de costas y el de servidumbre aeronáutica y el medioambiental”, dijo.

Según señaló Bussian, lo que se refiere al “interior de la ciudad el plan está ya definido, independientemente de lo que queda pendiente, pero con esas grandes ideas queremos dar un paso de gigante para la aprobación del nuevo PGOU”.

Llamamiento a la corresponsabilidad
Bussian reconoció que, en una economía de libre mercado, donde hay oferta y demanda, el Gobierno local no puede entrar a regular y bajar los precios del alquiler de vivienda privada, pero sí que, como administración, “lo que podemos hacer es lanzar programas de ayuda al alquiler” como los actualmente en marcha que suponen un coste de unos tres millones de euros o aplicar bonificaciones y moratorias en viviendas de protección oficial. “De esta forma podemos combatir el excesivo precio de la vivienda del alquiler y pido a los propietarios, esa solidaridad y corresponsabilidad tan necesaria en estos tiempos porque el acceso a la vivienda se hace difícil, y la vivienda se ha convertido en el lugar en el que combatir el virus. Por eso hablo de corresponsabilidad y de apoyo por parte de los propietarios de viviendas”, dijo.