www.melillahoy.es

La Consejería de Medio Ambiente pone en marcha una campaña de desinsectación de cara al verano

Alcantarillas
Alcantarillas

Por su parte ANECPLA alerta a nivel nacional del incremento de plagas de roedores, mosquitos y cucarachas por el confinamiento

martes 09 de junio de 2020, 04:00h
Desde el pasado 1 de junio se encuentra activada una campaña de fumigación, desinsectación y desratización ordenada por Consejería de Medio Ambiente de cara a combatir posibles plagas por el calor. La operación coincide con la alerta de la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA) que señala que, debido al confinamiento al que se ha sometido la población para contener la transmisión del nuevo coronavirus, se ha producido un incremento de plagas de roedores, mosquitos, cucarachas y garrapatas.
Cada año la Consejería de Medio Ambiente ha puesto en marcha una campaña de limpieza, desinfección, desinsectación y desratización del alcantarillado de la ciudad, al objeto de prevenir la aparición de plagas ahora que llegan los meses de calor. Al margen de lo que es la campaña oficial se señala desde la Consejería que si se produce algún repunte o aparición de plaga, , los operarios encargados de estas labores de desinsectación acuden allí donde haga falta para controlarlo.

Según expertos en desinsectación consultados por este Diario, consideran “normal” que a pesar de las campañas de desinsectación y desratización que se llevan a cabo “aún sobrevivan algunas cucarachas, porque tienen su hábitat en los colectores de la ciudad, en los que en horario nocturno casi no circula agua, cuando a lo largo del día transportan más de veinte mil litros de aguas residuales”. Las cucarachas que han sobrevivido a la campaña morirán cuando no encuentren qué comer y además, la Ciudad lleva a cabo operaciones para frenar y acabar con los posibles repuntes.

Alerta
Por su parte la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA) ha alertado de que, debido al confinamiento al que se ha sometido la población para contener la transmisión del nuevo coronavirus, se ha producido un incremento de plagas de roedores, mosquitos, cucarachas y garrapatas.
"La escasez de alimento y desperdicios dónde antes sí los había ha provocado que, sobre todo, especies como ratas, ratones y cucarachas se vean empujadas a buscar nuevas fuentes de comida y, por tanto, se desplacen hacia el exterior en zonas que antes no eran habituales", ha explicado su directora general, Milagros Fernández de Lezeta.

Como consecuencia no deseada del confinamiento provocado por la crisis del Covid-19, es inevitable que, si no hay alimentos disponibles, las plagas puedan llegar a multiplicarse en edificios vacíos, propiedades o locales. Algo, además, que se agrava por la "falta de presencia humana" en las calles y por el incremento de las temperaturas, los cuales han originado un "aumento considerable" en la cantidad de roedores y otras plagas con presencia en las ciudades españolas.

Por todo ello, ANECPLA ha recordado a empresas, particulares y a la Administración Pública la importancia de mantener los tratamientos de gestión de plagas rutinarios y las labores de mantenimiento que, como ha subrayado Fernández de Lezeta, deben incluso aumentarse en estos tiempos de crisis, si lo que se quiere es evitar una reproducción descontrolada de estas especies.

Mosquito tigre, ratas y garrapatas
En concreto, la organización ha avisado de que las frecuentes lluvias y las altas temperaturas que están caracterizando esta primavera son el cóctel perfecto para la proliferación de mosquitos, especialmente del género 'Aedes albopictus', comúnmente conocido como mosquito tigre, en la zona del Levante español, aunque extendiéndose con rapidez a prácticamente todo el territorio nacional.

Potra parte, ANECPLA ha señalado que las ratas, además de ser una de las plagas que más preocupa y molesta a la ciudadanía, junto con las cucarachas, están relacionadas con todo tipo de gérmenes y parásitos y con 55 patógenos diferentes. De hecho, pueden llegar a transmitir enfermedades graves como el tifus, la salmonelosis, entre muchas otras.

Otras de las especies plaga que han visto incrementada su población en estos últimos meses desde el decreto, el pasado 14 de marzo, del estado de alarma en nuestro país ha sido la de las garrapatas. Además de los perjuicios a seres humanos, la picadura de las garrapatas puede acarrear complicaciones de salud también en los animales. En este sentido, ANECPLA aconseja a los dueños de perros, extremar las precauciones en las salidas al campo a fin de evitar compañías indeseadas.